Publicado el 12 de marzo, 2020

Belisario Velasco: «Aquí no son 30 monedas, sino que son 30 años de democracia y tenemos que cuidarla»

Autor:

Sofía Del Río

El ex subsecretario y ex ministro del Interior fue la única figura de la oposición que asistió a la conmemoración en La Moneda. «Mi principal preocupación es que se cuide esta democracia que nos costó tantos años recuperar», señala el histórico dirigente de la DC. Sobre seguridad y violencia, un tema que conoce, plantea: «Yo tenía informantes, y por ende, la información que requería, y así pude adelantarme a los hechos, porque la tarea del Ministerio del Interior es anticiparse y no actuar después con querellas».

 

 

Autor:

Sofía Del Río

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«Esta libertad que reconquistamos tenemos que cuidarla y la vamos a cuidar en la medida en que sepamos respetarnos los unos a los otros, en que no volvamos jamás a convertirnos unos chilenos en enemigos de otros chilenos». Con esta frase, que fue pronunciada por el Presidente Patricio Aylwin hace tres décadas, comenzó el Mandatario Sebastián Piñera la ceremonia de conmemoración de los 30 años del regreso de la democracia que se realizó ayer en La Moneda.

El Jefe de Estado terminó su discurso diciendo: «Hoy, también, la patria, nuestro Gobierno y este Presidente necesitamos la ayuda de todos los chilenos para superar estos tiempos difíciles y desafiantes y construir juntos esa patria grande, buena y justa con la que siempre hemos soñado». Hasta el acto, realizado en el Patio de los Cañones del palacio de gobierno, acudieron integrantes del gabinete, dirigentes sociales y representantes de Chile Vamos. Y a pesar de que la oposición estaba invitada, optó por restarse, salvo una figura: el dirigente histórico de la DC Belisario Velasco, quien fuera subsecretario del Interior durante los gobiernos de Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz -Tagle y también ministro del Interior del primer gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet.

En conversación con El Líbero, Velasco -quien milita hace 63 años en la Democracia Cristiana-, cuenta que su razón principal para asistir se debió a que él fue «el primer funcionario de la democracia». El ex ministro aborda la situación actual del país, y llama a «cuidar la democracia». También se refiere al tema del orden público. Señala que al gobierno lo que le falta es «información oportuna», enfatizando que la labor del ministro del Interior es adelantarse a los hechos.

-¿Cuál es la importancia que usted le atribuye a la conmemoración en La Moneda?

-Es el aniversario número 30 de la recuperación de la democracia después de 17 años de la dictadura, entonces es algo que interesa a todos los demócratas del país. Por eso hubo un acto en La Moneda, recordando aquel hito. Recordemos que el Presidente Sebastián Piñera votó que No en el plebiscito de 1988, yo también voté que No, porque quería que volviera la democracia. Cuando se anunció esta celebración, conversé con Fuad Chahin, presidente de mi partido, y le dije que me parecía importante asistir porque fui el primer funcionario de la democracia, estuve tres días antes del cambio de mando en La Moneda.

Que se cuide esta democracia que nos costó tantos años recuperar, y poder legar a nuestros hijos y nietos algo razonable, que nunca va a ser perfecto, porque no hay ningún tipo de gobierno que sea perfecto».

-¿Y cómo fue aquello de ser «el primer funcionario de la democracia»?

-El Presidente Patricio Aylwin me designó como subsecretario del Interior, y comencé con mis labores antes del cambio de mando. En ese entonces, me tocó preparar la ceremonia y para eso me tuve que reunir previamente con el general Pinochet. El Presidente Aylwin me había encomendando la tarea de comportarme como un demócrata, tratando de que el cambio de mando y las conversaciones se realizaran con el mayor cuidado y respeto posible, y así lo hice. El día antes, me dediqué a ver el tema de seguridad, porque la primera misión que tenía era, naturalmente, conservar la renuncia de los ministros y hacer los decretos de los nuevos ministros. Pero la segunda misión era que toda la ceremonia se realizara bajo orden social y público. En ese momento existía el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, el Frente Autónomo, el Juvenil Lautaro, lo que quedaba del MIR, de la DINA, de la CNI, entonces tuve mis reuniones con Carabineros, Investigaciones y tomé contacto con algunos de aquellos dirigentes y afortunadamente resultó bien toda la operación del día 11, tal como debe ser en una democracia.

-¿Usted no considera que los líderes de la oposición también debieron haber concurrido al acto en La Moneda?

-Creo que cada coalición puede, en democracia, tomar las medidas que estime conveniente. Sé que fueron invitados varios, pero resolvieron no ir porque también se busca la unidad de la oposición. Personalmente creo que ojalá el gobierno tuviera unidad de sus partidos. En la UDI hay divisiones, en RN también, en Evópoli tienen otro punto de vista, también está el grupo de José Antonio Kast… entonces, tampoco hay una unanimidad en el gobierno. Sería bueno que la hubiera, como sería bueno que también la hubiera en la oposición.

Si aquí hay Carabineros que han actuado mal es casi la nada, no son los 60 mil carabineros. Hay protestas y hay carabineros heridos que le explotaron bombas molotov en la cara. La violencia viene de todas partes y yo siempre la condeno».

-¿Pero cree que existe un bloque en la oposición? Porque el Partido Comunista y el Frente Amplio discrepan en varios temas con partidos como la misma Democracia Cristiana…

-En el Frente Amplio hay divisiones, hay grupos con los que uno se entiende más que  con otros. Incluso en la DC tenemos discrepancias. Pero lo que yo deseo, busco y lucho, es porque haya la mayor unidad posible en la oposición. Eso también es lo que defiende la Democracia Cristiana.

-¿Cuál, a su juicio, ha sido el rol de la centroizquierda durante estos 30 años?

-Conozco a Chile desde Arica hasta Cabo de Hornos. He conversado con la gente, conozco las poblaciones, he tenido lo que se dice «calle», no soy una persona que ha estado detrás de un escritorio. Comparando el Chile de antes, especialmente el de la dictadura con el Chile de hoy, hay una diferencia enorme. En 30 años Chile ha mejorado desde el punto de vista de crecimiento no solo económico, sino de la seguridad. Evidentemente tenemos problemas, y lo que sucede es que las cosas son causa y efecto. Hay una desigualdad enorme, lo cual es un problema serio. Hay poca credibilidad en las instituciones, que es un poco lo que buscan los anárquicos: destruir las instituciones para destruir el Estado. Esas son las cosas de las que el gobierno tiene que preocuparse y tomar medidas en seguridad social y disminuir la desigualdad para solucionar la causa que tiene el efecto que estamos viviendo.

-¿Cómo analiza usted la frase «no son 30 pesos son 30 años» que se ha instalado después del estallido? ¿Le afecta en lo personal?

-En absoluto, porque los 30 pesos, las tres monedas de plata están en la Biblia. Aquí no son 30 monedas, sino que son 30 años de democracia y tenemos que cuidarla. Mi principal preocupación es tratar de que se cuide esta democracia que nos costó tantos años recuperar, y poder legar a nuestros hijos y nietos algo razonable, que nunca va a ser perfecto, porque no hay ningún tipo de gobierno que sea perfecto.

-¿Los partidos políticos han estado a la altura en esta crisis?

-Es cosa de ver las encuestas, en lo único que uno termina creyendo es en los bomberos, porque todas las demás instituciones tienen sus peros y bien fundamentados. Creo que también los políticos tenemos que cuidarnos y actuar de tal forma para ganar nuevamente el respaldo de la gente.

-Muchos de quienes trabajaron en los gobiernos de la Concertación hoy desconocen la labor realizada. ¿Por qué cree que pasa esto?

-Es fácil criticar, pero yo trabajé once años en el ministerio de Interior, nueve de subsecretario y casi dos de ministro, por lo que sé los esfuerzos que se hicieron. Recuerdo los primeros años, asistí a algunos consejos de gabinete reemplazando al Ministro de Interior y usted podía hablarle a un socialista, a un democratacristiano, a un PPD o a un radical y si no los conociera no sabría de qué partido eran, porque teníamos espíritu de cuerpo y sabíamos que el trabajo que había que hacer era agobiante y el Presidente Aylwin nos exigía y tenía claridad en lo que había que hacer. Él fue el que dijo en el Estadio Nacional «voy a gobernar con los civiles y con los militares» y cuando la gente protestó él dijo «sí, con los civiles y militares, porque Chile es uno solo».

Violencia: «Hay que condenarla y tratar de solucionar ese problema que en una democracia no se puede aceptar»

-Usted como conocedor del tema de seguridad, ¿qué cree que le falta al gobierno en esta materia?

-En materia de seguridad y orden público le falta algo que yo hice como subsecretario del Interior durante 9 años, que es tener información oportuna, porque la información es la inteligencia de la seguridad. Yo tenía informantes, y por ende, la información que requería, y así pude adelantarme a los hechos, porque la tarea del ministerio del Interior es anticiparse y no actuar después y decir «me voy a querellar por la Ley de Seguridad del Estado». Eso es lo que realizó durante muchos años Andrés Chadwick, y no es lo que se debe hacer. El ministerio del Interior tiene que anticiparse a los hechos que puedan ocurrir, es la única manera de mantener el país en paz. Pienso que a la ANI (Agencia Nacional de Inteligencia) le faltan facultades, protocolos y reglamento con atribuciones y obligaciones que le permitan actuar.

-¿Por qué ha sido tan difícil cuadrar con una mirada y condenar la violencia sin matices?

-Yo condeno la violencia venga de donde venga, es una frase vieja y muy usada. Y si aquí hay Carabineros que han actuado mal es casi la nada, no son los 60 mil carabineros. Hay protestas y hay carabineros heridos que le explotaron bombas molotov en la cara. La violencia viene de todas partes y yo siempre la condeno.

A la Agencia Nacional de Inteligencia le faltan facultades, protocolos y reglamento con atribuciones y obligaciones que le permitan actuar».

-¿Usted piensa que hay un rebrote de los grupos violentos más insurgentes? 

-Hay grupos como los anarquistas, los narcotraficantes, hay delincuentes, están las barras bravas, hay grupos violentistas. A eso hay que tratar de ponerle freno, y también exigir los protocolos en las fuerzas policiales, porque hay que condenar la violencia, porque no es de una sola parte. Hay que condenarla y tratar de solucionar ese problema, que es delicado y que en una democracia no se puede aceptar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: