«Los profesores y profesoras de nuestro establecimiento se han declarado en estado de asamblea por lo hechos de violencia ocurridos el día de hoy». Lo anterior es parte de un comunicado que emitió el Internado Nacional Barros Arana (INBA) el miércoles, sin indicar cuáles habían sido los sucesos por los que los docentes habían tomado tal decisión.

Un enfrentamiento ocurrido dentro de la institución en el que un joven recibió un martillazo en la cabeza por parte de otro, incidente en el que también fue agredida físicamente la rectora del liceo, María Alejandra Benavides. Eso fue lo que ocurrió, según aseguraron a El Líbero fuentes policiales y estudiantes que protagonizan una toma del establecimiento desde la misma noche del miércoles y que fueron consultados por este medio en la puerta del colegio al día siguiente.

De acuerdo con la información policial, los hechos habrían ocurrido así: un joven agredió físicamente a la rectora con un puñetazo, circunstancia en la cual otro procuró defenderla. En medio de esta situación, un tercer adolescente le dio un martillazo en la cabeza a uno de ellos.

Conforme a la versión ofrecida por uno de los jóvenes consultados a la entrada del colegio, la rectora habría recibido un puñetazo, pero no fue en ese momento, sino en otro en el que también habrían procurado agredirla, cuando un joven intentó mediar para defenderla y sucedió entonces lo del martillazo. Según fuentes que conocen el caso, el joven habría sido llevado a un hospital e ingresado con una herida corto contundente parietal.

«Él es del centro de estudiantes, de 4to medio. Había venido ese día porque había una actividad», explica uno de adolescentes que participa de la toma, al ser consultado sobre el herido.

En efecto, la cuenta en Instagram @convivencia_inba publicó ese miércoles en sus historias un video en el que se veían jóvenes al interior de un gimanasio y en el que se leía: «Debate de las listas de postulantes a Centro de Estudiantes 2023». La publicación fue reposteada, también en sus historias, desde @cee.inba2022.

En la primera de estas cuentas, se indica que se trata de una «página para difusión de actividades, psico educación e interacción con el estudiantado»; en la segunda, que es una «cuenta oficial del Centro de Estudiantes del Internado Nacional Barros Arana».

Los desórdenes, relata el joven que habló con El Líbero, se presentaron luego de esta actividad.

«Hay pugilatos internos entre los pro capuchas y los que están en contra. Ya las cosas están poniéndose color de hormiga porque hay amenazas y ya han llegado a los golpes. Uno de los chiquillos recibió un martillazo en la cabeza. Esto ya está tomando otro tinte y es urgente hacer algo«, explica una persona cercana a la institución.

En el INBA las manifestaciones estudiantiles se agudizaron especialmente a principios de octubre, cuando resultaron heridos cuatro militares de la División de Ingenieros del Ejército, que colinda con la institución educativa. Los uniformados denunciaron que objetos contundentes habían sido lanzados desde el patio del liceo (ver nota: La rectora del INBA, contraria a Aula Segura, que posó con una polera del grupo radical Antifa).

INBA, en toma: «Lo que digan ellos»

Al ingresar a la página web del INBA, al menos hasta ayer en la tarde, figuraba un nuevo comunicado: «El establecimiento se encuentra en estado de toma por parte de los estudiantes a partir de la noche del día miércoles. Frente a esta situación informamos lo siguiente: 1. Se encuentran suspendidas todas la actividades académicas».

El Líbero se trasladó hasta el liceo la tarde del jueves. «Inba en toma. Los estudiantes no aceptamos migajas queremos $olución (sic) no parches», es el mensaje que los jóvenes escribieron en un lienzo negro, que permanecía colgado en la entrada del recinto (ver imagen principal de esta nota).

Un grupo de no más de cinco jóvenes, todos en actitud tranquila, se encontraban a la entrada de la institución, que tenía la reja a medio cerrar.

Al consultar a dos mujeres que estaban en una de las bancas del jardín delantero del colegio, y que aseguraron que trabajaban en el liceo, si era posible ingresar para conversar con la rectora o con alguna otra autoridad sobre lo ocurrido el miércoles, respondieron que no lo creían posible. Ante la insistencia de al menos hacer la gestión, una de ellas responde que la consulta debía hacerse a «los cabros»: «Lo que digan ellos, son ellos los que tienen la toma».

Uno de los jóvenes indicó que lo correspondiente no era pedir hablar con la rectora, sino con los líderes de la toma. Ante la imposibilidad de que alguno de ellos atendiera a la prensa, él mismo explicó a El Líbero que lo que piden son mejoras en infraestructura, que los techos están especialmente dañados y que exigen la «liberación de las platas, 850 millones que nunca se entregaron».

«No abandono desde Muni, DEM y Mineduc», se lee entre los puntos del petitotrio que tienen por escrito en una pizarra a la entrada de la institución, titulada «INBA en toma 2.0».

En esa pizarra indican cuáles, a pesar de la toma, son los «lugares habilitados». Y es que el jueves se estaba permitiendo el ingreso de apoderados para la matrícula de sus hijos.

«Estamos haciendo una excepción porque el miércoles este proceso se interrumpió por lo que pasó», explica uno de los jóvenes.

La toma se mantendrá indefinidamente, aseguran los adolescentes, quienes explican que están a la espera de que la Dirección de Educación Municipal de Santiago emita un comunicado, a propósito de una reunión que sostuvieron con ellos el martes de esta semana, cuando marcharon desde el liceo hasta la DEM.

«Las que me estaban atendiendo a mí hacían como si nada estuviera pasando»

«Yo veía a esos cabros corriendo de un lado para el otro, que entraban y salían y no entendía nada. No tenían cara como de que van a salir a correr por deporte, sino como quien va a salir a pelear. Las que me estaban atendiendo a mí hacían como si nada estuviera pasando».

La que habla es una apoderada que acudió el miércoles a matricular a su hija. «Luego fue la propia niña la que me dijo: ‘Mira, mamá, hay carabineros’. Ahí fue que entendí», relata la mujer que prefiere mantener en reserva su identidad por temor a represalias por parte de las autoridades de la institución.

En efecto, durante la mañana del miércoles un grupo de más de 30 jóvenes, algunos de ellos con overoles y capuchas, salieron de la institución e incendiaron basura en medio de la calle para obstaculizar el tránsito. Así lo aseveraron fuentes policiales, que indicaron que carabineros fueron recibidos con bombas molotov, pero que lograron dispersar a los manifestantes con el uso del camión lanza aguas y de granadas de humo.

De acuerdo con esa misma información, quienes protestaban se resguardaron en el interior del liceo. Luego de eso habría ocurrido la pelea en la que un joven fue golpeado con un martillo.

Según la versión de los jóvenes que estaban a la entrada del INBA, el atacante habría huido del lugar. Conforme a la información policial a la que El Líbero tuvo acceso, se trataba de un menor de edad que fue detenido y que por orden de Fiscalía fue dejado en libertad, a la espera de citación.

Tres jóvenes agredidos al interior de liceos emblemáticos de Santiago en cinco semanas

La agresión con el martillo sería el tercer ataque a adolescentes ocurrido en un lapso de cinco semanas al interior de liceos emblemáticos de Santiago.

El primero ocurrió el miércoles 9 de noviembre, cuando un menor de edad fue apuñalado en el Instituto Nacional. El segundo se registró dos días después, el viernes 11 de ese mismo mes, cuando estudiantes del Liceo de Aplicación intentaron lanzar desde las escaleras de un segundo piso a uno de sus compañeros. Así lo denunció en PDI la mamá del afectado (ver nota: «Hasta que no maten a un profesor o un alumno esto no va a parar”: habla mamá de estudiante agredido en Liceo de Aplicación).

De estos tres hechos, la DEM solo ha emitido comunicado en sus redes manifestando su rechazo con respecto al primero de ellos.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta