Publicado el 22 octubre, 2020

Atocha: el día en que el ataque a los trenes de Madrid dio vuelta una elección

Autor:

Emily Avendaño

En los comicios españoles del 14 de marzo de 2004, contra todo pronóstico, triunfó el candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) José Luis Rodríguez Zapatero, quien aparecía derrotado en todas las encuestas frente al gobernante Partido Popular de José María Aznar, que tenía como candidato a Mariano Rajoy. El vuelco se produjo porque tres días antes de la elección ocurrió el ataque yihadista del 11M, en el que una serie de bombas explotó en varios trenes de Madrid con pocos minutos de diferencia, y dejó casi 200 muertos y más de 1.800 heridos. El gobierno de Aznar culpó a la ETA, temeroso de ser castigado en las urnas por la ciudadanía que se había opuesto a la participación española en la guerra de Irak.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El peor atentado terrorista sufrido por España se vivió el jueves 11 de marzo de 2004, tres días antes de las elecciones generales. El preludio de la campaña no reflejaba que el gobernante Partido Popular, a cargo de José María Aznar, tuviese que entregar el poder el 14 de marzo: por el contrario, todos los sondeos de opinión les auguraban por tercera vez consecutiva el triunfo en las urnas. La percepción de la opinión pública era que el país estaba atravesando una buena situación económica y había un ambiente renovador, ya que Aznar había cumplido su palabra de no estar más de ocho años en el Gobierno y designó a Mariano Rajoy como candidato para sucederle en la Presidencia.

Pero el ataque terrorista en el que murieron 193 personas y hubo más de 1.800 heridos cambió el rumbo de la elección. En particular por el manejo comunicacional que tuvo el Gobierno de Aznar, que se empeñó a culpar al grupo terrorista vasco ETA de las explosiones pese a que desde las primeras horas hubo indicios de que los responsables eran de corte radical-islamista. Esto no convenía al PP pues existía cierto consenso en que, de confirmarse el origen islamista de los atentados, la opinión pública vincularía las explosiones con el apoyo del Presidente Aznar a la guerra de Irak.

Incluso hay un pasaje de las memorias del ex ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Gobierno de España, José Manuel García-Margallo, citadas por el diario El País de España, sobre el 11M en el que el político del PP relata: “Pregunté -a las personalidades del PP Pedro Arriola y Paco Villar- ‘Pero, ¿sabemos quién ha sido?’. ‘Todavía no’ -me respondieron-. Si ha sido ETA nos salimos del mapa, pero si han sido los yihadistas, nos vamos a casa”. Y agrega: “Preocupante diagnóstico, y certero”.

Los dos principales partidos políticos españoles se acusaron mutuamente de ocultar o distorsionar información relativa a los atentados por razones electorales. El periodista y escritor David Jiménez escribió en una columna para The New York Times que el PP atribuyó la autoría del ataque a la banda terrorista ETA, “temeroso de ser castigado en las urnas por una ciudadanía que se había opuesto masivamente a la guerra. Por su parte, PSOE vio una oportunidad de dar un vuelco a unas encuestas que les eran desfavorables. La estrategia de sacar rédito electoral del 11M comenzó antes incluso de que se hubieran organizado los funerales de las víctimas”.

Han transcurrido 16 años del atentado. La investigación judicial determinó que un grupo de radicales islamistas instaló trece mochilas bomba -tres de las cuales no explotaron- en cuatro trenes de cercanías de Madrid. Los artefactos estallaron casi simultáneamente entre las 7:37 y las 7:40 de la mañana. Los cuatro trenes atacados salieron de la estación de Alcalá de Henares.

Dos horas después del atentado, Aznar convocó al gabinete de crisis y al mediodía el ministro del Interior, Ángel Acebes, aseguró que “no había duda de la autoría de ETA”.

No obstante, la hipótesis de que se había tratado de un atentado de corte radical-islamista cobraba fuerza, debido al contenido de una de las mochilas halladas que no explotó. Los investigadores a cargo consideraban que el material encontrado dentro no era el utilizado por ETA. Pese a esto, el sábado 13 de marzo -un día antes de la elección- Acebes aún insistía en que ETA seguía siendo el principal sospechoso, aunque matizó con que la autoría de militantes islámicos que respondían a la organización Al-Qaeda se consideraba una posibilidad.

En la misma línea, ese día se publicó una entrevista del entonces candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, con El Mundo, en la que afirmó: “Tengo la convicción moral de que fue ETA”. Rajoy dijo al diario español que los responsables de la lucha antiterrorista “dicen que la vía prioritaria en la investigación es ETA, pero que no descartan otras posibilidades”. 

La convicción de Rajoy se daba porque ETA en ese entonces ya había “intentado asesinar y sus militantes han sido detenidos hace apenas 10 días con más de 500 kilos de explosivos cuando se dirigían a Madrid. El día de Nochebuena también intentaron una masacre en la estación de Chamartín y quisieron sembrar de mochilas bomba el Valle de Arán. En poco tiempo lo han intentado cuatro veces y no lo han conseguido. A la quinta parece que han logrado su objetivo”.

Para ese momento, el periódico ‘Al Quds Al Arabi’ con sede en Londres había recibido una carta el 12 de marzo en la que se afirmaba que las Brigadas de Abu Hafs Al Masri, en nombre de Al Qaeda, estaban detrás de los atentados perpetrados en Madrid, por un “ajuste de viejas cuentas” con España. Al mismo tiempo, ETA negaba cualquier responsabilidad. 

Protestas convocadas por SMS

Miles de personas salieron a las calles tras los atentados, el mismo 11 de marzo hubo concentraciones de ciudadanos rechazando el terrorismo. Sin embargo, el tono de las protestas fue cambiando con el paso de las horas. Para el 12 de marzo las miles de personas que salieron nuevamente a las calles exigían saber la verdad sobre los responsables de los atentados. Relata El País que esa tarde 5.000 ciudadanos se congregaron frente a la sede en Madrid del PP. “Fue quizá la primera de la historia convocada a través de SMS, mensajes de texto entre teléfonos móviles”, detalla el periódico. 

Explican que alrededor de las 15:00 horas comenzó a circular este mensaje de texto por la red telefónica: “¿Aznar de rositas? ¿Lo llaman jornada de reflexión y Urdazi trabajando? Hoy 13M, a las 18h. Sede PP C/ Génova 13. Por la verdad. ¡Pásalo!”. Era la noche de la llamada “jornada de reflexión” previa a los comicios, por lo que estaban prohibidas las declaraciones políticas y las manifestaciones.

Entre las consignas de la movilización se escuchaba: “Antes de votar queremos la verdad”, “Mentirosos, mentirosos”, “Con los muertos no se juega”, “No a la guerra”, “Aznar no se entera, ha sido Al Qaeda”. 

Ante estos eventos, Rajoy declaró que las protestas tenían el “objetivo coaccionar la voluntad del electorado en el día de reflexión”. Continuó: “Pido desde aquí y exijo a los convocantes de esta manifestación ilegal que cesen en su actitud y concluya este antidemocrático acto de presión sobre las elecciones de mañana. A lo largo del día de hoy, dirigentes de partidos políticos que prefiero no mencionar han realizado manifestaciones públicas que sin duda han influido en esta convocatoria que está teniendo lugar”.

La telefonía móvil se estrenó como factor político, en tiempos en los que no existía Twitter, ni Facebook. Enric Juliana, periodista y director adjunto del diario La Vanguardia, escribió a 15 años de los atentados: “La indignación ciudadana se transmitió a través de los teléfonos móviles, con la consigna ‘pásalo’. Quince años después nos puede parecer prehistórico. La izquierda estuvo detrás de esa movilización telefónica, sin duda alguna, pero la ola de indignación cobró vida propia rápidamente”. 

El 14 de marzo de 2004, tres días después de los atentados, los españoles fueron a las urnas. El candidato socialista José Luis Rodríguez Zapatero se convirtió en el nuevo presidente del Gobierno.

Las investigaciones dieron cuenta de que el atentado fue obra del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), originarios de Marruecos y Túnez. La sentencia 65/2007 de la Audiencia Nacional, ratificada, por el Tribunal Supremo en 2008 establece que una célula formada por diez hombres planificó y llevó a cabo los atentados, previa adquisición de 200 kilos de dinamita Goma-2 ECO, robados de la mina asturiana La Conchita por el minero José Emilio González Trashorras. 

Análisis de los resultados 

La investigación Las elecciones generales de marzo de 2004: aspectos problemáticos y consecuencias de Antonio Porras Nadales indica que “la encuesta poselectoral del CIS detecta nada menos que a un 21,5% de votantes que confiesan que el atentado terrorista de 11 de marzo les influyó mucho o bastante en su decisión de voto: en total, un 21,9% afirma que les animó a votar (por tratarse pues de potenciales abstencionistas), mientras que un 13,5% afirma haber cambiado el sentido de su voto. Nada menos que un 10,6% de los electores encuestados afirman haber decidido el sentido de su voto después del atentado. Lo que significa entonces que las claves del sustancial cambio de tendencia se sitúan en los efectos y consecuencias del atentado del 11 de marzo”.

El documento agrega que se contabilizaron 25.846.620 votos, que superaron en algo más de 2,5 millones a los emitidos en el año 2000. El PSOE logró 42,64% preferencias, cinco puntos por delante del PP (37,64%).

“En relación con el año 2000, las pérdidas del PP serían en términos absolutos de algo menos de 700.000 votos, mientras que el incremento del PSOE asciende a cerca de tres millones frente a lo obtenido 4 años antes, implicando, pues, una presencia dominante de anteriores abstencionistas o de nuevos votantes jóvenes recién incorporados al censo. De tener una ventaja sobre el PSOE de 2,4 millones de votos en el año 2000, el PP pasa cuatro años después a tener una diferencia negativa de cerca de 1,3 millones”, analiza Porras.

  1. Juan Leonardo Lagos Miranda dice:

    Pensaba comentar en Twitter, pero como miembro de la Red Líbero prefiero comentarlo aquí, para no confundirme con la chusma de izquierda que está rasgando vestiduras por un tema que me parece muy pertinente.

    Sin embargo, debo decir que esta es la pieza más pobre que he leído de este noble medio. Está lleno de imprecisiones y confusiones. No me quiero alargar tanto, así que me voy directo a la premisa mayor: La responsabilización de ETA fue obra del PP para fines electorales, esto es clamorosamente falso, el mismo 11-M todos los actores de la política española, menos el etarra Arnaldo Otegi, asumían que había sido ETA.

    08:05 Iñaki Gabilondo (hombre ancla de la SER) dijo: “Bien, parece que ETA está detrás de esto”

    08:50 José Luis Rodríguez Zapatero dijo en la SER: “ETA ha intentado intervenir en la campaña. Pediría a todos los ciudadanos que el domingo COMO REACCIÓN A ETA, hubiera una participación masiva en las urnas”.

    09:30 Juan José Ibarretxe, lehendakari del País Vasco: “Realmente cuando ETA atenta, cada vez que ETA ha atentado, se rompe en mil pedazos el corazón de los vascos y vascas (…) No son vascos de ninguna manera quienes cometen estas atrocidades; son simplemente alimañas, son simplemente asesinos”

    A esa misma hora recién habló Eduardo Zaplana, el portavoz del Gobierno de España.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO