En la zona más hacia la cordillera de la comuna de Curacautín, en la Región de La Araucanía, hay varios campos que se encuentran tomados. Pese a ser una situación de público conocimiento, durante el mes de mayo alumnos de la Escuela República de México fueron llevados a uno de estos predios usurpados para participar en una ceremonia mapuche conocida como Trawün. 

“Eso es materia de investigación, y cuando es materia de investigación no se puede hacer ninguna aseveración ni emitir un juicio. Entiendo, que parece que el predio que visitaron era un predio que estaba tomado”, dice al ser consultado sobre el asunto el alcalde de Curacautín, Víctor Barrera (Ind).

De acuerdo con la información a la que tuvo acceso El Líbero, la Dirección de Administración de Educación Municipal de la Municipalidad de Curacautín, dispuso de la realización de la actividad, así como el traslado de estudiantes, apoderados y maestros en un vehículo perteneciente a la alcaldía, por lo que el hecho fue denunciado ante la Superintendencia de Educación de la Región de la Araucanía. 

“Es un proceso de investigación que se está realizando a esa salida pedagógica que se hizo hace un par de meses atrás”, reitera el alcalde, quien al ser consultado sobre si el traslado se realizó en un vehículos de la municipalidad responde: “Desconozco si es así. Todo eso está en proceso de investigación”.

Fuentes consultadas por El Líbero explican que en la zona en la que ocurrió el Trawün existen diligencias policiales pendientes, además de órdenes de desalojo, por lo cual existía un “riesgo” para la seguridad de los niños y de los asistentes en general.

La ceremonia se hizo en una instalación tipo ruca, que fue edificada en el terreno usurpado utilizando material ligero, según consta en imágenes difundidas en la cuenta de Facebook de la propia Escuela República de México, que luego fueron eliminadas de dicha red social. 

Además de la Superintendencia de Educación, los hechos también fueron presentados ante la Contraloría para que se investigue el uso de recursos públicos. Otro asunto sobre el que hay que indagar es si se contaba con los permisos y las autorizaciones que tienen que otorgarse para la movilización de niños.

Una base militar en Curacautín

Quien no ha intervenido en este asunto es la Defensoría de la Niñez. Instancia que esta semana sí se involucró en otro hecho que compete a la Escuela República de México. 

Y es que el establecimiento ha sido noticia luego de que el diputado de Renovación Nacional Juan Carlos Beltrán anunciara que Curacautín tendrá una “base militar de avanzada” con la presencia de un contingente de 90 militares. 

Luego de que esto se hiciera público, la Alianza Territorial Mapuche publicó en sus redes sociales el 4 de noviembre: “Sobre la militarización en Curacautín, hoy el Logko Alberto Curamil comparte este comunicado de profesores de la Escuela República de México de Curacautín”.

En el texto se dice que los docentes fueron citados a un Consejo de Profesores extraordinario en el que se les informó la llegada del contingente a las dependencias del ex Internado Municipal –actualmente desocupado– y que es vecino a la escuela. Los maestros califican como “un riesgo para el trabajo pedagógico el tener al frente o al lado de las dependencias de una escuela, personal militar con tanquetas y armamento de guerra, donde niños y niñas deban normalizar una escena que en nada colabora a los aprendizajes”. 

Ese mismo día la exconvencional Manuela Royo publicó: “Inscribí a mi hija en la Escuela México en Curacautín. Ayer me entero que el patio de la escuela será compartido con una base militar”.

A la institución, que tiene sello intercultural, también asisten los hijos de Curamil. 

En las imágenes existentes del Trawün al que fueron llevados los estudiantes en mayo consta la presencia del lonko entre los asistentes. 

El nexo entre la exconvencional Manuela Royo y Alberto Curamil

Royo y Curamil son aliados desde hace años. La exconvencional, de profesión abogado, ha defendido al lonko en al menos dos oportunidades en causas judiciales en su contra.

Curamil es bien conocido por la policía en la IX Región. Desde el año 2009 registra diversas detenciones por desórdenes públicos, maltrato de obra a carabineros, abigeato y también por porte ilegal de armas de fuego y municiones. Aunque llegados los casos al Poder Judicial los tribunales nunca lo han condenado.

El 16 de marzo de este año la propia Royo compartió fotografías en las que aparecen tanto ella como Curamil en una actividad en contra de un proyecto geotérmico. En abril, el lonko del lof Radalco lideró la toma de las Termas Malleco, pertenecientes a la familia del ex timonel DC, Fuad Chahín.

En una investigación pasada de El Líbero, la diputada por la región Gloria Naveillán denunció que Curamil se ha visto envuelto “en las tomas de campo que han ocurrido en el camino de Curacautín a Lautaro, y además es el que lleva años tratando de evitar que haya cualquier tipo de desarrollo geotérmico, o de cualquier tipo en la zona de Curacautín”.

Alcalde de Curacautín: “Todos los directores de escuelas rurales quieren resguardo militar”

Quienes conocen el manejo de los temas de seguridad de la IX Región explican que Curacautín forma parte del corredor que se forma entre Tirúa, Capitán Pastene, Traiguén, Victoria (y al norte Ercilla y Collipulli), Curacautín y Lonquimay; que sirve para el tráfico de diversas especies. Por lo tanto, presumen que la instalación de una avanzada militar en Curacautín es para evitar que esa comuna que es un polo turístico y de desarrollo se convierta en un área controlada territorialmente por orgánicas radicalizadas. 

Con respecto a la eventual instalación de la base militar, el alcalde de Curacautín, Víctor Barrera explica: “La seguridad del Estado no depende del municipio, depende del Ministerio del Interior, y el Ministerio del Interior es el que decide donde se coloca, en base a los insumos que pueda entregar el municipio. Militares y todos los que tienen que ver con eso tienen que hacer todos los análisis. Nosotros les entregamos los insumos, les mencionamos que estaba al lado de un colegio y ellos son los que deben analizar la situación. No somos nosotros los que decimos ‘instálese aquí o acá’ porque ellos tienen que ver sus protocolos”.

Incluso el alcalde agrega que si bien algunos docentes y apoderados no están de acuerdo con esto “sí la gente en Curacautín ha manifestado, incluso ayer (el jueves) me llegó una solicitud de parte de los microcentros rurales de Curacautín, todos los directores de las escuelas rurales, que quieren resguardo militar. Entonces, es un tema transversal de seguridad que obviamente hay que trabajarlo. Nosotros debemos verlo en conjunto con todas las policías, el Ejército, las personas que corresponda para ver cómo disminuimos este grado de inseguridad que existe en Curacautín”.

La intervención de la Defensoría de la Niñez

Ante un tuit de la diputada Pamela Jiles en el que se preguntaba si la defensora de la niñez, Patricia Muñoz, había hecho algo por este tema, la cuenta de Twitter de la Defensoría de la Niñez respondió que se remitieron oficios al delegado presidencial, al jefe de defensa de la región y al alcalde de Curacautín y de acuerdo con la información recabada, “la instalación de la base estaría suspendida”. 

El jueves 10 de noviembre la abogada Teresa Rey, coordinadora de la sede Araucanía y para las regiones de Biobío, Los Ríos y Los Lagos de la Defensoría de la Niñez participó en un punto de prensa junto a Curamil en el frontis de la escuela. 

Allí dijo que su presencia se debía a que fueron requeridos por los padres y apoderados, por el centro de padres y algunos miembros de comunidades mapuche. Afirmó que la respuesta del alcalde no fue clara, mientras que “el jefe de la defensa nacional sí nos respondió y señala que toda instalación que ellos pudieran hacer requiere todos los permisos respectivos y si no están no se van a instalar y es el alcalde quien tiene que responder al respecto. Respuesta que todavía no tenemos. Por lo tanto, es súper importante que todos tengan claro que estamos siempre protegiendo los derechos de niños, niñas y adolescentes y estamos contra cualquier forma de violencia, venga de donde venga” (este punto de prensa fue antes de que El Líbero conversara con el alcalde el día viernes).

Curamil, por su parte, cuestionó en un video difundido por la Alianza Territorial Mapuche el 5 de noviembre que “este gobierno, junto a sus aliados, como el Frente Amplio, le hicieron muchas promesas a la gente de su país, como también a mucha gente del Wallmapu. Una de las promesas fue desmilitarizar el Wallmapu. Sin embargo, hoy continúa esta militarización”. Y dice que esto es para “darle protección a los empresarios, a los inversionistas extranjeros que hoy vienen a destruir nuestro territorio. Que hoy día ellos pretenden instalar así como intentaron construir centrales de paso, geotermia, empresas mineras y todas las empresas forestales”. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta