Entregar pensiones de gracia es una facultad exclusiva que tiene el Presidente de la República desde 1981, cuando se dictó la ley 18.056.

Todos  los Mandatarios han hecho uso de esa herramienta, que entrega ayudas económicas vitalicias o temporales a diferentes personas por vulnerabilidad o enfermedad, principalmente.

Según la ley, el beneficio lo pueden recibir personas naturales que hayan “prestado servicios distinguidos o haber realizado actos especialmente meritorios, en beneficio importante del país”.

También quienes estén afectados por accidente o catástrofe; tengan incapacitades con graves e insalvables dificultades para ejercer labores remuneradas, que les permitan su subsistencia y la del grupo familiar que viva a sus expensas, en razón de enfermedad, invalidez, vejez o cualquier otra causa debidamente justificada.

El 60% de las pensiones de gracia de Boric han sido por el estallido social

Al 28 de noviembre de 2022, el Presidente Gabriel Boric ha entregado 252 pensiones de gracia, según información dada por Transparencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

De ese total, el 60% (151) fueron  personas vinculadas con el estallido social, según lo acreditó el Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Esos beneficios se entregaron al alero de la ley de presupuesto de 2022, glosa 12, que contempla recursos para “personas afectadas en el contexto” del estallido.

Es una cifra, sin embargo, que aumentará ya que la Subsecretaría de Interior informó a la UDI que serán 367 las personas beneficiadas por lesiones  leves, graves y gravísimas.

El restante 40% (101 personas) de pensionados de gracia se destinaron a través de la ley 18.056 para quienes tienen vulnerabilidad o problemas de salud. La gran mayoría (97) se destinaron a personas de Biobío.

La edad promedio de los pensionados del estallido es 33 años

A diferencia de gobiernos anteriores, en que la edad promedio de los beneficiarios de las pensiones de gracia superaba los 50 años, durante esta administración la edad promedio de todos los pensionados es de 44 años.

Pero al hacer el corte solo con los pensionados del estallido, la edad promedio desciende a 33 años. Ellos reciben, en promedio, $203 mil al mes por parte del Estado.

Por ejemplo, en 2018 la edad promedio de los beneficiados fue 58 años, en 2019 56 años, de 50 años en 2020 y de 53 años el año pasado.

83% de los beneficiados del estallido son hombres

En materia de género, los hombres afectados por el estallido se quedaron con el 83% de todas las pensiones de ese grupo.

Las mujeres beneficiadas, en tanto, fueron solo 25 (17%).

El 38% de los 151 pensionados del estallido reside en la Región Metropolitana, y el resto está repartido por todas las regiones del país.

Los criterios políticos para entregar las pensiones de gracia

Las solicitudes para aplicar a la ley 18.956 se reciben a través de una carta enviada al Presidente de la República.

En otros caso, la solicitud se presenta en reunión con el Subsecretario del Interior, quien deriva los antecedentes al Departamento de Acción Social.

Daniel Jana Torres

Ese departamento es dirigido por el periodista socialista Daniel Jana Torres, quien percibe un salario de $5 millones.

En el segundo gobierno de Michelle Bachelet se desempeñó como director regional del Sence en Biobío, cargo en que fue denunciado ante la Contraloría por notable abandono de deberes.

Luego de recibir las postulaciones, una comisión formada por un pequeño grupo de funcionarios de confianza de Interior, Segpres y Hacienda propone al Presidente una lista con los elegidos.

Como los recursos son limitados, el número de beneficiados y los montos de las pensiones dependen del presupuesto público asignado en el año.

Las pensiones a mineros de Lota y trabajadores portuarios

Ex integrantes de la comisión que entrega las pensiones admiten a este diario que desde siempre las razones políticas han jugado un papel importante en la elección de los beneficiarios.

Por ello, de hecho, la oficina está radicada en Interior y no en un ministerio social como podría ser Desarrollo Social.

En la década de los 90 se utilizó para pagarles pensiones a los mineros afectados por el cierre de minas en Lota y Coronel, así como a trabajadores portuarios afectados por privatizaciones, entre otros grupos.

El gobierno anterior, por ejemplo, entregó el beneficio a víctimas del terrorismo y violencia en la Araucanía y Biobío.

En el caso de los beneficiados del estallido fue el INDH el encargado de seleccionarlos.

Las pensiones otorgadas por año

En la última década, el número y monto de las pensiones de gracia han variado significativamente.

En 2014, en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, se entregaron 256 pensiones con un monto promedio de $273 mil.

En 2015 la cifra bajó levemente a 234 con $251 mil; y se disparó a 586 en 2016 ($323 mil). En 2017 volvió a caer a 273 con ingresos por $375 mil.

En 2018, en la segunda administración de Sebastián Piñera, se asignaron 1.599 pensiones por $402 mil, en promedio, cifra similar que en 2019 (1.499 por $377 mil).

En 2020 fueron 1.028 las personas beneficiadas con ingresos por $397 mil y en 2021 cayeron a 867 los beneficiados por $416 mil.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta