Crítica de libros es presentado por:
Publicado el 28 de mayo, 2020

[Reseña] El presidente de los ’80

Profesor Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad de los Andes. Socio Trino Consultores Ángel Soto

¿Por qué escribir una libro sobre Ronald Reagan en la actualidad?, se pregunta el abogado Álvaro Iriarte. Por muchas razones, pero una de las más importantes es “por su convicción y fidelidad a los principios e ideas de una sociedad libre”. Especialmente por “su confianza en el ser humano y su capacidad de hacer el bien en situaciones adversas”.

Ángel Soto Profesor Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad de los Andes. Socio Trino Consultores

Ronald Reagan. Ideas y acción política. Álvaro Iriarte. Santiago: Instituto Res Publica, 2019.

“Que América vuelva a ser grande” (Let’s make America Great Again) fue el lema que usó Ronald Reagan en la campaña presidencial de 1980. Oportunidad en que el ex gobernador de California y candidato del Partido Republicano venció al demócrata Jimmy Carter, entonces Presidente de los Estados Unidos, cuya gestión se recuerda por el mal desempeño económico traducido en desempleo, tasas de interés altas, impuestos elevados e inflación.

El “presidente de los ’80” fue un hombre de ideas y de acción, que asumió el desafío de volver a levantar a EE.UU., lo que consiguió con éxito. Junto al Papa Juan Pablo II, Margaret Thatcher y Lech Walesa, fue uno de los líderes que contribuyó a terminar con la guerra fría y el fin del socialismo totalitario, “sin disparar un solo misil nuclear”. Para eso no solo se valió del poderío norteamericano, sino que supo construir una relación de confianza con el líder soviético de entonces, a quien Reagan en 1987 le dijo en la misma puerta de Brandemburgo en Berlín: “Señor  Gorbachov, derribe este muro”.

¿Por qué escribir una libro de Reagan en la actualidad?, se pregunta el abogado Álvaro Iriarte, autor del libro Ronald Reagan. Ideas y acción política, recientemente publicado por el Instituto Res Publica. Por muchas razones, pero una de las más importantes es “por su convicción y fidelidad a los principios e ideas de una sociedad libre”. Especialmente por “su confianza en el ser humano y su capacidad de hacer el bien en situaciones adversas”.

Al leer estos días el libro, no pude dejar de pensar en la falta que nos hacen en la actualidad líderes con esa fuerza. Capaces de luchar por lo que creen sin ocultar ni mucho menos renegar sus creencias. Al contrario de lo que ocurre con varios, como afirma Iriarte, “mientras sus asesores más cercanos insistían en que moderara o suavizara sus posturas, el candidato más se preocupaba de dejar claro lo que pensaba”.

El lector podrá disfrutar de un relato muy bien escrito, ameno, documentado, que lo hará conocer los detalles más sabrosos de la biografía de quien para muchos fue conocido como el actor de cine que llegó a ser presidente. Dejaremos que cada uno vaya descubriendo y adentrándose en los detalles de la vida de este hombre del siglo XX que nació en 1911 y falleció en el 2004, pero que si bien tempranamente “formó su convicción de que la más grande amenaza para la libertad y democracia era la doctrina comunista”, inició su vida política en 1962 cuando ya tenía 51 años e ingresaba a una etapa de madurez. Junto a quien lo acompañó por más de 50 años, la actriz Nancy Davis, construyó una familia llena de sueños que siempre lo apoyó. El compartir principios, ideas y una visión de la sociedad, le hicieron también a la Sra. Reagan jugar un papel importante como primera dama de los Estados Unidos.

El libro de Alvaro Iriarte es una lectura que atrapa. No solo por la forma en que nos transmite al personaje, sino que también porque lo inserta en un contexto mundial y a partir de sus decisiones, nos permite aprender lecciones de política interna, relaciones exteriores y economía.

Que América volviera a ser grande implicaba un regreso a los principios de la libertad grabados a fuerza por los founding fathers norteamericanos y terminar con la excesiva intervención estatal y la burocracia. Razón por la cual apeló a esa antigua tradición liberal que proclama que es el individuo quien decide su destino, y que “menos gobierno es mejor gobierno”, de manera que se hacía necesario recuperar las libertades perdidas fortaleciendo a la sociedad civil y -sobre todo- dándole la “libertad de elegir”, parafraseando el libro escrito por uno de sus principales asesores, como fue el profesor de la Universidad de Chicago, Milton Friedman.

No se trataba de desacerse del Estado, sino que, como el mismo presidente señaló, lograr “que funcione con nosotros, no sobre nosotros”. Un Estado que debía estar al lado de las personas, no cabalgando sobre sus espaldas. Un Estado que “puede y debe ofrecer oportunidades, no ahogarlas”; que fomente la productividad y no la suprima.

“Reaganomics” es como se denomina a la segunda revolución americana encabezada por el 40º presidente de los Estados Unidos, quien recuperó la economía y permitió que el crecimiento, basado en el libre mercado, alejado de la excesiva regulación estatal, impulsando la libre iniciativa, una reducción de impuestos e incentivos a las pequeñas empresas y al ahorro, devolviera la igualdad de oportunidades a todos quienes quisieran hacer posible el ansiado “american dream”.

Disponible como ebook en Amazon.

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete