La cocina política es presentado por:
Publicado el 29 de agosto, 2019

La cocina política de Mecha Corta: Los Huevos Chimbos de la Cecilia Pérez

La cocina política Mecha Corta

Es en estos momentos cuando la dulzura ayuda a pasar los tragos amargos y este postre, que se preparaban en mi casa de campo, vienen como anillo al dedo. Recuerdo que me quedaba mirando en la cocina mientras los hacían y el secreto estaba en tratar bien los huevos y en hacer la receta con mucha tranquilidad, porque, de lo contrario, se cortaban y el resultado no era esponjoso. Lo mismo que le pasó a la ministra, quien en el apuro y sin la atención necesaria, habló más de la cuenta.

Mecha Corta La cocina política

Huevos Chimbos

(Para Cecilia Pérez y Carolina Tohá)

12 yemas de huevo

1 cucharada de mantequilla

3 tazas de agua

2 tazas de azúcar

¼ cucharadita de mantequilla

3 cucharadas de Ron

½ cucharadita de Brandy

½ cucharadita de Coñac

¿Se acuerdan de Capitán Planeta? Ese mítico personaje de los noventa y de corazón verde que al son de “tierra, agua, aire, fuego… corazón” defendía nuestro planeta de quienes dañaban el medio ambiente. Pues bien, fue el mismísimo Presidente Piñera quien me lo trajo a la memoria, tras el encargo de su homónimo francés de tomar un rol más activo en la coordinación de la lucha contra los incendios en el Amazonas. Con esta tremenda responsabilidad sobre los hombros, el Mandatario se puso la capa y cruzó los cielos entre Brasilia y Asunción, donde respectivamente se reunió con Jair Bosonaro y Mario Abdo con el fin de cumplir su misión. Póngale con todo Presidente, que esto lo realza en su afán de convertirse en líder de la región, pero ojo con acercarse mucho al fuego de su colega brasilero, que se puede quemar.

Y aprovechando que el Presidente andaba en el G7 codeándose con los máximos líderes mundiales, sus ministros se tomaron la agenda (y la tele) y no dejaron cámara sin declaración tras dar a conocer la Agenda de Aceleración Económica. Así, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, junto a sus pares en Salud, Agricultura, Economía, Obras Públicas y Vivienda, hicieron público un paquete de medidas que busca la reactivación monetaria nacional, un anuncio que llega cuando las relaciones con la oposición están bien tirantes y los números bastante estancados. Tanto así, que el propio ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, tiró la toalla con “los tiempos mejores” cuando admitió que “es posible que los tiempos mejores se hayan entendido aún mejores”. Él y todo el resto del grupo tienen clarito que hay que cambiar el discurso y que es hora de admitir que el mundo está trastornado con la pelea entre Trump y China y que la región acusó recibió del abollón que sufrió el Presidente Macri.

La que salió de las tinieblas y volvió al ruedo fue la Carolina Tohá y, como era de esperar, su entrada en escena llenó la taquilla. Y cómo no, si llegó disparando a diestras y siniestras y comparando la actitud del gobierno sobre el PS como “bravatas que uno esperaría de Bolsonaro, Maduro o el Almirante Merino”, ¿qué tal? Parece que la ex alcaldesa de Santiago volvió empilada pero con serios problemas de memoria, porque no se acuerda que la actual cagadita en el Instituto Nacional partió bajo su mando. Pero no, en su momento ella salió cascando, dejó todo tal cuál y ahora tiene la desfachatez de dar catedra sobre el asunto.

La que se fue en picada en las encuestas fue la ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez. Sus declaraciones de la semana pasada, vinculando a los socialistas con el narcotráfico en la comuna de San Ramón, le pasaron la cuenta. Todo, como reacción a la amenaza de la Acusación Constitucional contra la ministra Cubillos. Se enredó la cosa, los ánimos se caldearon e incluso la oposición le cerró las puertas al gobierno en las comisiones.

Es en estos momentos cuando la dulzura ayuda a pasar los tragos amargos y creo que unos dulces “huevos chimbos”, como los que se preparaban en mi casa de campo, vienen como anillo al dedo. Recuerdo que me quedaba mirando en la cocina mientras los hacían y el secreto estaba en tratar bien los huevos y en hacer la receta con mucha tranquilidad, porque, de lo contrario, se cortaban y el resultado no era esponjoso. Lo mismo que le pasó a la ministra, quien en el apuro y sin la atención necesaria, habló más de la cuenta. Ojo Cecilia, tienes que tener más cuidado con lo que dices, con mayor razón si eres la voz del gobierno. Quedó clarito que tus arrebatos los paga el Palacio completo.

Vamos a la cocina a preparar esta delicia. Sería bueno sumar a la Carolina Tohá para que, al son de la batidora y los huevos, hagan las paces. Podría ser una gran jugada que podría sumarle puntos en la próxima encuesta. Manos a la obra… coloque las yemas en un bol y con la ayuda de una batidora eléctrica póngale potencia a su obra (como a usted le gusta) y bátalas cariñosamente hasta que queden como crema. Mientras tanto, que la Carolina tome unos moldes pequeños, los unte con un poco de mantequilla y luego los llene hasta la mitad con el batido.

Preparen una olla con agua caliente y pongan los moldes a baño María por diez minutos. Confirmen si están listos con un pincho de madera. Si salen secos, hay que desmontar y reservar.

Preparar luego un almíbar con azúcar y agua. Una vez que esté bien espeso, bajen el fuego y añadan los huevos chimbos dejando que se cocinen por quince minutos más. Retírenlos del fuego, añadan los licores y dejen enfriar.

Estamos listos. Seguro que la divina dulzura de este postre de antaño las llenará de nostalgia y juntas recordarán ese pasado que siempre fue mejor. Ese donde las comisiones estaban abiertas a los subsecretarios y donde los alumnos del Instituto Nacional iban al colegio a estudiar.

@politicaycocina

También te puede interesar: