La cocina política es presentado por:
Publicado el 11 de octubre, 2018

La cocina política de Mecha Corta: El Pan de Queso de Bolsonaro

Autor:

Mecha Corta

El candidato del Partido Social Liberal consiguió un significativo 46,66% en la primera vuelta y se enfrentará con el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, en la segunda ronda de votaciones.
Autor:

Mecha Corta

Pan de Queso Brasileño

(Para Bolsonaro y todo su equipo de campaña)

1 taza de leche entera

½ taza de aceite vegetal

1 cucharada de sal

1 taza de harina de tapioca

1 ½ taza de queso mozzarella rallado

1 taza de queso blanco rallado

2 huevos

 

El Presidente Piñera y su flamante Cecilia partieron al Viejo Continente con un abultado equipaje y un grueso contingente para visitar Roma, Madrid, Berlín, Hamburgo y París: doce parlamentarios representados por 6 senadores y 6 diputados patiperreando diez días por Europa. ¿Qué tal? Como era de esperar salieron al ruedo los envidiosos a calcular los gastos en comida, hoteles, viáticos y mesadas. Y para rematar, acusaron a los que se ausentarían de las comisiones (la de Hacienda quedó pelada). Como todas las semanas, se gatilló de nuevo la tontera.

 

Quien nos hizo publicidad y promovió Chile fue Paul McCartney. El mítico cantante se confundió de bandera en pleno show en Texas y salió al escenario con nuestro emblema patrio. Nuestra tricolor brilló como si fuera la introducción a una Cadena Nacional, pero voluntaria. ¡Qué lástima que la delegación chilena no coincidiera con el ex Beatle en su tierra, seguro el Presidente le hubiese regalado una banderita como la de Trump, pero en versión british.

 

El que se nos anduvo hiperventilando fue el columnista estrella del domingo (aunque admito que, para mí, el rockstar es el que sale en la página D2 del mismo diario). El aludido acusó en su columna al Presidente Piñera de “falsificar la historia”, refiriéndose a la conmemoración de los 30 años del plebiscito que realizó el gobierno. A tanto llegó el revuelo, que muchos tuvieron que pescar la pluma y salir escribiendo a la cancha. Una tras otra las cartas pusieron en su lugar al rector, a quien esta vez –personalmente– creo que se le pasó la mano.

 

Eran varios los que andaban sensibles con el tema de las celebraciones del plebiscito de aquel 5 de octubre. El ex presidente de Evópoli y actual diputado Francisco Undurraga también salió trasquilado cuando llegó al Parque Almagro donde se festejaba el triunfo del No. Qué quieren que les diga… al menos extraño encuentro que reaccionen tan mal, cuando como bien dijo Undurraga, “la democracia está fundada en el respeto y en la tolerancia”. Parece que la cosa es para un solo lado señores.

 

El que metió un gol de media cancha esta semana fue el candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, que consiguió un significativo 46,66% en la primera vuelta y se enfrentará con el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, en la segunda ronda de votaciones. De bien poco le sirvió a su coalición todo el cuento armado en torno a Lula da Silva. No nos olvidemos que hasta la Señora le hizo campaña desde Chile, y para qué hablar de Carlitos Ominami, que se paseó de radio en radio apoyado al ex presidente preso por corrupción. Y no se cansa el hombre, sigue con el discurso de que esta es una mala noticia para la democracia de Brasil. Aún el ex ministro de Estado de Aylwin y ex senador por la Quinta no se da cuenta de que la primera vuelta la ganó Bolsonaro precisamente porque la democracia funciona.

 

Por estas latitudes José Antonio Kast y José Manuel Ossandón celebraron de lo lindo y entre ambos se están disputando “el efecto contagio” del triunfo de Bolsonaro. Pero ojo caballeros, que aquí no todos están de acuerdo con ese discurso homofóbico, racista y xenófobo del brasileño. Sea como sea, es indudable que Jair se merece la columna de esta semana, sobre todo considerando que partió su campaña con un pequeño porcentaje de adherencia. Como recordarán, tan mal le fue en la calle que terminó en un hospital tras ser acuchillado por un detractor. No hay mal que por bien no venga, hombre; es muy probable que termines en el Palacio do Planalto en Brasilia.

 

Y para que celebres como es debido, te invito a la cocina a preparar unos deliciosos panes de queso, los cuales podrás compartir con tu equipo en la planificación de la segunda vuelta. Invita a todo tu comando y comiencen por precalentar el horno a 180 °C. Algunos preparen una bandeja para hornear con papel mantequilla, mientras otros pongan a hervir la leche, el aceite y la sal en una cacerola grande.

 

Agreguen después la harina de tapioca y revuelvan sin parar. Una vez lista, pasen la masa a una batidora y revuelvan a velocidad media hasta que la mezcla esté gelatinosa. Entonces, añadan los quesos rallados, bajen la velocidad y sumen los huevos uno a uno. Sigan batiendo durante dos minutos más.

 

Con una cuchara de helado, hagan bolas con la masa, colóquenlas sobre la bandeja previamente preparada y horneen los panes por 30 minutos a fuego fuerte.

 

Ya listos, déjenlos enfriar y mientras tanto instálense en una amplia mesa y sirvan un perfumado café. Inspirados por ese aromático pan de queso, tibio y crujiente reflexionen sobre las altas probabilidades que existen de que Jair se convierte en Presidente y, sobre todo, de cómo orquestar un discurso que los sume a todos y no sólo a algunos. ¡Sorte!

 

@politicaycocina

 

También te puede interesar: