La cocina política es presentado por:
Publicado el 06 de septiembre, 2018

La «cocina política» de Mecha Corta: El Locro del Presidente Macri

Autor:

Mecha Corta

La preparación del locro toma su tiempo. Es un proceso largo, similar al que van a tener que asumir los argentinos para salir de esta crisis. Pero vale la pena. Por eso, siéntense a la mesa, descorchen un buen Malbec de Mendoza y disfruten.

Autor:

Mecha Corta

 

Típico Locro Argentino

(Para Macri y unos pocos colaboradores)

1 kilo de maíz pisado blanco

1 kilo de porotos alubia

2 tiras finas de costillitas de cerdo

4 patitas de cerdo

100 gramos de mondongo (panza de vacuno)

4 filetes de panceta cruda

100 gramos de panceta ahumada

4 chorizos parrilleros

4 chorizos colorados

100 gramos de cuerito de cerdo

1½ kilo de zapallo

2 cebollas grandes

2 ramitas de cebollín

1 cucharada de pimentón picante

1 cucharadita de pimienta blanca

1 taza de aceite de oliva

 

Miro al cielo y veo cómo un billete verde se pierde en las nubes. Y es que el dólar sube y sube… Esta irrefutable alza de la divisa tiene verde de envidia a los moradores de La Moneda, quienes añoran que se empinen también los resultados de las encuestas. Prueba de ello es el manifiesto mal humor del Jefe, lo que quedó en evidencia cuando le paró el carro a la oposición asegurando que “están decididos a negarnos la sal y el agua”. Es más, los fustigó  aludiendo una actitud antipatriota por obstruir las iniciativas del gobierno. La cosa está color de hormiga, sobre todo considerando que una cocina sin sal ni agua es la pesadilla de cualquier cocinero.

 

Pero no seamos fatalistas, al menos esta semana se aprobó el reajuste al salario mínimo gracias, entre otras cosas, a que el ministro del Interior entró por el repostero con una bandeja de aliños. ¡Arriba el ánimo Presidente! Y junto con alentarlo, aprovecho de felicitarlo por recibir en su oficina a los máximos de la Corte Suprema. Fue un claro gesto de institucionalidad, que ratifica la independencia de los poderes del Estado y, de pasadita, mantiene sanas las relaciones.

 

A los que definitivamente se les apagó la luz fue a los miembros de Ciudadanos, el mini partido de Andrés Velasco. A este grupo de ex amigos les saltó un fusible con la votación electrónica y, con ello, se provocó una estampida de la lista de Juan José Santa Cruz. Como lo dije hace un par de semanas, un triste espectáculo. Ni siquiera en las elecciones de la directiva de mi curso en mi época colegial vi una actitud tan pueril como está.

 

Últimamente la DC me aparece hasta en la sopa. Partiendo con las polémicas provocadas por la Carmen Frei, quien cuestionó no sólo la permanencia del subsecretario de redes asistenciales, Luis Castillo, sino que además pataleó por la cercanía de su hermano Eduardo con el actual gobierno. A tal punto llegó su berrinche, que sugirió que el ex Presidente renunciara a su histórica militancia. Como gato saltó la Ximena Rincón a defenderlo, asegurando que si él deja el partido, ella se va detrasito. Para no ser menos, el presidente de la Falange pretende restarse de la conmemoración de los 30 años del triunfo del No, aludiendo diferencias irreconciliables con el PC y, como si fuera poco, otros camaradas pretenden declarar feriado el 5 de octubre bajo el título: el día de la democracia. ¡Señores, nos sobran feriados!

 

No me gustaría estar sentado en el trono de la Casa Rosada. Tremenda escoba que tienen nuestros vecinos. Si el peso argentino vale menos que la barrita de oro de Maduro… Al Presidente Macri no le quedó otra que salir a la cancha, tomar medidas de emergencia, mandar para la casa a un buen número de ministros y hacerle la pata al FMI para que le pase fiado.

 

Con tanto revuelo al otro lado de la cordillera, decidí preparar un típico plato argentino: el tradicional Locro con el que la Bolocco celebró su matrimonio con Menem. En esta receta el maíz pisado y los porotos de alubia reciben carnes y jugos de interiores que, con una lenta cocción, sólo ensalzan su sabor. Ideal para que nuestro pueblo hermano pase este trago amargo.

 

Vamos a la cocina, Presidente, invite a los pocos ministros que le van quedando y no se olvide de la presidenta del Fondo Monetario Internacional para que vea como se trabaja en esta cocina.

 

Asumo que el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, dejó remojando la noche anterior el maíz y los porotos en abundante agua. Ahora, que en una cacerola con agua ponga a hervir la tripa gorda y el mondongo hasta que estén blandos. Que en otra olla, el presidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, haga lo mismo, pero con las patitas de cerdo y el cuero del chancho.

 

Una vez que todo esté tierno, hay que cortar la tripa, el mondongo y el cuero y, además, sacarle la carne a las patitas y reservar. Luego cortar las costillas, la panceta y también reservar.

 

En la olla principal, donde se cocinará todo, poner en abundante agua el maíz y los porotos para que se cocinen por un par de horas. Luego, incorporar la panceta cruda, las costillas, los chorizos, los chorizos colorados y el zapallo en cubos y dejar a fuego lento por una hora y media más.

 

Agregar después la tripa gorda, el mondongo, el cuerito de cerdo y las patitas, además de la panceta ahumada y mantener todo a fuego lento.

 

Que la presidenta de FMI, Christine Lagarde, pique la cebolla y las ramitas de cebollín para hacer un sofrito con el aceite de oliva y que luego lo agregue a la olla principal junto al pimentón rojo y la pimienta.

 

Queridos vecinos, la preparación del locro toma su tiempo, es un proceso largo, similar al que van a tener que asumir ustedes para salir adelante de esta crisis. Pero vale la pena. Ahora siéntense a la mesa, descorchen un buen Malbec de Mendoza y disfruten. Aproveche, Presidente, de contarle a sus invitados el telefonazo que recibió de Donald Trump para que se sientan apoyados. ¡Sólo me resta desearle mucha suerte y ánimo!

 

@politicaycocina

 

También te puede interesar: