Panoramas es presentado por:
Publicado el 14 de febrero, 2019

En París: “Tutto Gio” en el Museo de Artes Decorativas

Autor:

Pía Orellana

Una retrospectiva -la primera fuera de Italia- homenajea al arquitecto y diseñador italiano Gio Ponti. En seis décadas de carrera se destacó por un trabajo innovador y variado, transformándose en uno de los impulsores y referentes del diseño “made in Italy”.

Autor:

Pía Orellana

Es increíble que esta sea la primera vez que se expone fuera de Italia el trabajo del gran Gio Ponti. Y es increíble porque Ponti fue el “maestro de maestros” del diseño italiano del siglo XX y un referente hasta el día de hoy. Por eso, si París está en sus planes en los próximos meses, no deje de visitar la retrospectiva con que el Museo de Artes Decorativas lo homenajea hoy.

Gio Ponte fue un arquitecto, un diseñador, un artista. Nació en 1891 y si bien su trabajo -particularmente arquitectónico- partió siendo bastante clásico, rápidamente mutó al modernismo. Se interesó tanto por la producción industrial como por los métodos artesanales, y eso se materializó en un impresionante legado: trabajó para 120 empresas, construyó en trece países y fundó en 1928 una de las publicaciones más influyentes en el ámbito de la arquitectura y el diseño de Europa, la revista Domus. 

La exposición recorre toda su carrerade manera cronológica, desde 1921 hasta 1978 (un año antes de su muerte), e incluye su aporte en arquitectura, diseño, diseño interior y publicaciones. Parte evocando uno de sus trabajos más tardíos, la catedral de Taranto, para luego dividirse en tres partes: objetos, arquitectura y mobiliario. Son cerca de 400 las piezas exhibidas, y entre ellas figuran las más icónicas, como la silla Superleggera (en la foto); diseñada en 1955 como un mueble económico para el pueblo, irónicamente se convirtió en un clásico, un objeto cultural muy preciado y caro. La muestra termina con seis salones “de época” que enfatizan el carácter global de su trabajo.

Y es que Gio Ponti exploró los más diversos materiales -desde cerámica a vidrio, pasando por metal y hasta papel manché- y se involucró con proyectos tanto grandes como chicos. Como diría un contemporáneo, diseñó desde una cuchara a un rascacielos. No deja de tener razón: casi al tiempo que diseñaba utensilios para Christofle, proyectaba una de sus más importantes obras, el edificio Pirelli en Milan (en la foto), que se mantuvo por años como la torre más alta de la ciudad.

La exhibición es una oportunidad para introducirse en el mundo de este legendario diseñador italiano, cuya generosidad y pasión fue un estímulo para sus contemporáneos y sigue siendo un referente hasta hoy.

Hasta el 5 de mayo en el Museo de Artes Decorativas. Más información aquí.