Hay algo allá afuera es presentado por:
Publicado el 23 de julio, 2020

Cerebro, procesos creativos y “momentos eureka”

Arquitecto y coleccionista de arte contemporáneo Gabriel Carvajal

Los estados de vigilia, de mente en blanco, de ocio, son los más propicios para los procesos creativos, ya que el cerebro sigue procesando información a través de redes y diferentes circuitos. Todos podemos ser creativos, pero la inspiración, la luz, no la vemos, no nace de manera espontánea. Hay un tiempo equivalente a la madurez, al estudio y la reflexión. Y no libre de errores, que son indispensables para el crecimiento.

Gabriel Carvajal Arquitecto y coleccionista de arte contemporáneo

Me ha costado sacar esta columna y creo que la incidencia del encierro prolongado tiene algo que ver. Después de tanto tiempo entre “cuatro paredes” se hace sentir la ausencia de vida social activa, en el sentido de vínculos humanos, factor primordial de protección cerebral -comprobado científicamente- junto a otros agentes como el ejercicio, alimentación saludable, manejo de la ansiedad, el estrés y otros.

Facundo Manes, médico neurocientífico argentino, sostiene varias tesis al respecto. Primero, hay que estar consciente que el cerebro responde a múltiples estímulos externos. La creatividad -sin presumir de nada, algo hay de eso en estos escritos- no es, como él lo denomina de forma ingeniosa, el “momento eureka” o “momento ajá”, que aparece de un minuto a otro. Para empezar, se requiere de preparación, normalmente son años, aunque sea de manera inconsciente; luego un proceso de incubación, que es el tiempo de almacenamiento de experiencias y conocimientos; por último, las ideas sobre lo que uno ha reflexionado afloran inesperadamente cuando está el cerebro en off. Grafica él muy bien este hecho al contar la anécdota que Paul McCartney creó “Yesterday” después de soñarla. Los estados de vigilia, de mente en blanco, de ocio, son los más propicios para los procesos creativos, para el “momento eureka”, “momento ajá”, ya que el cerebro sigue procesando información a través de redes y diferentes circuitos.

Pienso que los artistas viven ese proceso, en cualquier disciplina. La creatividad tiene un trabajo que la precede. Todos podemos ser creativos -no así artistas, para lo cual se necesita además un talento y sensibilidad particular- pero, la inspiración, la luz, no la vemos, no nace de manera espontánea. Hay un tiempo equivalente a la madurez, al estudio y la reflexión. Y no libre de errores, que son indispensables para el crecimiento. Por eso es tan primordial la educación, como el arma más importante de progreso, de libertad y de protección cerebral, según Manes.

Vivimos tiempos difíciles, de crisis mundial, no solo sanitaria, también social. ¿Darán cuenta los artistas del momento que nos aflige? Eso es seguro, quizás debamos esperar unos meses/años para tener los resultados con la perspectiva necesaria que nos de la claridad para emitir juicios y diagnósticos sobre las causas efectivas y reales de este momento crucial. La historia del arte ha dejado huella y testimonio de crisis sociales y sanitarias relevantes para la civilización que se han hecho más evidentes con el pasar del tiempo.

Pongo esta vez como ejemplo de crisis socio/política a Picasso (1881-1973) con su pintura Guernica, ejecutada en 1937, por encargo de la Segunda República en España para su pabellón en la exposición internacional de París del mismo año, en medio de la guerra civil española y crisis desparramada en el resto de Europa. Deja en claro -sin querer hacer interpretaciones que pueden tener sesgos de subjetividad- que es considerada una obra maestra de la pintura moderna, que mezcla cubismo y expresionismo; que es una pintura de guerra, hay muerte, dolor, víctimas. Pintado en blanco y negro (+azul), impregnando aún más dramatismo a la escena. Hay osadas tesis de que se trataría de una pintura autobiográfica -que ya la tenía en mente antes del encargo- y más aún, también otros le asignan un carácter propagandístico político. De cualquier manera, es un ícono de la pintura del siglo XX, más allá de las lecturas individuales que se dejan leer, por su magnífica ejecución, utilización de dos diferentes corrientes artísticas, momento histórico y carácter universal, que relata un episodio particular de una crisis generalizada pre Segunda Guerra Mundial.

A la luz de las investigaciones neurocientificas, quisiera creer que Pablo Picasso haya tenido ese “momento eureka”, su “momento ajá” -cualquiera haya sido su motivación íntima- en un lapsus de tiempo, después que se le encargó la pintura, con ideas que ya estaban almacenadas en su cerebro, en su memoria, inconscientemente o no, que dieron origen a la obra maestra del pintor.

Hoy día, comprobado que el cerebro reacciona a estímulos externos, se hace particularmente necesario ponerlo en cuidado y ejercicio para lograr salir airosos adelante, estar alertas a nuestros momentos de luz, no solo individualmente sino también como sociedad. Manes plantea que la inteligencia colectiva es por lejos más importante que la individual, para lo que se requiere buen trabajo en equipo, altruismo, empatía y -además de un líder- voces dominantes que remen en dirección de un bien común.

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete