Panoramas es presentado por:
Publicado el 31 de marzo, 2019

12 artistas para descubrir en Lollapalooza

Autor:

Bastián Garcés

Más allá de los imperdibles Arctic Monkeys, Kendrick Lamar, Twenty One Pilots, Sam Smith y Lenny Kravitz, El Líbero seleccionó 12 artistas para conocer en la novena versión del festival creado por Perry Farrell. Desde la revelación del trap en español, Rosalía, pasando por el ska japonés de Tokyo Ska Paradise, la electrónica análoga de Pol del Sur, hasta el rock “ledzeppeliano” de Greta Van Fleet.

Autor:

Bastián Garcés

Hoy es el segundo día de Lollapalooza, la novena versión del festival de música internacional más importante que se realiza en Chile -obviando al Festival de Viña del Mar-. Comenzó con una apuesta tímida en 2011, en la que con 5 escenarios aterrizaron artistas tan variados como The Killers, el rapero Kayne West y la leyenda de la música electrónica Fatboy Slim. Nueve años después, el festival creado por Perry Farrel se ha consolidado como uno de los escenarios más atractivos y si bien este año se presentarán figuras como Arctic Monkeys, Twenty One Pilots o Lenny Kravitz, la esencia del festival sigue en la variedad de artistas para descubrir y reencontrar. Es por eso por lo que El Líbero seleccionó 12 presentaciones que hay que ver en esta novena versión Lollapalooza.

Si bien durante este viernes ya se presentaron cuatro artistas de esta selección, nunca está de más repasar sus conciertos. Y en el que uno de los más emotivo fue el que la mítica figura de la música brasileña, Caetano Veloso, dio junto a sus tres hijos, Moreno, Zeca y Tom. Era una apuesta arriesgada, pero Caetano a sus 76 años sigue vigente y haciendo lo que mejor sabe hacer: reinventarse. El músico que creó el tropicalismo, género que logró mezclar la bossa nova con el rock and roll, dio un nuevo vuelco en su carrera al incluir a sus hijos en una nueva aventura musical. Esta vez, Caetano dejó de lado la rica producción que ha acompañado sus discos y decidió hacer un concierto íntimo. A las 19:00 él y sus hijos subieron al Lotus Stage, en una presentación que tuvo como eje el disco que el músico grabó junto a Moreno, Zeca y Tom, Ofertório (2018), y que resume la pasión de Caetano por tocar junto a su descendencia.

Otra presentación destacada fueron los estadounidenses de Greta Van Fleet (en la foto), uno de los platos fuertes del VTR Stage. Jóvenes, potentes y sobre todo conectados con el rock and roll setentero, ese que dejó como herencia a bandas como Deep Purple, The Who y Led Zeppelin. Esta última ha sido catalogada como los “padres” de la banda encabezada el vocalista Josh Kiszka. De hecho, Robert Plant afirmó en marzo del año pasado que “hay una banda en Detroit llamada Greta Van Fleet, suenan como ‘Led Zeppelin I’”.

No se trata de ser original, tampoco de redescubrir la rueda. Es algo más simple y más efectivo: revisitar la vieja fórmula que dio vida a clásicos del rock como Stairway to Heaven (Led Zeppelin, 1971) o The Seeker (The Who, 1970). Lo que hace interesante a Greta Van Fleet es su capacidad de traer de vuelta los ’70. Y eso fue lo que pasó ayer: Santiago de Chile se transformó por unos momentos en Woodstock del ’69, desde la ropa de la banda que homenajea a toda la generación “hippie” hasta las guitarras de canciones como Highway Tune o Safari que perfectamente podrían ser tocadas por Jimmy Page o Jimmy Hendrix. ¿Lo mejor de todo? Los integrantes de Greta Van Fleet tienen entre 19 y 22 años, ¿Quién dijo que el rock estaba muerto?

Hablando de rock, si Greta Van Fleet representa el revival del rock psicodélico, setentero, en el mismo escenario, pero casi 6 horas antes, una dupla reivindicó el folk, la esencia punk y la vieja fórmula de guitarra más batería, sin bajo. En otros términos, ¿qué pasa si metemos a una juguera a Johny Cash, a The Clash, una pizca de The Black Keys y lo aderezamos con dos granjeros franceses? Nace The Inspector Cluzo, dúo que toma lo mejor de dos mundos y logra hacer rock con sabor a campo. El fenómeno es parecido, guardando las proporciones, a lo que en Chile han sido Los Tres con su fusión de cueca, sonidos chilenos y, por supuesto, rock. Es volver a las raíces, algo que se nota no solo en su apuesta musical, que perfectamente se podría escuchar una tarde en luego de trabajar en una granja al calor de una fogata y con un asado para reponer los ánimos, sino que también que Malcom Lacrouts (voz y guitarra) y Phil Jourdain (batería) luego de bajar el telón vuelven a su Francia natal para trabajar la tierra en la localidad de Gascony.

El viernes estuvo la bossa nova y el rock, pero también hubo espacio para bailar. A las 20:45, ocho músicos se subieron al Lotus Stage, trompetas, trombones, saxofones y sintetizadores, fueron parte del “arsenal” musical que se subió a la tarima… y no, no se trataba de la presentación de Américo, quien tocará hoy en el mismo escenario y a la misma hora, eran los japoneses de Tokyo Ska Paradise Orchestra.

¿Ska? ¿Eso es una comida de importación como el sushi? No, para nada es un estilo originario de Jamaica, que se caracteriza por la presencia de instrumentos de vientos y una guitarra que invierta el rasgueo -en términos simples, en vez de enfocarse en las cuerdas más gruesas apunta a las tres más agudas-, lo que genera un ritmo saltado con el que dan ganas de mover los pies y que en Latinoamérica fue popularizado por Los Fabulosos Cadillacs y Los Pericos, ambas bandas que tuvieron su mayor éxito en la década de los ’80, al igual que los nipones que comenzaron tocando al mismo tiempo pero cómo músicos callejeros y que se han presentado en más de 30 países. Ayer fue su tercer concierto desde su debut en el país en 2017. Sí, la música puede romper barreras y ser un lenguaje universal el ska se baila igual en Jamaica, Chile, Japón e Inglaterra, donde el género se consolidó con bandas como Madness y su clásico Our House (1984).

Pero aún queda festival y recomendaciones por hacer.

Sábado: de la electrónica análoga al “indie” bailable

Uno de los aspectos por los que es reconocido Lollapalooza es por su variedad de géneros y si bien nos hemos enfocado mayoritariamente al rock, no hay que olvidar que también hay espacio para la electrónica y la experimentación. Algo que se resume en tres palabras: Pol del Sur. Si DJ’s como Steve Aoki, David Guetta y Skrillex representan la versión más moderna del género con grandes puestas en escena y sonido sumamente digitales, el chileno Pablo Infante apunta a todo lo contrario: volver a los orígenes, algo que logra solamente dos kits de sintetizadores y secuencias. Es la vieja escuela, volver a los 80, a los sonidos que recuerdan a los Atari, los Juegos Diana e incluso a canciones de bandas como Depeche Mode o Human League. Este sábado, Pol del Sur se presentará este sábado a las 16:15 en el Heineken Lounge Stage, quien incluso a tomado elementos del Corazones de Los Prisioneros (1990) como parte de sus influencias, de hecho en su disco debut Efectos Especiales (2008) realizó una reversión de Amiga Mía con la presencia de Javiera Mena y el mismo Jorge González.

A mediados de la década pasada, hubo una generación de artistas que se adscribieron a la corriente “indie”, diminutivo de independiente. Si bien en un comienzo el apelativo apuntaba a sellos discográficos que no estaban ligados a las grandes multinacionales, con la masificación de la tecnología y la filosofía del “hazlo tú mismo”, el término trascendió a las mismas bandas.

De esta generación surgieron bandas como The Strokes, Two Door Cinema Club, Yeah Yeah Yeahs -que también tocarán este sábado-, Artic Monkeys -quienes cerrarán la novena versión de Lollapalooza-, y, también, Portugal, The Man. Británicos, con sonidos que recuerdan en cierta forma a las bandas precursoras del indie Oasis y Blur -máximo exponentes del britpop-, pero que dan un giro: una mayor presencia de sintetizadores que crean atmósferas que no solo hablan de rock sino que también de hiphop y al dance, subgénero de la electrónica que básicamente es “bailar”.

Pero, ¿por qué verlos? Además de su estilo musical, será la revancha de Portugal, The Man luego del debut que realizaron en Chile durante la versión 2014 de Lollapalooza, no fue la mejor forma para comenzar su relación con la fanaticada chilena: una presentación agendada para las 14:30 horas y problemas técnicos con el sonido, empañaron a unas de las bandas más prometedoras de ese cartel. Ahora regresan de la mano se su trabajo más reciente, Woodstock (2017), uno de cuyos temas (Live in the Moment) ha sido utilizado en una publicidad de un banco, y que refleja muy bien lo que significa esta banda: vivir el momento, disfrutar la música y dejarse llevar. ¿Dónde? Este sábado a las 16:30 en el Banco de Chile Stage.

Electrónica, alegría, pero también introspección tendremos este sábado. Y los encargados de traer la veta más oscura del rock serán los estadounidenses de Interpol, influenciados por bandas como Joy Division, Sonic Youth y The Smiths, la banda encabezada por Paul Banks cuenta con más de 20 años de carrera tomando la posta de lo que en algún momento fueron los depresivos bailables de los ’80 y ’90, como se llamó en Chile por parte de la “generación perdida” al post-punk y, luego, a su revival. Ese estilo musical que tomó la crudeza del punk pero le añadió elementos electrónicos y letras mucho más sentimentales e íntimas, como fue en el caso de los británicos de The Cure o Pixies.

Se tratará de la cuarta presentación que los estadunidenses realizarán en Chile, pero no por eso deja de ser un plato fuerte para aquellos que aún no han descubierto a una de las bandas más importantes que luego de que la ola del Grunge reventara, de hecho, Banks ha citado en numerables ocasiones a Kurt Cobain como uno de sus principales referentes para componer. Su regreso al país lo hacen con un nuevo disco bajo el brazo: Marauder (2018), en el cual Interpol vuelve a gala de ese rock rasposo y sucio que en su momento popularizó Joy Division o Nirvana, y cuyos ecos resuenan en canciones como If You Really Love Nothing o The Rover. No solo eso, la banda se presentará con nuevo material. Hace dos días los neoyorkinos publicaron dos sencillos de su nuevo álbum (A Fine Mess) que se publicará en mayo de este año: A Fine Mess y The Weekend, que probablemente tocarán este sábado en su presentación en el VTR Stage que comenzará a las 19:30.

Domingo de música urbana y rock a la uruguaya

Si el viernes fueron los franceses los que impulsaron el “hazlo tú mismo”, el domingo será un chileno de llevar el “do it yourself (DIY)” a otro nivel, porque ¿hay algo más DIY que hacer tu propia guitarra a partir de material reciclado? Honestamente, no lo creo y Felipe Ubeda, el hombre tras Cigarbox Man tampoco.

Ubeda se hizo conocido en 2017, cuando fue el ganador del concurso “Música a un Metro”, instancia organizada Metro, de pasar a tocar en la calle y estaciones del transporte suburbano el chileno pasó a presentarse en diversos escenarios que tendrá su punto cúlmine en la presentación que realizará este domingo en el Hacer Stage a las 13:00 horas.

“La calle como primer escenario es una súper buena escuela, tanto para tus habilidades musicales como para saber controlar a tu público”, afirmó a El Líbero, en octubre del año pasado y es que su apuesta no es por lo tranquilo sino por un rock callejero, de esos que tocan en las calles de Nueva York y que perfectamente podría cantar Jackson Maine (Bradley Cooper) en A Star ir Born. Si bien Ubeda es acompañado por músicos de gran nivel -como los ex integrantes de Los Búnkers Mauricio Basualto y Gonzalo López-, él es el protagonista de esta apuesta musical que tiene como eje su guitarra cigarbox, construida a partir de material reciclado, y con la que acaba de estrenar el EP Solomon, en el que con canciones PNG y People From Everywhere, deja un gusto en la boca a Jimmy Hendrix, Lynyrd Skynyrd e incluso a Bon Jovi, con su clásico Wanted dead or alive.

Continuando con la música en español, Lollapalooza recibirá este año a uno de los mayores exponentes del rock a la uruguaya con La Vela Puerca. Los charrúas que ya llevan más de 20 años en el cuerpo y no es la primera vez que se presentan en Chile, pero cumplen con la cuota que el festival de Perry Farrel ha acostumbrado a la fanaticada local: un número pachanguero sabrosón, anteriormente pasaron Gustavo Cordera -ex vocalista de Bersuit Vergarabat-, Todos Tus Muertos, Villa Cariño, Damas Gratis y Chancho en Piedra, entre otros, pero faltaba la murga y el ritmo uruguayo.

Con un sonido que recuerda a Los Auténticos Decadentes, en cierta forma, o a la misma Bersuit, los orientales liderados por Sebastián Teysera traerán el ritmo latino que se caracteriza por la presencia de vientos y percusiones que recuerdan a batucadas. Algo que se ve reflejado en temas como Va a escampar o El viejo, y que desde eso ritmos que también recuerdan un poco al candombe afroamericano pueden pasar a un reggae más íntimo como es el de Zafar y volver al rock clásico con Llenos de magia. Este domingo a las 14:00 La Vela Puerca se presentará en el Banco de Chile Stage y con un nuevo disco: Destilar que publicaron a mediados de mayo del año pasado.

El trap ha sido la revelación de los últimos dos años, el género que logró desplazar al reggaetón en lo que respecta música urbana mezclando elementos del rap, el hip-hop, y utilizando de base el mismo reggaetón le dio una nueva vida a la escena, basta recordar lo que fue la presentación de Bad Bunny en el Festival de Viña del Mar de este verano, y obviamente no podía estar ausente en esta edición de Lollapalooza, Gianluca, C. Tangana y Rosalía serán los exponentes latinos del género este fin de semana… y la apuesta más interesante es la de la catalana.

Con dos Grammy Latino bajo el brazo, Rosalía hará su debut este domingo a las 18:45 en el Acer Stage, presentando el disco que dio vuelta a España: El Mal querer un álbum conceptual inspirado en la novela anónima del siglo XIII Flamenca. Pero ¿por qué este disco arrasó entre los críticos y los fanáticos? Análisis hay de sobra, hay uno muy bueno en Youtube de Jaime Altozano, pero citando al El País de España “es un disco con doble alma: flamenca y pop. Pero pop entendido en el siglo XXI, año 2018, con las exploraciones electrónicas que triunfan en las listas de éxito del mundo entero”, yo no podría decirlo mejor y es que la catalana mezcla un sonido tan clásico como el palmoteo flamenco, algo que queda demostrado en Malamente, con los sonidos más urbanos que pueden haber, como lo es, incluso, el motor de una motocicleta (De aquí no sales).

Y es que, eso es justamente lo que representa Rosalía, sin pensarlo -tanto- se está transformando en la voz de su generación, aquella que no tiene miedo a mezclar y explorar sonidos, pero sin olvidar de donde viene. Es solo cosa de ver los vídeos con los que ha promocionado su disco, en los que los barrios industriales de Barcelona -lugar en el que creció- juegan un rol importante, ecos que se mezclan en las canciones de un disco que es conceptual, y que cada canción ayuda a construir una historia. Pero no sólo vendrá con canciones de El Mal querer, sino que es probable que interprete Con altura la colaboración con J Balvin que lanzó este jueves y que la reafirma como una de las voces más influyentes del último año.

Si el sábado fue el turno de Portugal, The Man para traer el indie rock a Lollapalooza, el domingo la tarea recaerá en Foals. Los británicos, liderados por Yannis Philippakis, se visitarán Chile por quinta vez, en una relación que podríamos catalogar como compleja. Debutaron en 2011 teloneando a Red Hot Chilli Peppers, pero el público no enganchó con el estilo “onda disco” de Foals que si bien tiene puntos en común con los autores de Californication y Can’t Stop no fue suficiente para los estándares “funkeros” de la fanaticada.

Dos años después tocaron por primera vez en Lollapalooza, pero coincidieron con Franz Ferdinand perdiendo a parte de su público potencial. Pero la “mala suerte” llegaría en 2015, ya que la gira de What Went Down debió ser cancelada dos veces por problemas de salud que sufrió Philippakis. Han pasado cuatro años desde entonces y este año se presentarán este domingo a las 18:00 en uno de los escenarios principales (Banco de Chile Stage).

Además, los británicos se tocarán en Chile a menos de un mes del lanzamiento de Everything Not Saved Will Be Lost – Part 1, su quinto álbum de estudio que tendrá una segunda parte planificada para septiembre de este año. Exits, On the Luna y Sunday son los sencillos con los que han promocionado su última placa y que tienen un cierto aire a Devo pero que actualizado al siglo XXI.

Ahora, es el momento de la decisión difícil porque a la misma hora que se presentará Foals, una de las voces femeninas más potentes del último tiempo hará lo propio en el Acer Stage (20:30 horas): St. Vincent. La estadounidense ha sido comparada con David Bowie, por lo camaleónica que ha sido su carrera: puede pasar del pop más puro -como en Girls Like You en el que canta junto a Cardi B y Maroon 5- a canciones que perfectamente podrían encajar en un álbum de Muse, como es el caso de Masseduction.

Pero incluso al decir esto uno queda corto al momento de explicar el estilo musical de St. Vincent, en estos casos hay que dejar que la música hable por la artista y que mejor ejemplo que Masseduction el disco que la consagró en 2017 y en el que solo sus sencillos son un viaje de estilos. Pasando de New York, una balada pop apuntalada con sintetizadores, pasando por el rock más industrial de Los Angeles -que recoge los samplers utilizados Nine Inch Nails en Year Zero- y las influencias urbanas que demuestra en Pills.

También te puede interesar: