Señor Director,

Llama la atención que una institución tan emblemática y prestigiosa, educadora de grandes figuras históricas de nuestro país, como es el Instituto Nacional, a causa de violentas manifestaciones hoy se vea impedida de realizar su labor de enseñanza.

La educación en Chile paulatinamente está siendo dejada de lado y se está entregando a los violentos, que no tienen intención de solucionar los problemas con diálogo sino que pretenden emplear cualquier medio para lograr sus objetivos, aunque eso implique perjudicar a los mismos estudiantes que dicen defender, lo que justamente sucedió el 2019, cuando impidieron el normal desarrollo de la prueba de selección universitaria.

¿Cómo es posible que un gobierno que aseguró tener a la educación entre sus prioridades permita que estas situaciones sigan ocurriendo? Un gobierno que parece más pendiente de extender vacaciones a quienes ya vieron mermada su educación a causa de la pandemia, en vez de asegurar un ambiente óptimo a los estudiantes en las salas de clase, no puede estar realmente preocupado por la educación de los jóvenes.

Luz María Reyes y Sebastián Alfaro, Coordinadores de Secundarios, Red Movamos

Deja un comentario

Cancelar la respuesta