Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 30 octubre, 2020

Roberto Munita: ¿El retorno del centro?

Abogado, magíster en Sociología y Master in Political Management, George Washington University Roberto Munita

Traer al centro de vuelta, para la derecha, no sólo es posible, sino que es perentoriamente necesario. El aplastante 80/20 exhorta a pensar que es un asunto de supervivencia.

Roberto Munita Abogado, magíster en Sociología y Master in Political Management, George Washington University
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En su cátedra sobre Manejo de Crisis Políticas, el profesor Michael Edwards, de la George Washington University, suele decir que las crisis son un rebaraje del poder. Al final del día, éstas implican ganancia y pérdida de influencia por parte de los distintos actores, y con ello, se reestructura tanto el poder político como el social.

¡Qué duda cabe que mucho de esto se ha visto en Chile en los últimos días! Y qué duda cabe que las enseñanzas que quienes públicamente apoyamos la opción del Rechazo podemos sacar son innumerables. Lo bueno es que, como dice el viejo cliché, las crisis son también oportunidades, y en este caso, el rebaraje del poder incentiva —o más bien obliga— un fuerte golpe de timón y un cambio en la estrategia: el peor error, para los líderes de la centroderecha que promovieron el Rechazo, sería abrigarse en ese leal 20% y seguir hablándole exclusivamente a ellos.

Al contrario, las cifras del domingo abren una tremenda oportunidad para ir más allá del voto conocido. Hace algunos meses escribí en este mismo medio una columna titulada “El centro se fue”, en la que abogaba que —debido a la migración del centro de influencia de la izquierda a sectores más radicales, como el Frente Amplio o el PC— la socialdemocracia y la vieja Concertación no son ahora más que figuras de museo. El centro se fue; de eso no hay duda. La gran pregunta ahora es si la centroderecha lo puede traer de vuelta.

En mi opinión, esto no sólo es posible, sino que además es perentoriamente necesario. El aplastante 80/20 exhorta a pensar que es un asunto de supervivencia. Dentro de los 5.886.421 ciudadanos que dijeron que efectivamente quieren una nueva Constitución, hay absolutamente de todo, y si alguien dentro de la oposición pretende pensar que son todos de izquierda o que no valoran el orden institucional presente, se pegarán un gran costalazo cuando toque elegir convencionales constituyentes. Al contrario, en esos casi 6 millones de habitantes, hay decenas de miles de hombres y mujeres que votaron por Sebastián Piñera, que no quieren una Constitución bolivariana o “a lo Chávez”, y que pueden perfectamente votar, o volver a votar, por Chile Vamos en las próximas elecciones.

El desafío por tanto es hablarle a ellos, sin abandonar, por ello, la comunicación con el 20% que, de forma legítima y por las más diversas razones, votó Rechazo. El desafío para la centroderecha es, finalmente, llegar al centro pero sin dejar su esencia. Se trata de una ampliación, no de un desplazamiento.

En esto tenemos mucho que aprender de la lejana y desahuciada Concertación. El bloque político más exitoso de los últimos años, que gobernó Chile entre 1990 y 2010 tuvo una gran gracia: no era una coalición de centro; tampoco una coalición de izquierda… era, justamente, una coalición que iba desde el centro hasta la izquierda, con un adecuado y ejercitado equilibrio entre ambos polos, capaz de resolver de forma eficiente y poco traumática las tensiones lógicas que se pueden dar entre estos dos mundos.

Así como el Plebiscito del ’88 fue el punto de partida para esta fusión entre centro e izquierda, y dado que hoy los sectores más radicales de la izquierda —que parecen haber dominado culturalmente dicho hemisferio— no quieren saber nada con el centro, se produce hoy un terreno bastante fértil para que el Plebiscito del 2020 sea el punto de partida para una fusión entre el centro y la derecha. Puede que no sea fácil, puede que para muchos no sea el escenario ideal, pero es la única forma de conseguir un relato que le permita a la centroderecha “salir jugando” de esta crisis, y seguir teniendo una vocación de mayoría. Y esto, dicho sea de paso, no es poco para una coalición que, durante los últimos años, ha conseguido llegar dos veces a La Moneda.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO