Después de casi 100 días de negociaciones los partidos políticos lograron sellar un acuerdo para implementar un nuevo proceso constituyente. Entre sus 12 bases se incluye el término terrorismo y se establece que el Consejo Constitucional será integrado por escaños indígenas supranumerarios, asignados de acuerdo al porcentaje de votación efectiva en la elección.

Estos son parte de los temas que abordan Eduardo Cretton y Sergio Giacaman en un nuevo capítulo del Podcast Macrozona Sur.

El ex convencional por La Araucanía asegura que uno de los principales riesgos que ve es que no se respete el acuerdo como se firmó este lunes. Y recuerda que «el acuerdo pasado no contemplaba los famosos escaños reservados y a mitad de camino se incorporaron».

«Si bien, por las bases creo que no hay cabida para la plurinacionalidad, la amenaza sigue latente», asegura Cretton. Argumenta que «hay sectores del activismo mapuche -Pedro Cayuqueo, Elisa Loncón y los intelectuales de ese mundo- que siguen con la tesis de la plurinacionalidad. No la han abandonado, fueron derrotados en las urnas, pero su horizonte político sigue intacto».

El ex intendente del Biobío dista y explica que la plurinacionalidad «fue uno de los conceptos que movilizó a las personas a rechazar, porque generaba incertidumbre y malestar por el trato diferente». «No creo que haya margen para lograrlo. La gente demostró categóricamente que el sentido común pareciera ser más común del que creíamos», sostiene.

«Yo espero que entendamos que Chile es un país y un Estado intercultural, donde todos somos parte, pero que hay distintas culturas que no están aisladas unas de otras», concluye Cretton.

Giacaman: “No puede ser que la región del Biobío quede subrepresentada en el proceso constitucional”

El acuerdo establece la elección de un Consejo Constitucional de 50 ciudadanos y una comisión de 24 expertos designados por el Congreso.

La elección de los 50 miembros se hará de acuerdo con el sistema electoral aplicable a las circunscripciones senatoriales. Según Cretton esto «permite que las regiones tengan mejor representación». Sin embargo, Giacaman asegura que no es un sistema «perfecto».

«No puede ser que la región del Biobío, que está entre las más influyentes del país, quede subrepresentada en el proceso», critica el ex intendente. Explica que cuando la octava región se dividió entre Biobío y Ñuble, Biobío quedó con 3 escaños, teniendo tanta o más población que La Araucanía y el Maule, que tienen 5 cada una.

En cuanto a los «bordes» del documento, Cretton valora que «esté el terrorismo dentro de las 12 bases constitucionales que se presentaron». «Es una victoria cultural para todos aquellos que lo venimos denunciando desde hace décadas», añade.

Y Giacaman asegura que «es muy bueno que estén los estados de excepción constitucional establecidos claramente».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta