No fue imprevisto el cambio de guión en la ceremonia de cierre de la Convención, en la que, contrario a lo que estaba planteado, el Presidente Gabriel Boric ingresó al salón después de los discursos del vicepresidente del órgano constituyente, Gaspar Domínguez, y de la presidenta, María Elisa Quinteros. De hecho, el Mandatario hizo su arribo después de que el ejemplar del proyecto de Constitución que le iba a ser entregado ya había sido firmado.

«Hubo un cambio de diseño porque el Presidente no podía verse tan cercano a la Convención», dijo al respecto Máximo Pavez, quien se desempeñaba como Subsecretario General de la Presidencia al final del segundo gobierno de Sebastián Piñera y que precisamente fue uno de los hombres clave en la instalación de la Convención.

«Lo hicieron así para que no entrara con la Mesa Directiva, para que no se viera reflejado y eso es indisociable. Esa va a ser otra polémica que se va ventilar, que La Moneda va a tratar de que el Presidente esté lo justo y necesario, pero esa señal también llega tarde», agregó Pavez durante su participación en el programa Especial Mirada Líbero, espacio en el que fue analizado en vivo el acto de entrega de la propuesta de Carta Magna al Jefe de Estado.

Mientras se efectuaba la ceremonia, el convencional Hernán Larraín -que fue parte de la mesa- encendió las alarmas en Twitter sobre la simbología que podría tener la ausencia del primer mandatario nacional desde el inicio de la ceremonia. «¿Estará solo al final para evitar ‘contagiar’ el Texto con su gobierno?», publicó.

Desde la perspectiva de Pavez, fue tan patente la intención de deslindar al Mandatario de la labor de la Convención e incluso, mirando al futuro, del resultado que pudiera arrojar el plebiscito de salida, que «él mismo lo dice».

El Presidente Boric fue enfático en partir aguas: «Este proyecto de Constitución y el plebiscito no es ni debe ser un juicio al Gobierno».

«Lo que hace el Presidente es advertir que no están vinculadas las dos finalidades y ahí muestra que claramente hay una preocupación», indicó Pavez .

La directora del Área Constitucional de Libertad y Desarrollo, Natalia González, que también participó en el programa especial de El Líbero, coincidió con Pavez.

«Lo de que el Presidente Boric entrara tarde efectivamente es un diseño, dado lo que están mostrando las encuestas, con el que intentan deshermanar al Gobierno de la Convención, a pesar de que, como vimos, no lo logra en los hechos». explicó González.

De acuerdo con las cifras de la más reciente encuesta Cadem, 51% de los consultados se decanta por el Rechazo, mientras que la desaprobación de la gestión del Gobierno se sitúa en 62%.

«El discurso del Presidente hizo más de un guiño a favor del proceso»

A pesar de la intención de distanciarse de la Convención y de desvincularse del resultado del futuro plebiscito, en criterio de Pavez las palabras del Jefe de Estado fueron claras: «El discurso del Presidente hizo más de un guiño a favor del proceso».

«Solicito la buena fe y la colaboración de todas las autoridades del país, medios de comunicación, partidos políticos, organizaciones sociales y de cada uno de los habitantes. Los invitos a que debatamos intensamente sobre los alcances del texto, mas no sobre falsedades, distorsiones o interpretaciones catastrofistas ajenas a la realidad», pidió el Mandatario durante su discurso.

Natalia González, por su parte, hizo énfasis en otra de las aseveraciones del Jefe de Estado: «Me llamó la atención cuando dijo que sería el pueblo quien tendrá la última palabra sobre su destino, porque todos tenemos claro que no va a ser así».

«Si gana el Apruebo vamos a entrar en un proceso de modificaciones constitucionales para poder implementar el texto, si es que se puede… porque tiene problemas estructurales. Como se desaprovechó la oportunidad vamos a iniciar un proceso constituyente en el Congreso o en la Convención: rechazar para reformar o aprobar para reformar. Eso está claro», aseveró la abogada.

Para Pavez, la Convención fue un fracaso. «Es un sabor amargo porque la gran oportunidad, que era tener un texto consensuado que hiciera sintonía con la ciudadanía, se perdió». 

«Estuvieron todas las condiciones para que esto funcionara bien, no es efectivo que el Gobierno anterior no dio las garantías para que no funcionara, porque eso en los hechos no se condice. Después todo fue responsabilidad de la Convención», sostuvo.

En la Convención «ya están asumiendo una derrota cultural»

El exsubsecretario también se refirió a los dichos del vicepresidente Domínguez. «Claro que siempre hay cosas perfectibles, pero nunca he visto un parlamentario después de un buen acuerdo decir que si a la gente no le gusta lo harán de nuevo, eso no pasa en la política seria», indicó.

«Hay una sensación de que ya están asumiendo una derrota cultural, sea que gane el Rechazo o el Apruebo», sostuvo.

Lo anterior, porque Domínguez hizo referencia en dos oportunidades a las fallas que, admitió, tiene el proyecto que entregaron.

«La Constitución perfecta no existe y esta no es la excepción, no es una varita mágica, pero sí es una caja de herramientas «, dijo durante su intervención. «Soy una persona imperfecta y real, como todos los que redactaron este proyecto y este proceso ha sido así, imperfecto y real», había indicado.

Dado esto, para Pavez es claro que nadie va a hacer campaña con el texto. «Es tan poco defendible que la única posibilidad de defenderlo es no usarlo para su propuesta», dijo. Las razones: la dificultad para su comprensión, el hecho de que se haya instalado la idea de que genera división, las contradicciones que contiene y el dejar desprovista la seguridad pública en muchas materias.

En opinión del exsubsecretario de la Segpres la campaña será «un momento tenso para el país». «La izquierda va a quemar las naves y va a ir hasta el final defendiendo esto (…) El Rechazo tiene la oportunidad de entender que el proceso sigue y ese mensaje tiene que estar muy claro, pero además hay que entender que este no es solamente un texto que no nos gusta, sino que está mal construido. Si gana el Apruebo implementar este texto va a costar una década», aseveró.

«La Convención termina con una ceremonia relativamente solemne, pero ya es tarde»

Contrario a lo que ocurrió en la instalación de la Convención, en la que el himno nacional fue interrumpido por las consignas de algunos constituyentes a favor de los detenidos el 18 de octubre de 2019, en la ceremonia de cierre fue interpretado en dos ocasiones: al inicio, por las Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile, y al final, por el maestro Valentín Trujillo.

«La Convención termina con una ceremonia relativamente solemne y razonable, pero ya es tarde. Se produjo una cosa muy paradigmática de cómo termina este proceso versus como partió», señaló Pavez.

«La Convención se dio cuenta tarde de la importancia que para los chilenos tiene la solemnidad republicana, los símbolos patrios, el respetar el himno nacional», agregó.

La Directora del Área Constitucional de Libertad y Desarrollo también se refirió al tema de los símbolos que se manejaron en la ceremonia. «Cuando se insiste en reafirmar cuestiones que para todos los chilenos son más o menos evidentes pasas a dar cuenta de que es un acto intencional, no algo que naturalmente está fluyendo en la Convención», dijo.

Desde la perspectiva de González, la Convención ha estado repleta de símbolos que no colaboran a una mejor convivencia. La abogada se refirió a la imagen de la bandera fraccionada por círculos de colores, que ha sido el símbolo con el que se ha dado a conocer el proyecto de Constitución y que el vicepresidente Domínguez y otros convencionales llevaban en una especie de pin en las solapas de sus chaquetas

«Ese sigue siendo un símbolo que divide, muestra distintas unidades que no se conectan entre sí, no tienen puntos de unión, no es nuestra bandera, la bandera no aparece», señaló.

Y mientras la jurista se refirió a uno de los símbolos que faltaron en el acto, Pavez puso la lupa sobre uno que tal vez sobró, en el caso del Presidente: «El uso de la banda presidencial está restringido a eventos oficiales».

«Smok valida que la Mesa haya hecho un cambio que le correspondía al pleno»

Análisis aparte merecieron las palabras del secretario de la Convención, John Smok. Su intervención fue corta, pero, en criterio de Pavez, con una clara intención.

«El texto constitucional que tengo la honra de entregar a usted señora presidente y vicepresidente, se ajusta plena y fidedignamente a los acuerdos del pleno y de la Mesa Directiva», dijo Smok.

«Él hizo un gran trabajo, pero claro que da una respuesta, en la que dice la verdad: esto fue un acuerdo entre el pleno y la Mesa, es decir, valida que la Mesa haya hecho un cambio que le correspondía al pleno, pero a estas alturas…», analizó Pavez.

Las modificaciones a las que se refiere el exsubsecretario son las efectuadas la semana pasada fuera del marco del plenario, en las que la directiva, en el artículo referido al veto indígena, cambió la expresión «pueblos y naciones preexistentes al Estado» por «pueblos y naciones indígenas».

La intervención estaba encaminada además a dar cumplimiento a la formalidad de indicar que no quedaban ya más normas por votar. La de ayer fue la continuación de la sesión que había quedado suspendida desde el martes pasado, pues de haberla dado por concluida la semana pasada, como correspondía, la Convención habría quedado disuelta desde ese momento.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta