A pesar de las promesas de campaña realizadas por el Presidente Gabriel Boric, las designaciones que ha realizado en la primera línea del Gobierno no han estado exentas de críticas por primar en ellas el cuoteo político y, particularmente, los “premios de consuelo” a candidatos que fueron derrotados en las elecciones recién pasadas.

El Líbero revisó más de 100 nombramientos importantes realizados por el Presidente Boric y su Gobierno durante su primer mes como Jefe de Estado. La lista incluye ministerios, subsecretarías, delegaciones regionales, delegaciones provinciales y los jefes de gabinete de cada cartera. De los 144 cargos considerados, 46 hoy están en manos de candidatos derrotados en las elecciones de 2020 y 2021.

Asimismo, según información dada a conocer por la cuenta de Twitter @frenteampliodat -la que también fue cotejada por El Líbero-, de los 267 secretarios regionales ministeriales (seremis) nombrados por el Gobierno, al menos 80 fueron derrotados en comicios recientes.

Es decir, casi un tercio (126) de los 411 cargos de la primera línea del Gobierno hoy son ocupados por candidatos derrotados en algunas de las elecciones de los últimos años.

De los 126 totales, 6 corresponden a ministros, 7 a subsecretarios, 8 a delegados presidenciales regionales, 22 son delegados provinciales, 80 son seremis y 3 son jefes de gabinete de los secretarios de Estado. 

Esto poco se relaciona con las declaraciones del mandatario frenteamplista quien durante el período de campaña aseguró: “En el Chile que construiremos no habrá espacio para el pituto, porque es de sentido común, y regularemos el salario del presidente, ministros y parlamentarios”. Una frase que repitió en el segundo capítulo de su franja.

El tuit tomó fuerza luego de que trascendieran las designaciones de los embajadores que representarán al país, que dejaron en evidencia algunos “premios de consuelo” otorgados, sin embargo, dichas nominaciones no están consideradas en el conteo, debido a que varios de ellos no han recibido el “agreement” de los otros países.

Bárbara Figueroa (PC) asumió en Argentina luego de ser derrotada en las elecciones de convencionales constituyentes, Sebastián Depolo (RD) –crítico de Bolsonaro– llegaría a Brasil tras perder en las elecciones de Gobernador Regional y senatoriales 2020 y Javier Velasco (CS) viajaría a España luego de no ser electo Consejero Regional. A su vez, la excandidata presidencial Paula Narváez (PS) representará a Chile en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) luego de su derrota en la primaria frente a Yasna Provoste (DC).

Precisamente en un diálogo con la Asociación de Diplomáticos de Carrera en octubre de 2021, Boric declaró que era necesario hacer una “evaluación del desempeño de los embajadores políticos” para “evitar el compadrazgo, el pituto, el premio porque ‘no ganaste la elección, así que te mando para allá’”.

No naturalicemos el pitutismo, el amiguismo político que muchas veces se genera. No solamente en materia de relaciones internacionales, sino que a todo nivel del Estado”, subrayó el Mandatario entonces.

Pero, según las nominaciones revisadas por este medio, los “premios de consuelo” otorgados tras las derrotas electorales del 2020 y el 2021 han llegado a los niveles más altos del Estado. 

6 ministros y 7 subsecretarios derrotados

Del total de 24 ministros nombrados por el Presidente Boric, seis acaban de perder una elección. Javiera Toro (Comunes) y Antonia Orellana (CS), líderes de las carteras de Bienes Nacionales y de la Mujer, respectivamente, fueron candidatas a convencional constituyente por los distritos 11 y 10. Esteban Valenzuela (PPD), quien ocupa la cartera de Agricultura, perdió la Gobernación de la Región de O’Higgins -en el pasado también perdió la elección de consejero regional en 2017 y el 2009 la parlamentaria-, mientras que Marcela Hernando (PR), actual ministra de Minería, compitió sin éxito por un cupo en el Senado representando a la Región de Antofagasta. En tanto, la canciller Antonia Urrejola (IND) presentó su postulación para ser reelecta como comisionada en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero fue derrotada.

En el caso de los subsecretarios designados por el magallánico, siete de ellos perdieron la elección: tres aspiraban a un cargo parlamentario en la Cámara Baja y cuatro esperaban participar como convencionales constituyentes en la propuesta de nueva Constitución. 

Dentro de los siete se encuentra Miguel Crispi (RD), subsecretario de Desarrollo Regional a cargo del Ministerio de Interior, que perdió la elección a diputado por el distrito 12. Asimismo, la subsecretaria de Derechos Humanos, Haydee Oberreuter (IND), no consiguió un puesto en la Convención en representación del distrito 9, participando de la lista de Apruebo Dignidad como independiente. La actual subsecretaria de la Secretaría General de la Presidencia, Macarena Lobos (IND), fue por un cupo en la lista de Independientes No Neutrales para el proceso constituyente, sin embargo, no resultó electa en el distrito 10.

Si bien en el caso del subsecretario de Interior Manuel Monsalve (PS) no perdió la última elección, y por eso no fue incluido en el conteo de este reportaje, su nombramiento ocurre luego de verse obligado a dejar la Cámara Baja. Con la modificación en la Ley, y tras cumplir el máximo de tres reelecciones, el exsecretario general del Partido Socialista no pudo postular nuevamente y su partido decidió optar por otro candidato para el cupo senatorial.

También se incluyeron en el conteo los jefes de gabinete de los ministros y del Presidente Boric. De los 25 designados, 3 fueron derrotados en una elección reciente. Es el caso de Pía Castelli (Vivienda), candidata a constituyente; Jonatan Díaz (Agricultura), candidato a gobernador regional del Biobío; y Roberto Flores (Transporte), derrotado en las elecciones municipales cuando postuló a concejal por Independencia en 2021 como IND-FA. 

30 delegados presidenciales obtuvieron su “premio de consuelo”

Fue precisamente tras dar a conocer la lista de los 56 nuevos delegados presidenciales regionales y provinciales que el Mandatario subrayó: “El principal desafío de este equipo será impulsar el mandato popular de desarrollar el programa a nivel regional, promoviendo la descentralización que ha recibido el Gobierno y colaborar estrechamente con los gobernadores y gobernadoras regionales en ejercicio”. En este grupo de designaciones está la mayor cantidad de “premios de consuelo” en los cargos de primera línea del Estado designados por el Mandatario.

Dichas nominaciones fueron también cuestionadas, ya que durante la campaña el Presidente propuso eliminar la figura de delegado presidencial con el fin de entregarle más competencias a las gobernaciones regionales. 

En el caso de los delegados presidenciales regionales, 8 de los 16 perdieron la última elección en la que participaron. Cuatro de ellos fueron derrotados en la elección parlamentaria de 2021, y dos en las de Consejeros Regionales. Paola Peña (PC) quedó en el camino para ser gobernadora de Los Ríos y Giovanna Moreira (PL) para convencional constituyente.

En los cargos provinciales el número asciende a 22 de 40, donde la mayoría de los que perdieron elecciones son independientes (6), le siguen los militantes de Revolución Democrática (4) y del Partido Comunista (3). Entre las derrotas priman las municipales y convencionales, ya que 5 fueron aspirantes a concejales, 3 a alcaldes y otros 6 buscaron un cupo para escribir la propuesta de nueva Constitución, sin éxito.

Los seremis derrotados

En el caso de los seremis, que son los representantes de los distintos ministerios en cada región del país, al menos 80 de los 267 nombrados fueron derrotados en elecciones de los últimos dos años. La región que concentra más seremis con «premio de consuelo» es la Metropolitana con 9, seguida de Biobío, Araucanía y Los Lagos (todas con 7).

Deja un comentario

Cancelar la respuesta