«Esto amerita una investigación por parte de la Fiscalía, para ver qué extensión tiene este asunto, porque desde el punto de vista de salud pública es muy importante precisar de cuántas personas estamos hablando y sancionarlas como corresponde, tanto a quienes han sido cómplices al comprar un certificado de vacunación falso, como a aquellas personas que los venden».

Esta fue parte de la reacción del exministro de Salud, Jaime Mañalich, al ser consultado -en exclusiva- con respecto al trabajo de investigación que publicó El Líbero, El fraude en los pases de movilidad, en el que se comprobó que en Chile existe la posibilidad de comprar este certificado sin necesidad de vacunación, por un costo que va desde los 90.000 pesos.

«Por lo que leo del reportaje podría ocurrir que incluso hubiera vacunatorios con un ingreso falso a la plataforma de vacunación del Ministerio de Salud. Esto también tiene que ser investigado, porque implica una fragilidad en cuánto a documentos que generan un respaldo para el diseño de políticas públicas», sostuvo.

De acuerdo con el reportaje en cuestión, existen grupos de Facebook de personas contrarias a la vacunación, en los que los usuarios recomendaban a contactos en Telegram, a través de los cuales se podía adquirir esto certificados mediante pago en bitcoins o libras esterlinas, sin inocularse.

De hecho, aunque no se efectuó el pago, para no incurrir en ningún delito, el equipo de investigación de El Líbero se contactó con varias de las personas que ofrecían la venta del pase de movilidad e incluso obtuvo el testimonio de una persona que sí compró el certificado.

«Nosotros habíamos sabido de rumores o de algunas noticias sueltas en Chile respecto a los permisos, los que se emitían antes, muy al principio, pero ciertamente no pensé que estos negocios internacionales, mafiosos, que tienen que ver sobre todo con los certificados de vacunación, se hubieran instalado en Chile y que habían tanto mafias internacionales como nacionales actuando, por eso la relevancia de esta alerta», señaló el exministro.

Mafias que generan un riesgo sanitario

El exministro, que encabezaba la cartera de Salud justo cuando inició la crisis sanitaria producida por la pandemia del Covid-19, hizo énfasis en que la venta fraudulenta de certificados, más allá de constituirse en la comisión de un ilícito, implica un riesgo sanitario.

«Si en esto hay engaño se produce un riesgo sanitario grave, un peligro para la salud pública muy importante. Cuando una persona que no está vacunada aparece como que está protegida, pone en riesgo a quienes entren en contacto con ella», explicó.

«Es extraordinariamente doloroso que cuando un país se enfrenta a una dificultad como esta, al manejo de una pandemia, haya personas que no solo declaran ser antivacunas y se atienen a las consecuencias de no tener un Pase de Movilidad, sino que haya otras que compran fraudulentamente un certificado que le da derechos que en verdad no tienen, no merecen, porque no han cumplido con las políticas públicas que están determinadas», agregó.

Investigar y fortalecer el sistema de registro

En criterio de Mañalich, además de iniciar una investigación sobre estas ventas fraudulentas de Pases de Movilidad, es necesario fortalecer la confiablidad del sistema de registro de vacunas, para que sea invulnerable.

«Ese fortalecimiento depende fundamentalmente de técnicas vinculadas a tecnología de la información, que las personas que ingresan información tengan que acreditar su identidad a través de su huella digital, para poder verificar quién realmente ingresó una información», señaló Mañalich, quien indicó que por la dinámica que se genera en algunos vacunatorios, puede ocurrir que en un mismo recinto de vacunación un mismo notebook sea manipulado por varios funcionarios de salud.

La tecnología de la información también debe ser usada para impedir el ingreso de hackers en los sistemas. «Hay que hacer una inversión para que eso se perfeccione (…) En el reportaje de El Líbero se corrobora que hay hackers en el mundo que ofrecen servicios a distintos países, incluido Chile, y que son capaces de meterse a las plataformas de datos y generar allí una información falsa», dijo.

El exministro fue claro en explicar que en el Registro Nacional de Vacunación participan funcionarios del Ministerio de Salud, así como muchos vacunatorios que trabajan en convenio con dicha cartera, y que incluso se han puesto en funcionamiento campañas en las que personal va a vacunar a determinados lugares llevando un computador.

«Estos procedimientos tienen que ser completamente impecables, porque si esto realmente se lesiona, en definitiva se afectan todas las campañas posteriores de vacunación: la de influenza, meningitis y otras contra enfermedades graves que podrían ser vulneradas», advirtió.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta