Una boleta de un motel, una de un bar y dos voucher de giros de dinero en efectivo fueron parte de las pruebas, o coartada presentada por Luis Tralcal Quidel en 2015 para intentar despistar a la justicia que lo persiguió por el incendio con causa de muerte del matrimonio Lushinger-Mackay, delito por el cual fueron condenados a 18 años de prisión los familiares Luis (46) y José Tralcal (57), además de Celestino Córdova y José Manuel Peralino. 

Según la sentencia del Ministerio Público del 11 de julio de 2018 –a la que El Líbero tuvo acceso– la defensa de Tralcal Quidel presentó un supuesto recorrido que él habría realizado con su pareja de iniciales L.M. en el día y hora del ataque al matrimonio en la Granja Lumahue, La Araucanía. El trayecto incluía el paso por un cajero automático, un bar y un motel. La conservación y entrega de la evidencia de esas tres paradas fue material de sospecha para la investigación, debido a su perfecto estado e incompatibilidad con la ubicación donde se registró su teléfono celular. 

La defensa hizo entrega de dos voucher del Banco Estado, una boleta del Restobar La Vida y una boleta del Motel Carriot, a simple vista estaban en buen estado de conservación, a pesar de haber transcurrido 3 años, no estaban rotos, considerando que el papel comúnmente se borra, las boletas no estaba arrugadas y su escritura y letras, estaban legibles”, cuestionó Nahisla Vargas, subcomisario de la PDI encargada de revisar dichos antecedentes aportados por la defensa. A pesar de que no le fue posible sostener que se trataba de “boletas falsas”, estas no correspondían a los ejemplares que se le entregan a los consumidores con el rotulado “duplicado cliente”, lo que “altera la normalidad de cómo funciona normalmente la emisión de una boleta de estas características”, según expone en su declaración como testigo. 

La Fiscalía comprobó que en los registros de pasajeros del Motel Carriot no figuraban entre los pasajeros del día 3 o 4 de enero de 2013 Luis Tralcal Quidel ni su pareja L.M. En tanto, el voucher que constataba la extracción de dinero, que también se encontraba íntegramente guardado, demostró que el giro en efectivo se habría realizado justo antes de la reunión en la casa de la Machi Francisca Linconao –que fue absuelta del delito– donde habrían afinado los últimos detalles del incendio que terminó con la vida de los Luchsinger-Mackay. Según consta en la sentencia de casi 700 páginas del Poder Judicial, hay dos giros de dinero efectuados desde la cuenta rut de L.M., uno el 3 de enero y otro el 4 de enero a las 00:26 horas. 

Los documentos presentados por el abogado Sebastián Saavedra no fueron suficientes ni verosímiles para los magistrados. Casi al final de la sentencia que declaró culpable a los Tralcal los jueces señalan que existen inconsistencias en torno a la boleta N° 121434, extendida por Motel Carriot.

“En la tesis propuesta por Tralcal Quidel, ya desechada por cierto, propone que el día 3 de enero de 2013 se dirigió junto a su pareja al bar La Vida de esta ciudad para luego pasar a un cajero de Redbanc a efectuar un giro de dinero, específicamente a las 00:26 horas, lo que necesariamente sitúa ‘dicha ida al Motel’ en el día 4 de enero de 2013, y no en la fecha en que fue emitida la boleta en análisis (3 de enero de 2013)”, sostiene el documento emitido por el Tribunal.

Estas dudas, sumadas a la triangulación de su teléfono celular, hicieron que los magistrados desestimaran la coartada de Tralcal Quidel. El perito Iván Rubilar comprobó que la noche del 3 de enero del 2013, Luis Tralcal hizo cuatro llamadas desde la antena que cubre el domicilio de la machi Francisca Linconao y que recién el 4 de enero, alrededor de las 10 de la mañana, su celular pudo localizarse en Temuco.

La geolocalización de los teléfonos celulares, la investigación en sí misma y sobre todo, la declaración de José Peralino fueron claves para determinar la participación en los hechos de Luis Tralcal y de su tío José, más conocido como el “alcalde”, quien daba las órdenes durante la comisión del delito. De acuerdo con el relato del fallo, los familiares Tralcal iban en el primer grupo de ataque e ingresaron hacia la cocina disparando. Luego, ambos rociaron la cocina con acelerante y prendieron fuego a la casa con la pareja adentro. 

José y Luis Tralcal fueron condenados a presidio perpetuo el 11 de junio de 2018 por el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, sin embargo, en octubre de ese mismo año la Corte Suprema recalificó el delito, eliminó su carácter terrorista y bajó la pena de presidio perpetuo a 18 años. Por solicitud de su defensa, en 2020 consiguieron que la Corte de Apelaciones de Temuco les abonara el tiempo que estuvieron en prisión preventiva por el llamado caso TurBus –un atentado que en 2009 afectó un bus con 40 pasajeros y a tres camiones–. 

Así, Luis Tralcal Quidel restó 1.389 días a su condena por el caso Luchsinger-Mackay y José Tralcal Coche, 1.297 días. El abono equivale a alrededor de tres años y medio cada uno. El año pasado sumaron más días abonados, por lo que para el sistema legal los familiares Tralcal llevan casi nueve años cumpliendo su condena –a pesar de llevar menos de 4 de prisión efectiva– por lo que han podido acceder a otros beneficios como la libertad dominical recién otorgada por Gendarmería y que podrán gozar desde hoy. 

Participación de el “alcalde” 

Bajo las mismas condiciones y beneficios que su sobrino Luis Tralcal Quidel se encuentra José Sergio Tralcal Coche, apodado “alcalde” por el resto de los involucrados en el delito. José Peralino, el tercero de los cuatro condenados, tuvo condiciones distintas porque actuó como testigo. El 23 de octubre de 2015 el comunero entregó un testimonio que fue clave para la resolución del caso, lo que rebajó su condena a 5 años, con el beneficio de libertad vigilada.

En ese testimonio detalló: “El alcalde de apellido Tralcal, quien tomó la palabra y quien dijo que había que quemar la casa del gringo (Werner Luchsinger), se fueron pasando armas, escopetas, pistolas y revolver, en el lugar había tres bidones con combustible que debían ser llevado para quemar la casa”. 

El relato continúa diciendo que Tralcal Coche era quien daba las órdenes al resto del grupo, que se preocupó de organizar al resto para ir en camionetas hasta la Granja Lumahue, y que, incluso, había sido él quien llevó 3 bidones blancos, viejos, de 20 litros, con bencina hasta la reunión. Su abogado, Pablo Ortega Manosalva, lo describe en su defensa como “padre de familia, tiene cinco hijos, respecto de todos quienes efectuó un resumen de sus actividades curriculares…un dirigente conocido, y además reconocido”. A su juicio –y contrario a las pruebas recabadas– su representado “no tiene participación en los hechos y cumplía cautelar en su domicilio”.

Como prueba material el abogado incorporó un libro de cumplimiento de medidas cautelares, ya que Tralcal Coche cumplía desde el 14 de octubre de 2010 con arresto domiciliario nocturno, pero el primer control que se hace el 2013 es el 7 de enero, cuatro días después del atentado. Además, su teléfono celular también se posiciona en las celdas y antenas que cubren el domicilio de Francisca Linconao, al igual que el de los otros involucrados. 

La “nula” posibilidad de que cumplan la condena completa

La participación y defensa en el crimen de los Luchsinger-Mackay, ocurrido en 2o13, toma relevancia ya que nuevamente los Tralcal obtuvieron un beneficio carcelario. La tarde del martes 22 de marzo de este año Gendarmería informó, a través de un breve comunicado, que a José Tralcal Coche y Luis Tralcal Quidel se les concedería el beneficio de libertad dominical y trimestral, del que podrán hacer uso desde hoy y que ha generado grandes críticas desde la oposición. 

Es por esto, y por el historial de beneficios que tienen los Tralcal en materia judicial, que el abogado de la familia Luchsinger-Mackay, Carlos Tenorio, sostiene: “La verdad es que la posibilidad de que cumplan la condena en el tiempo por el cual fueron sancionados es inexistente, estos tipos se van a ir con libertad condicional en un muy corto plazo”.

La decisión del organismo dependiente del Poder Judicial ocurre tras 22 días de huelga de hambre líquida por parte de los Tralcal, una presión que podría haber influido en la decisión de Gendarmería, justamente en semanas en que se han registrado atentados pidiendo la liberación de los “presos políticos mapuche”, como se hacen llamar José y Luis Tralcal.

Este tipo de presiones, dice Tenorio, “son innegables”. “Desde que empezaron esta huelga, las distintas autoridades se han visto expuestas a tomar decisiones en su beneficio con la finalidad de que los huelguistas no sufran consecuencias fatales o irreparables y eso ha abierto una caja de pandora que podría ser replicada el día de mañana por otros reos condenados”, asegura.

Los Tralcal comenzaron una huelga de hambre el pasado 2 de marzo –forma de manifestación a la que ya recurrieron en 2017– para presionar la entrega de beneficios. Ambos condenados escribieron y firmaron una carta en la que se dicen “preso político mapuche”, informando el comienzo de la huelga de hambre. Como exigencia pedían “salida dominical y trimestral” –concedida por Gendarmería– y “libertad condicional sin la necesidad de declararse culpable de un hecho que no cometí”.

El abogado asegura que la sanción penal de 18 años de prisión “ha quedado virtualmente en desuso, en ridículo, porque son personas que cometieron un delito gravísimo y que van a terminar estando en una situación extraordinariamente cómoda versus la población penitenciaria general en Chile, y que ya tienen posibilidades de salida dominicales con el riesgo además que ya conlleva de que no sé si van a darse a la fuga como han sido otros casos”. 

El beneficio de la salida dominical ha generado serias dudas debido a la trayectoria de los Tralcal quienes estuvieron prófugos tras la condena del 2018, hasta el 26 de febrero de 2019 cuando fueron detenidos en Santiago. La bancada de diputados RN incluso recurrió a Contraloría la mañana del viernes para que se pronuncie respecto de la legalidad del accionar del consejo técnico, asegurando que “debiera dejarse sin efecto”. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta