COLUMNAS DE OPINIÓN

Manuel Bengolea

Economista

El “estallido social” les ha costado a los contribuyentes -no a los políticos que lo celebraban, por supuesto- una fortuna. Entre nuevos planes sociales sin financiamiento, más la destrucción de activos diversos (metro, supermercados, etc.), estamos hablando fácil de US$20.000. ¿Se imaginan lo que se podría haber hecho con esos recursos para enfrentar el doloroso impacto del “coronavirus”?

Seguir leyendo