COLUMNAS DE OPINIÓN

Eugenio Yañez

La exhortación post sinodal “Querida Amazonía” debe haber sorprendido tanto a moros como cristianos, a destra como a sinestra, y a más de algún “vaticanista”. Se esperaba con mucha expectación, e incluso con algo de morbo, si el Papa aceptaría o no la propuesta del Sínodo de la Amazonía, de ordenar sacerdotes a hombres casados, y que las mujeres puedan ser ordenadas diaconisas. Para sorpresa de los expertos, ninguno de los dos aspectos fue abordados directamente en el documento.

Seguir leyendo