A las 14:30 horas del miércoles aterrizó en Chile un avión proveniente de Caracas, mismo que usó Nicolás Maduro la semana pasada para su gira por Europa y Asia. La aeronave es operada por la aerolínea estatal venezolana Conviasa y antes, por la iraní Mahan Air. Ambas están sancionadas por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Conviasa por atentar contra la democracia y la Mahan Air por sus vínculos con organizaciones terroristas de Irán.

Esta fue parte de la información que publicó el miércoles El Líbero y que causó revuelo debido a que hace unas semanas aterrizó en Argentina un avión de Emtrasur, filial de Conviasa, piloteado por un integrante de Al Qud que fue imputado por ser sospechoso de terrorismo.

En un nuevo Especial Mirada Líbero, Gabriel Zaliasnik, ex presidente de la comunidad judía, aseguró que la llegada de dichos aviones es solo un ejemplo de la intervención en la región. «Tiene que ver con el intento de injerencia de Irán en Latinoamérica, que ha usado a Venezuela como cabeza de playa», dijo el abogado. Zaliasnik advirtió que «esa colaboración es cada día más evidente» y que en la medida que las autoridades «se acerquen a regímenes dictatoriales como Venezuela -socios estratégicos de Irán- lo que están haciendo es traer más cerca de Chile la amenaza iraní».

«El Presidente Boric no puede darse el lujo de permitir que, bajo su mandato, Irán haga de Chile una base para su propósito terrorista. No somos un satélite de Irán y no debiéramos serlo«, enfatizó.

De acuerdo con el abogado, en esta situación «se ven las dos almas de este Gobierno». Por un lado el Presidente Gabriel Boric, quien «ha sido bastante claro en su condena a las violaciones de derechos humanos en Venezuela, Nicaragua». Y por otro, «los sectores del Partido Comunista y particularmente Daniel Jadue, que abrazan a Nicolás Maduro, lo enaltecen, y controlan la otra alma», apuntó. 

«Para Irán, la guerra santa contra Israel no tiene límites fronterizos»

«Ese avión que pertenecía, o quizás todavía pertenece a Irán, pero que encubiertamente está siendo operado por Venezuela, era el brazo de transporte de armas para grupos terroristas como Hezbollah en el Líbano. De ese calibre de terrorismo estamos hablando», sostuvo el profesor de derecho penal.

Según Zaliasnik, el tema no puede abordarse con «ingenuidad», ya que se trata de un país que «está desarrollando armas nucleares con el declarado propósito de destruir al Estado de Israel». Aseguró que ese régimen ha atacado comunidades judías a través del mundo, por lo que «la guerra santa no tiene límites fronterizos».

«Cuando uno tiene libremente volando a un avión que ha pertenecido a grupos que trafican armas y recursos para financiar el terrorismo a nivel mundial; el Gobierno debe tomar medidas para el resguardo de su propia población civil», dijo.

Y advirtió: «El extremismo fundamentalista islámico, unido a sectores que se dicen ampliamente progresistas y a dictaduras como la de Venezuela; me parece que son un cóctel demasiado atemorizante«.

«Preocupa si nuestras autoridades están tomando los resguardos»

«Estamos hablando de regímenes que no dudan a la hora de cometer atentados. Como ciudadano chileno de origen judío preocupa si nuestras autoridades de Gobierno están tomando los resguardos para evitar que Chile sea blanco de un atentado terrorista», detalló.

«Lo mínimo que podemos exigir es que el Gobierno asegure un país donde podamos vivir no expuestos a amenazas del terrorismo», añadió el abogado.

A su juicio, Chile está «particularmente vulnerable» por el poco respeto a la ley, la situación en la Macrozona Sur y el proceso constituyente. Por ello, advirtió: «Yo miraría con mucho cuidado qué es lo que está entrando y cuál es el sentido de este tráfico aéreo entre Caracas y Chile; porque normalmente esos aviones vienen primero de Teherán o de Damasco a Caracas».

«Hay muchas cosas que ameritan una investigación como se está haciendo en Argentina», apuntó. Finalmente, hizo un llamado a la Cámara de Diputados a citar a las autoridades pertinentes para develar «qué hay detrás de este tráfico aéreo Teherán-Caracas-Santiago; porque nos pone en la ruta del terrorismo internacional».

El impacto del reportaje de El Líbero en la región

El reportaje exclusivo de El Líbero publicado el día miércoles, en el que se da a conocer el aterrizaje de este avión venezolano-iraní en Chile, ha sido replicada en distintos medios de comunicación de la región.

El diario El Nacional de Venezuela señaló que “el miércoles aterrizó en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, en Santiago de Chile, un avión venezolano que está sancionado y que fue utilizado por Nicolás Maduro en su gira por países euroasiáticos y africanos, informó el portal de noticias chileno El Líbero”.

El portal de noticia argentino, Infobae, también replicó el reportaje de El líbero, señalando en su título que “Otro avión venezolano sancionado por EEUU aterrizó en un aeropuerto sudamericano”, haciendo alusión a que el caso del avión Emtrasur varado en Argentina no es el único.

Clarín también llevó el tema en su web y el diario Monitoreamos reveló que el avión que aterrizó en Chile ha estado también cuatro veces en Argentina.

A raíz de eso, el diputado de oposición de ese país, Waldo Wolff, solicitó vía oficio al gobierno de Alberto Fernández que se suministre la nómina completa de los tripulantes de la aeronave en esos cuatro vuelos. Además, pidió que se brinde “información precisa respecto de la titularidad de la aeronave, detalle el itinerario de cada vuelo y los motivos de su paso por la República Argentina”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta