Ni uno ni dos, sino que al menos cinco son los familiares y cercanos a la diputada Claudia Mix (Comunes) que hoy ocupan algún cargo en el aparato estatal. Designaciones que, en su mayoría, fueron realizadas tras la llegada del Presidente Gabriel Boric al poder y que desataron las críticas hacia la parlamentaria, incluso desde su partido. Una investigación de El Líbero constató los nexos entre la parlamentaria frenteamplista y los cargos en cuestión.

Fue hace una semana que la ex candidata a la Gobernación Metropolitana, Karina Oliva, lanzó los dardos contra su ex compañera de partido, Claudia Mix, por medio de un escrito presentado en el tribunal supremo de Comunes.

En el documento, la ex candidata señala haber sido víctima de «acoso» por parte de Mix, ya que la ex directiva del partido -que por entonces lideraba la ex pareja de Oliva- le había manifestado a la diputada que era inaceptable que estuviera presionado en municipios para que contrataran a sus parientes.

“Ellos dijeron que era inaceptable que la diputada ejerciera presión política y tráfico de influencias para conseguir que sus parientes y su pareja fuesen contratados en algún municipio sin mediar procesos de selección, ni concursos de ningún tipo”, dice parte del texto.

Una revelación a manos de la polémica ex candidata que caló profundo en el Frente Amplio, pero que no es la primera instancia donde se acusa a Mix de ejercer presiones.

Un Mix de vínculos

Gerardo Flores es pareja de Mix y hace una semana asumió como Seremi de Deportes en la región de O’Higgins. Su nuevo cargo levantó las molestias dentro de una facción de Comunes, desde donde enviaron una carta a la directiva nacional del partido que acusaba que la designación representaba “cuoteo y nepotismo que debemos jubilar en la política chilena». Asimismo, destacaron que vieron con “sorpresa” el hecho ya que era un nombre que a la fecha no conocían y que no había “participado del partido ni de nuestra coalición en la región».

«Al no ser identificado en la región por los actores políticos de Apruebo Dignidad y no haber participado de la campaña presidencial ni de alguna otra candidatura nuestra en la región, procedimos a solicitar información de su persona a nuestro compañero en la comisión de instalación de Gobierno y pudimos enterarnos que fue parte de la administración municipal del DC Alberto Undurraga en Maipú y que actualmente es pareja de la Diputada Claudia Mix«, explica el documento.

No pasó mucho tiempo para que Mix saliera en defensa de su pareja. «Las postulaciones se hicieron a través del partido y es el partido el que tiene que responder sobre esa postulación», dijo. En la misma línea insistió en que «aquí lo que hay detrás de estas acusaciones es desesperación de parte de quienes hoy día están fuera del espacio político».

Su red dentro del aparato estatal se extiende también a sus hermanos. Por medio de una bienvenida virtual, la Secretaría Regional Ministerial de las Culturas de Valparaíso comunicó la llegada de Patricia Mix al equipo como seremi.

“Damos la más afectuosa bienvenida a Patricia Mix Jiménez, narradora oral, gestora cultural y educadora comunitaria, de destacada trayectoria en el mundo cultural de la Región de Valparaíso, quien asume como seremi de las Culturas”, señaló el organismo a través de su cuenta en Twitter el pasado 7 de abril.

De esta forma, oficializó el fichaje que había quedado en entredicho tres días antes, cuando la hermana de la diputada habría ido a trabajar a las oficinas y se le dijo que su designación aún debía ser ratificada.

Otro hermano de la diputada que trabaja en el aparato estatal es Thomas Mix, en la División de Gestión y Desarrollo de Personas del Ministerio de Salud. Sin embargo, está en el cargo desde hace algunos años y no ha sido nombrado por el actual gobierno. 

Dentro de los cercano a Mix que trabajan para el Estado está Víctor Villar. La pareja de la hija de la diputada y militante de Comunes cumple funciones en la Municipalidad de Maipú.

Asimismo, la exencargada territorial de la campaña de Mix, Stephanie Duarte Moreno, se benefició tras ser designada por el Presidente Boric como delegada de la Gobernación Provincial de Talagante.

La actual delegada tampoco ha estado ajena a las críticas. En medio de las protestas de 2019 circuló un video donde, en medio de barricadas, grita: “¡Vecinas y vecinos de Peñaflor y Malloco, estamos hoy día en la huelga nacional convocada por Unidad Social (…). En Ukamau solidarizamos completamente con los compañeros de Lo Hermida en Peñalolén, estas barricadas son por ellos y no puede ser que el gobierno nos siga reprimiendo. Estamos con ustedes los pobladores del Ukamau!. ¡Arriba las y los que luchan!”.

Algunas fuentes señalan a El Líbero que otro pariente de Mix trabajaría en el Estado. Se trataría del hijo de la parlamentaria, Ariel Jara Mix, quien se desempeñaría como jefe de gabinete de Duarte en la Delegación Provincial de Talagante.

Tras varios intentos para contactar a la entidad gubernamental para verificar que Jara se desempeñaba en dicha dependencia, un recepcionista derivó la llamada a la secretaria que, sin negar que Jara trabajara allí, tomó los datos e insistió en conocer el propósito de la solicitud de información. Aseguró que devolvería el llamado, pero hasta el cierre de esta edición no se contactó.

Los nudos dentro de Comunes

La influencia de Claudia Mix en la mayoría de estas designaciones ha molestado a otras facciones dentro de su partido. Asimismo, esos grupos resienten las condiciones en que se darán las elecciones internas de la colectividad, convocadas para el próximo domingo 8 de mayo. Aseguran que hasta la fecha no se ha dado a conocer el padrón del proceso y arremeten contra la actual presidenta del Tricel del partido, Sara Sánchez. La líder es nuera –pareja del hijo– de la diputada Mix. 

“Quienes firmamos esta carta nos vemos en la obligación de poner una alerta democrática, cuando nos hemos enterado que quien preside el Tricel es familiar directo de la actual Diputada Claudia Mix, quien es candidata al Consejo Político del partido. Además, todo se opaca aún más al enterarnos que una de las compañeras que va como candidata a la Secretaría General del Partido en una de las listas (Unidxs) es actualmente funcionaria directa de la Diputada Claudia Mix”, dice parte del texto de Comunes.

De la misma forma, declararon: «Esto nos parece muy complejo pues nos preocupa que esta red de relaciones e influencias familiares y laborales pueda significar que hay un sector que está recibiendo información privilegiada sobre el proceso de elecciones internas de Comunes, dañando vitalmente la posibilidad de celebrar un proceso justo y democrático».

El compromiso con la izquierda

Pero estas polémicas de la diputada frenteamplista no son novedad. Y es que en su corta trayectoria como parlamentaria ha protagonizado otros episodios que han sacado ronchas. En 2018, por ejemplo, fue muy cuestionada cuando –en conversación con La Tercera– negó la violación a los DD.HH. en Venezuela y Nicaragua.

“Existe una evidente polarización social manifiesta que ha generado enfrentamientos y violencia que tanto la oposición como el gobierno no han sabido resolver. Sin embargo, sabemos que se está haciendo lo posible para encontrar el rumbo hacia una solución pacífica y que no tenga más víctimas”, complementó.

Apenas un mes antes de sus declaraciones, la diputada Mix viajó hasta La Habana, Cuba, para asistir al XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo. En compañía de otros representantes de la izquierda chilena –entre ellos, la actual senadora Claudia Pascual (PC), el diputado Boris Barrera (PC), el ex senador Alejandro Navarro y su actual denunciante, Karina Oliva– abordaron la crisis que vive Nicaragua y rechazaron “el injerencismo e intervencionismo extranjero del gobierno de Estados Unidos a través de sus agencias” en el país centroamericano.  

Deja un comentario

Cancelar la respuesta