Los atentados en la Macrozona Sur han cobrado la vida de cuatro personas en lo que va de 2022, incluyendo a un joven mapuche de 22 años en el Biobío y de un agricultor de 68 en La Araucanía. Decesos que se registraron justo cuando el Congreso prorrogó por séptima vez el Estado de Excepción Constitucional (EEC) en cuatro provincias de la zona.

Para el Secretario General de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Juan Pablo Matte, los hechos son lamentables, «porque la verdad es que son bastante objetivos y claros. La situación que se vive en la Macrozona Sur es dramática, ese es el adjetivo, no hay otro, en que hay una sensación de miedo atroz. He estado en muchas oportunidades ahí y realmente nadie merece vivir de esa manera».

En el programa radial Mirada Líbero en Agricultura, Matte plantea que lo que ha permitido el Estado de Emergencia presentado por el Ejecutivo no ha logrado «eliminar ni erradicar la enorme violencia permanente de la zona porque no es una cuestión que se resuelva en un par de meses». Sin embargo, confirma que los hechos objetivos hablan de una importante caída en las usurpaciones y en los hechos de violencia, «que si bien siguen ocurriendo, éstos han ido disminuyendo sustancialmente y se ha podido detener a personas gracias a justamente una serie de acciones de control policial».

Datos de la Unidad de Coordinación de Seguridad de la Macrozona Sur dan cuenta de que desde que se decretó el estado de emergencia por primera vez el 13 de octubre del año pasado, los hechos de violencia en las provincias de Malleco, Cautín, Biobío y Arauco se redujeron en un 48%, los atentados incendiarios un 23% y las usurpaciones un 69%. Las autoridades dan cuenta de 140 detenidos y 58 mil controles realizados por las policías con apoyo de las FF.AA. Es por esto que el Gobierno actual ya ha manifestado su intención de que el Estado de Excepción se extienda hasta el 11 de marzo.

No obstante, el presidente electo Gabriel Boric, ya anunció que al asumir no renovarán el Estado de Excepción en la Macrozona Sur, apuntando a que esta medida «no es la solución».

Tras la negativa del presidente electo, Juan Pablo Matte, critica que Boric «se olvida qué pasa con los derechos humanos de quienes viven ahí, en total indefensión, de falta de Estado y de miedo para ellos y sus familias. Es lamentable y a ratos inentendible, por eso esperamos que asumido el nuevo presidente y sus autoridades puedan reevaluar esta decisión».

La importancia del sector agrícola en la nueva Constitución

Para Matte, el sector agrícola debe estar consignado en la nueva propuesta de Constitución que los convencionales están redactando. «Desde un principio tomamos la decisión, como buen chileno, de participar activamente en este proceso, y desde un inicio tomamos contacto a través de la Ley de Lobby con varios convencionales para darles a conocer nuestras necesidades», afirma.

Y es que desde la Sociedad Nacional de Agricultura son tres las iniciativas populares de norma que presentaron para que sean discutidas y, ojalá, incluidas dentro del proyecto de nueva Constitución.

La primera iniciativa que impulsaron se refiere a la seguridad alimentaria y tratados de Libre Comercio, otra apunta al agua como recurso humano fundamental y finalmente la última habla sobre la importancia del desarrollo de la ruralidad en nuestro país.

Matte asevera que la importancia de las propuestas radica en que «la agricultura ha estado expuesta a muchos vaivenes como siempre, y estos últimos años a la pandemia. El campo no ha parado, y no ha parado porque el campo lo que produce es alimento para Chile y para el mundo. Entonces, creemos que eso debiera ser una derecho humano fundamental».

La iniciativa referida a la Seguridad Alimentaria, explica, «se puede llevar adelante en la medida en que se permita un libre emprendimiento, un adecuado desarrollo de infraestructura rural, particularmente en la infraestructura hídrica y también en el libre intercambio con mercado internacionales, para estar conectados con el mundo».

Indica que, desde hace muchos años, Chile definió una forma de desarrollo a partir de relacionarse con el mundo, bajando sus aranceles, compitiendo con agricultores de todo el mundo para la producción de alimentos y «con eso, al final, se han visto beneficiados todos los consumidores, es el consumidor el que tiene un acceso de alimento oportuno, nutritivo y al mejor precio posible», sostiene el experto.

Por otro lado, subraya que la segunda propuesta titulada Chile un país rural y agrícola viene a solucionar los problemas del mundo rural.  «El 70% de las comunas en nuestro país son rurales, pero hay problemas de conectividad, problemas de vivienda, problemas de educación y problemas de esparcimiento, por eso es que necesitamos que el mundo rural sea priorizado, y eso es lo que buscamos con esta iniciativa de norma presentada».

Finalmente, la tercera propuesta refiere al Agua como un elemento básico para la vida. «Por supuesto, con una priorización en el consumo humano y de saneamiento, pero también el agua como elemento básico para la vida humana, animal y vegetal», enfatiza.

Agrega, que además proponen tener una institucionalidad distinta que no dependa de un ministerio o de un gobierno de turno, «sino más bien un agencia del agua que tenga la mirada de mediano a corto plazo».

En este sentido, el hecho de que la SNA busque garantizar estos derechos, es porque advierten que se han visto de alguna manera amenazados: «Nos parece una locura que algunos convencionales extremistas quieran revisar los tratados de libre comercio que Chile ha firmado, eso atentaría contra una seguridad alimentaria para la población».

Para ser aprobadas, las propuestas requieren de un mínimo de 15.000 firmas y el plazo se termina el próximo el 1 de febrero, por lo que para Juan Pablo Matte es importante que mucha gente participe en este proceso. «Necesitamos las 15 mil firmas, estamos todavía abajo y esperamos que estas iniciativas puedan llegar a la nueva constitución», concluye.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta