Faltan casi cuatro meses para el plebiscito de salida del 4 de septiembre, donde se deberá ratificar o no el proyecto de nueva Constitución. El debate en este sentido está abierto. La opción de rechazo supera la del apruebo en distintos sondeos de opinión. Y las mediciones dan cuenta de que la ciudadanía está abierta a que se analice una tercera vía o «plan B», en caso de que se concrete este resultado; y que sean, por ejemplo, expertos los responsables de redactar el texto constitucional.

Al mismo tiempo, el gobierno del Presidente Gabriel Boric está cumpliendo apenas dos meses, pero ya la aprobación ciudadana no le favorece. De estos temas conversaron, en un nuevo Especial Mirada Líbero, el gerente de Asuntos Públicos de Cadem Roberto Izikson, el director de Criteria Cristián Valdivieso, el gerente de Panel Ciudadano-UDD Juan Pablo Lavín, y a la directora del área social de la agencia de marketing digital Retarget, Bárbara Biskupovic.

Izikson: «Es el primer Presidente sin ‘luna de miel'»

Las últimas mediciones han evidenciado una caída en la popularidad del gobierno y del Presidente Gabriel Boric. Eso, pese a que en el último sondeo de Plaza Pública Cadem, la aprobación del Mandatario mejoró por primera vez desde que asumió y alcanzó un 38%, con una desaprobación de 53%.

«Es el primer Presidente sin ‘luna de miel’ (…). Él se queda con su capital político más cercano y se le arrancan los segmentos más alejados, pero esto le ocurrió en solo cuatro o cinco semanas. Los chilenos han perdido la paciencia con los gobiernos», sostiene Izikson.

El gerente de Asuntos Públicos de Cadem señala que existe «un proceso de frustración de expectativas, y en el control del orden público, sobre todo en Plaza Italia y en La Araucanía».

Y a esto se suman los errores cometidos por la jefa del gabinete Izkia Siches que denunció erróneamente en el Congreso que un avión con ciudadanos venezolanos expulsados regresó con todos ellos a Chile; su fallido intento por ingresar a la comunidad Temucuicui en La Araucanía, hablar de la existencia de «presos políticos», su reacción apresurada al calificar como «gravísima» la acción del carabinero que tuvo que disparar al suelo tras ser atacado por una turba, cuestionar el actual sistema de justicia, o la incomodidad que generaron en Argentina sus referencias a “Wallmapu”, asunto en el que también debió intervenir Boric en su visita oficial, o cuando señaló que el gobierno no sería «neutral» en el plebiscito del 4 de septiembre.

A propósito de los errores de la ministra Izkia Siches, Izikson afirma «que han sido muy complejos. Los ministros están llamados a ser contenedores o fusibles de los presidentes y la ministra Siches parecía un colador, porque todo le llegaba al Presidente, no logró contener ninguna crisis».

Y a esto agrega aspectos económicos, ya que el gobierno no ha contado con instrumentos como el IFE universal o los retiros de fondo de pensión, que llegaban directamente al bolsillo. Mientras la inflación sigue al alza.

La caída de popularidad del Jefe de Estado no es solo reseñada por Cadem. La medición de Criteria dada a conocer el 5 de mayo revela que un 33% respalda la labor del Presidente -un descenso de nueve puntos en un mes-; mientras que un 52% lo desaprueba, nueve puntos más que en la encuesta previa.

«En rigor uno se sorprende por la rápida caída del gobierno, pero al final del día, entre caerse en la semana 10 o 30, o bien en la primera semana en cuatro años, no hay tanta diferencia. Y lo importante es cómo los gobiernos son capaces de entender qué es lo que está pasando y cuál es el mensaje que le está enviando la ciudadanía», argumenta el director de Criteria Cristián Valdivieso.

Para Valdivieso, «la coalición del gobierno del Presidente lo tiene en una encrucijada. Hay dos almas adentro y tiene que ver cómo negociar con ellos… Las señales no han sido positivas, pero han sido esperables (…) hoy las lunas de miel se van a dar entre que el Presidente es electo, hasta que asume».

Por su parte, el gerente de Panel Ciudadano-UDD Juan Pablo Lavín señala que «hay que tomar en cuenta que el voto de Boric tuvo mucho voto «anti Kast», lo que explica parte de esa baja precipitada en la luna de miel.

¿El futuro del gobierno amarrado a la Convención?

Las distintas mediciones muestran que se ha consolidado la opción rechazo que, de acuerdo con Plaza Pública de Cadem, lleva seis semanas consecutivas superando al apruebo. Los resultados de este sondeo indican que 48% (+2pts) dice que votaría rechazo en el plebiscito de salida que se realizará el 4 de septiembre, frente al 35% (-1pto) que asegura que aprobará el nuevo texto. 17% (-1pto) no sabe o no responde.

Agenda Criteria, por su parte, muestra que si hace un mes 33% se inclinaba por aprobar la propuesta de nueva constitución, en abril ese porcentaje bajó al 31%. Mientras que quienes se inclinan por rechazar la propuesta, crecen 9 puntos y pasan de 30% a 39%, un aumento de 18 puntos porcentuales en dos meses.

A su vez, un sondeo de Panel Ciudadano presentado a principios de abril coincidió en que el rechazo estaba prevaleciendo. En ese momento, concluyeron que el rechazo alcanzaba el 36% de las preferencias y el apruebo el 33%.

Respecto a la relación entre la Convención Constitucional y el gobierno, Lavín sostiene que «mientras la Convención sube, Boric sube y viceversa. Es difícil determinar si es la Convención quién arrastra al Presidente, o el Presidente a la Convención, pero de todos modos hay una relación directa».

No obstante, Izikson señala que «estando de acuerdo con que hay una correlación alta entre la aprobación a Boric y a la Convención, tengo la impresión de que no es la principal razón por la cual el Presidente ha perdido aprobación. Es un factor desde lo simbólico sí, pero primero tiene que ver con el factor económico, ya que el gobierno ha tenido que enfrentarse sin IFE y sin retiros, y con una inflación al alza».

Por su parte, Valdivieso afirma que «el rápido amarre del Presidente a la Convención de alguna manera contribuyó a tirarlo abajo, porque la Convención venía desacreditada hace un buen rato», y que «las cosas se van retroalimentando, si el Presidente pierde apoyo ciudadano, la Convención también puede irse desgastando, porque el principal promotor de la Convención, que es el Presidente, está muy deteriorado. Y podemos terminar en un plebiscito de salida en relación al gobierno«.

Qué pasará en el plebiscito

Sobre las razones por las que el rechazo ha ido aumentado, según las mediciones, Izikson explica que «es debido a la desconfianza en los constituyentes» y «el desacuerdo con las propuestas en general. Los chilenos no quieren plurinacionalidad, no quieren dos sistemas de justicia, no quieren una relativización de derechos de propiedad sobre fondos de pensiones, quieren libertad de elección, etc».

Por su parte, Valdivieso anticipa que «el juego se va a terminar dirimiendo más bien por aquellas personas que no votaron en el plebiscito de entrada, si es que votan. Porque pese al voto obligatorio, la gente se salta las normas y es poco probable que la gente se sienta invitada a votar».

El director de Criteria agrega entonces que «la diferencia la van a hacer aquellas personas que no tienen claro qué van a hacer o quienes no votaron en el plebiscito de entrada». Y que «el plebiscito está muy abierto. Todo es una noticia en desarrollo, alimentado por grupos que no han tomado posición«.

Una constitución redactada por expertos

Lavín se refiere al resultado de la encuesta Panel Ciudadano UDD, que arrojó que un 59% prefiere que sea un comité de expertos el que redacte la nueva Constitución, en vez de aprobar lo que escribe la Convención. «Si bien eso empezó a ganar mucha aprobación, si uno profundiza te das cuenta que la gente es la que quiere elegir ellos a ese comité de expertos».

«Yo creo que vamos a tener un plebiscito de apruebo o rechazo, y que no será posible una tercera vía anticipada. Probablemente, si es que llegara a ganar el rechazo luego podría abrirse esa posibilidad, pero que el PS ahora se abra a una tercera vía, eso sería validar el rechazo», argumenta Izikson.

La Cadem de esta semana muestra que 29% prefiere una comisión de expertos y expresidentes para mejorar el texto constitucional, 24% optaría por llamar a una nueva elección de la Convención Constituyente, 22% apoya la idea de que el Congreso proponga una nueva Constitución y se plebiscite, mientras un 19% seguiría con la actual.

Con respecto a la posibilidad de un acuerdo político para concretar una tercera via, Valdivieso opina: «Yo sí creo que si en las últimas semanas el rechazo sigue arriba, van a haber intereses de todos los grupos sociales y políticos, no para tener una tercera vía, pero sí un acuerdo explícito respecto a que si gana el rechazo se va a discutir un nuevo mecanismo… y si no hay ese acuerdo es muy complejo incluso para el Presidente Boric seguir gobernado sin una hoja de ruta clara«.

60% de las conversaciones en redes sociales sobre el gobierno son negativas

Bárbara Biskupovic, directora del área social de la agencia de marketing digital Retarget, explica que han encontrado cuatro bloques de conversaciones en las redes sociales, relacionados con el último mes de gobierno. «Toda la discusión sobre el quinto retiro, las conversaciones sobre seguridad, la figura del Presidente y su actuar, y los problemas económicos«.

«Esto ha llevado a tener una emocionalidad negativa. Un 60% de las conversaciones que realiza la gente en redes sociales sobre el gobierno son negativas«, dice.

Respecto a la Convención Constitucional, «nuestro panel de emocionalidad refleja una bastante similar a la que muestran hoy las encuestas. Sobre el plebiscito un 48% estaría por el rechazo, un 35% apruebo y un 18% que no se podría identificar«, afirma Biskupovic.

Agrega que «la diferencia que vemos es el ruido que se genera, el volumen de conversaciones. Y hoy la opción rechazo está haciendo un 40% más de ruido que el apruebo, es decir, genera más conversaciones que la otra opción, pero no se traspasa a esta emocionalidad de la gente».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta