A las 09:30 horas se inició la 20º sesión de la Convención Constitucional. Había nerviosismo y tensión en el ambiente. Hasta se escuchó que una convencional citó la cuña (no se percató que tenía su micrófono abierto) del convencional Agustín Squella quien en las horas previas al debate afirmó que «si cambian los 2/3, se acaba la Convención».

Todo comenzó con intervenciones de dos minutos por parte de los convencionales discutiendo la aplicación o no del quórum de 2/3 para aprobar aspectos reglamentarios de una nueva Constitución. “A favor, señor secretario…” o “en contra, señor secretario”, respondían los convencionales. Finalmente, sería esta última afirmación la que predominaría durante la jornada.

Las indicaciones de Vamos por Chile fueron rechazadas, por lo que todos los aspectos del reglamento para la elaboración de una propuesta de nueva Constitución serán votados por mayoría simple. Eso quiere decir que cuando se vote el martes, en particular, que las normas constitucionales deben tener quórum de 2/3, se aprobaría con mayoría simple. Eso explica la tranquilidad de algunos convencionales de la ex Concertación o, incluso, del Frente Amplio que apoyan ese quórum.

Esto, a pesar de ir contra el artículo 133 de la ley 21.200 que modifica la Carta Magna donde se establece: “La Convención deberá aprobar las normas y el reglamento de votación de las mismas por un quórum de dos tercios de sus miembros en ejercicio».

“Alegre” y “exitosa”, calificó la sesión, una vez concluida, el vicepresidente de la Convención, Jaime Bassa. En esta oportunidad no solo se juega la credibilidad y funcionamiento del proceso constitucional, sino que además, que se cumpla el Acuerdo de la Paz y una Nueva Constitución que firmó un solitario Gabriel Boric el 15 de noviembre del 2019, hoy candidato presidencial del sector.

De hecho, desde Vamos por Chile se encargaron de recordar ese punto. «Llamo al Frente Amplio y al Partido Comunista a no dejar solo a su candidato Gabriel Boric. Él firmó de su puño y letra la norma de los 2/3. ¿No van a respaldar a su propio candidato?, dijo en su intervención el convencional Bernardo Fontaine.

Pero Bassa está conciente de aquello y también del sello que el FA quiere marcar en la Convención. “Todo el trabajo de las comisiones que levantaron propuestas reglamentarias hoy día ha sido ratificada por el pleno de la Convención Constitucional con mayorías abrumadoras. Esto reivindica el poder que tiene la constituyente para organizarse a sí misma, para darse sus propias reglas», dijo en las afueras de la sede del Congreso en Santiago.

¿Qué hay detrás de las declaraciones de Bassa? Para convencionales que han seguido de cerca este debate, parte de la estrategia del Frente Amplio -junto a Independientes No Neutrales, Colectivo Socialista y la ex Concertación- es ceñirse a los 2/3 pero porque «ellos lo quisieron, porque se generó en el pleno» y no porque «venga impuesto por la Constitución».

De esta forma, quedan bien frente a un sector de su electorado y con sus pares de la izquierda más radicalizada dentro de la Convención, como el Partido Comunista y Pueblo Constituyente (ex Lista del Pueblo)… pero solo por un tiempo, porque se supone que el próximo martes el FA apoyará los 2/3 cuando se vote en particular el reglamento. Así se dejó ver en las palabras que emitió un propio convencional del Frente Amplio en el pleno pero que contrastaron con las votaciones del conglomerado hoy.  “Debemos dejar de pensar con la lógica de la Constitución tramposa y ponernos en plan de pasar del momento destituyente del 18 octubre al momento constituyente que tenemos por delante. Ese es el desafío”, argumentó Fernando Atria.

En la otra cara de la izquierda, el convencional comunista Marcos Barraza, afirmó en el pleno: “Lo que está en discusión hoy es si en esta Convención radica el poder soberano mandatado por el pueblo o este poder limitado por las élites y los privilegiados y privilegiadas que también forman parte de esta Convención Constituyente”.

Y no solo eso, a la salida de las votaciones, el ex ministro de Bachelet IIdijo, con cierto tono de advertencia: «Esperaría que el Frente Amplio, Partido Socialista e Independientes no Neutrales, en la votación de la próxima semana, concurriera con otras fuerzas democráticas, como es Chile Digno, a apoyar un quórum más bajo que el de 2/3″. (…)Cada fuerza política tendrá que dar cuenta de cuál es su proceder de los quórum que deben existir en la Convención».

Sin embargo, estas diferencias entre el Frente Amplio y el Partido Comunista no son nuevas. El tema no es menor, considerando que por medio está la candidatura de Boric y el pacto electoral entre ambos. En ese sentido, para el diputado y analista político, Pepe Auth, “Boric tiene en sus hombros la responsabilidad del éxito o fracaso de la Convención. Pronunciarse sobre el quórum necesario en la Convención Constitucional sería una prueba de blancura para el candidato en su aspiración por llegar a La Moneda. No le queda otra que suscribir”.

Si la estrategia del Frente Amplio rinde frutos está por verse. Hay quienes afirman que puede ser peligrosa por dos motivos: la presión que haga sobre ellos el Partido Comunista de acá al martes y la consecuencia de dejar todo con quórum simple: «lo que se hace por mayoría simple se deshace por mayoría simple», grafica un convencional.

Por el momento, todos los ojos están puesto en lo que ocurra el próximo martes cuando el pleno de la Convención vote en particular cada una de las normas del reglamento, incluyendo la que fija el quórum de 2/3. No obstante, antes de la fecha los convencionales pueden presentar las respectivas indicaciones a los reglamentos aprobados por quórum de mayoría simple. Para hacerlo, tienen 48 horas desde ayer y requieren un patrocinio de 30 firmas. El jueves a las 13:37 se cierra el plazo y el reloj inició su cuenta regresiva.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta