“Nunca un programa de gobierno ha tenido un mejor título que el de ‘Buen vivir’, si contempla -según el presupuesto presentado al Congreso- más de 900 millones de pesos en honorarios para 17 nuevos funcionarios que disfrutarán -que duda cabe- de un gran vivir”.

Esa carta la publicó en El Mercurio el ex ministro de Educación, Gerardo Varela, sobre la polémica que generó ese nuevo programa del gobierno de Gabriel Boric para la Araucanía.

Ello, porque del presupuesto de Segpres de $1.226 millones para impulsar este plan en 2023, el 74% se destina a gasto en los sueldos de los funcionarios, con un salario promedio de $4,4 millones.

“Amerita que se justifique la destinación de estos recursos antes de su aprobación, en las demás etapas de tramitación de la Ley de Presupuestos”, dijo el senador de la Araucanía, José García, en la tramitación del presupuesto en la segunda subcomisión mixta de Presupuestos.

La diputada Flor Weisse agregó que disponer «más del 74% en personal, es decir, en burocracia, no tiene otra explicación que la de seguir metiendo a los amigos al gobierno. No le quepa duda que este programa, que ya podemos llamar ‘plan buen vivir del pituto’, o lo reformulan o lo votamos en contra».

Sin embargo, desde el gobierno aclararon que la inversión total destinada a infraestructura y desarrollo del Plan Buen Vivir (que involucra a varios ministerios) asciende a $403.000 millones. Por tanto, los dineros destinados a personal de la secretaría técnica que funcionará bajo el alero de Segpres, sólo corresponderán al 0,3% del presupuesto total del plan.

La incumplida promesa de Boric de reducir los sueldos de los asesores

Bajar el monto de los sueldos de ministros y asesores ha sido una de las banderas desde hace años del Presidente Boric y de su coalición Apruebo Dignidad (Frente Amplio y Partido Comunista).

En plena segunda vuelta presidencial, el 29 de noviembre, Boric prometió que “tal como propusimos en el Congreso hace años, el Presidente, los ministros y parlamentarios no ganarán más de $5 millones”.

“Es decir, máximo 10 veces el salario mínimo, que ojo, durante nuestro gobierno llegará a los 500 mil pesos. Eso es lo justo”, dijo.

Y tras asumir como Mandatario, el pasado 25 marzo se dictó una circular relacionada con la “política de austeridad y eficiencia en la utilización de los recursos públicos”. En ella, se establece un tope para los funcionars del 65% de la renta promedio mensual del subsecretario respetivo.

Sin embargo, en abril más de 200 funcionarios entraron al gobierno ganando más de $4 millones. De ellos, unos 75 superaron incluso los 5 millones. La lista la encabezó el Mineduc (36), le siguen Interior (29) y Presidencia (20).

El millonario gasto en personal en los nuevos programas del gobierno

“Buen Vivir”, sin embargo, no es la excepción de los nuevos programas del gobierno respecto del abultado gasto en los sueldos.

Según una investigación de Libertad y Desarrollo (LyD) a una decena de nuevos programas del gobierno en el Presupuesto 2023, varios presentan millonarios gastos en personal, con fuertes crecimientos en dotaciones de funcionarios.

El programa “Transición Energética Justa”, del Ministerio de Medio Ambiente, tiene un presupuesto de $12.228 millones. De los cuales, el 21% ($2.563 millones) se destinan a contratar 52 nuevos funcionarios. El sueldo mensual promedio es de $3,7 millones.

Ese solo programa significa un aumento del 14% en la dotación de funcionarios de todo el ministerio.

La burocracia del MOP sigue aumentando

$3,2 millones es el sueldo promedio de los 16 nuevos cargos del programa de infraestructura del Buen Vivir del Ministerio de Obras Públicas. El monto total es de $620 millones.

A ello se suman otras 44 personas para apoyar la administración del plan, que recibirán $1,07 millones de sueldo promedio.

También en el MOP se creó el nuevo “plan de infraestructura para el desarrollo”, que contempla 453 honorarios con un sueldo promedio de $2,3 millones.

A ello se suman otros 96 funcionarios de la nueva Subdirección de Servicios Sanitarios Rurales, cifra que aumenta en casi 40% la dotación de personal para 2023. El sueldo promedio superará los $1,1 millones.

La Superintendencia de Servicios Sanitarios tendrá 19 nuevos funcionarios con una remuneración promedio de $2 millones.

Por último, la Dirección General de Aguas contempla un incremento de $4.385 millones para 110 cupos adicionales, y la continuidad de 60 que se incorporaron el 2022. Con ello, el 2023 el gasto en personal aumenta un 24,3%.

A su vez, se sube el límite de dotación máxima de 500 personas el 2022 a 713 el 2023. Es decir, se incrementa en un 42,6% el espacio de contratación.

Otros gastos en Corfo, MTT y MDS

Para el próximo año se establece que los programas del Sistema Nacional de Cuidados pasen desde la Subsecretaría de Servicios Sociales al Sistema de Cuidado.

Eso implicará un alza de 11 a 21 convenios con personas naturales, y 10% en mayor gasto de personal.

Adicionalmente, el nuevo programa de “Transversalización de Género” contempla $3.383 millones, de los cuales 91% son transferencias a otras entidades públicas. Sin embargo, este programa incluye gastos en personal por hasta $106 millones, con un máximo de tres personas.

En Corfo se creó el programa de “Desarrollo Productivo Sostenible”, con un presupuesto de $155 mil millones. Esos recursos provienen de iniciativas que estaban en otras áreas del presupuesto de Economía. El gasto en personal considerado es de $2.191 millones, y la dotación máxima de personas es de 54 personas.  El sueldo promedio para esos nuevos cupos es de $3,3 millones.

A eso se suman otros 16 nuevos cupos en Corfo, 13 honorarios para transferencias al sector privado, un número indeterminado para transferencias al sector público, y seis personas para el comité de Hidrógeno Verde.

En el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones se adicionaron $3.081 millones para contratar 134 honorarios “para la administración y funcionamiento de los programas de subsidios regionales. Eso implica una remuneración promedio mensual de $ 1,9 millones.

En los hechos, implica que se aumenta vía honorarios en un 11% la dotación de funcionarios de MTT.

LyD: “Es evidente la necesidad de modernizar el aparato público”

Para Pablo Eguiguren, director de políticas públicas de LyD, los datos muestran que el coeficiente de Gini (medida de desigualdad) tras la acción del Estado, mejora menos en Chile que en los países a los que aspiramos parecernos.

Pablo Eguiguren, director de políticas públicas de LyD

A su juicio, ello es «una muestra evidente de la necesidad de una modernización al aparato público, que permita destinar más recursos a resolver los problemas sociales, y menos al pago de funcionarios y burocracia. Lamentablemente, aún no vemos ninguna propuesta de este gobierno en ese sentido, y el proyecto de ley de presupuesto para 2023 mantiene la inercia del pasado».

Eguiguren señala que aunque “no lo comparto, es válido que el Presidente Boric quiera ampliar el rol del Estado, pero ello no debiera ser un fin en sí mismo, sino un medio para mejorar la calidad de vida de los chilenos. Sin un Estado más eficiente, ello no será posible”.

Cecilia Cifuentes: «De cada dos pesos públicos que se entregan a las personas, uno se pierde en burocracia»

Del total del presupuesto del gobierno para 2023, el 21% -$12,5 mil millones-, se gastará en pagar los sueldos de los funcionarios públicos.

Cecilia Cifuentes, economista de ESE Bussines

Para la directora del Centro de Estudios Financieros del ESE Business SchoolCecilia Cifuentes, es lamentable dicho comportamiento del gasto fiscal; ya que los recursos no se destinan a mejorar la calidad de vida de las personas, a través de mejores servicios o nueva infraestructura, sino que se gastan simplemente en burocracia estatal.

De cada dos pesos públicos que se entregan a las personas, uno se pierde en burocracia. Eso muestra la captura del Estado por la burocracia funcionaria”, sostiene Cifuentes.

*Nota actualizada el 2 de noviembre

Deja un comentario

Cancelar la respuesta