Funas, polémicas, alabanzas y agrupamiento de causas, entre otros temas,  parecieran encontrar siempre como punto de partida Twitter. La misma red social en donde comenzó la historia que llevó a la iniciativa popular de norma “Con mi Plata No” a sumar 60.852 firmas y, de esta forma, transformarse en la con más adhesión por parte de la ciudadanía, y superar con creces las 15 mil que se exigían como mínimo para ser debatida en las respectivas comisiones. En este caso, “Con mi plata no – Defiende tus ahorros previsionales” en la de Derechos Fundamentales.

Todo comenzó con un tuit

Todo partió con un tuit de Francisco Orrego, comunicador y Licenciado en Derecho de la Universidad  de Chile. Sindicado por sus compañeros del movimiento como el “influencer” del grupo, y que además, dio el punto pie inicial para que la iniciativa se coronará como la más popular.

Así, lo recalca la abogada Macarena Letelier, quien recuerda: “Con Mi Plata No, se formó a través de un tuit que mandó Francisco Orrego, y a partir de eso muchas personas le escribimos diciendo que queríamos hacer algo en materia de pensiones”. 

A lo que complementa el ingeniero civil industrial oriundo de Talcahuano, Eduardo Jerez: “Soy bien activo en Twitter en temas previsionales. Me contactaron, me sumé a la iniciativa y me incorporaron a un grupo de WhatsApp donde somos aproximadamente 70 personas”.

«Esta iniciativa popular busca mejorar las pensiones y al mismo tiempo proteger el esfuerzo de miles de trabajadores y trabajadoras”, dice en la plataforma de Chile Convención en la página en donde se registró la iniciativa. Asimismo, propone “que se garantice la propiedad de los fondos actuales y futuros y que éstos sean heredables. Que se consagre la libertad de elegir entre instituciones públicas y/o privadas. Que el Estado vele porque hombres y mujeres reciban igual pensión a igual monto ahorrado. Que el Estado garantice una pensión básica universal financiada a través de impuestos generales”, entre otros puntos.

Quienes estuvieron detrás de la redacción, dentro de un gran grupo fueron Orrego y Letelier, ambos con formación jurídica. La abogada cuenta que el primer borrador se hizo a partir de lo que lo que quieren los trabajadores en materia de pensiones, manifestado en diversas encuestas, y de un análisis técnico de dichas preferencias.

Letelier subraya: “Ese primer borrador lo redactamos Francisco Orrego, yo y un par de abogados más. Luego lo circulamos entre amigos, compañeros y abogados, donde recibimos muchos comentarios. Por lo que no tiene un solo autor. Fue un texto que de a poco se fue perfeccionando hasta que terminó en la norma que propusimos”.

Quien aparece en la página como representante de la iniciativa es Constanza Burnier, artista y empresaria. Aunque confiesa que así como sale ella, pudo haber sido cualquiera del grupo, ya que “todos tenemos la misma relevancia”. No obstante, al consultarle y también al resto de los involucrados, coinciden en que se trató de un hecho azaroso, pues fue la primera en señalar que contaba con clave única.

Burnier explica por qué quiso participar: “A mí me mueve la justicia. No quiero que exista la posibilidad de que se estaticen los fondos o vayan a un fondo de reparto solidario. El problema es que se usarían las pensiones de quienes menos tienen, porque los ricos de este país no cotizan en su mayoría”.

Para Orrego, “la pelota ahora la tienen los convencionales». Explica que no porque la norma haya sido exitosa en número de adhesiones, necesariamente se va a traducir en la futura Constitución, puesto que primero se tiene que debatir en la comisión de Derechos Fundamentales donde será votada en general, luego en particular antes de pasar al pleno.

Si los convencionales le quieren dar vuelta la espalda a los trabajadores va a ser responsabilidad política de ellos. Por eso es tan importante que esta iniciativa haya sido la más votada por la ciudadanía porque es una presión de carácter político, ya que tiene una validación en los mecanismos de respaldo de la propia Convención», subraya Orrego.

Además, se da el tiempo para contar el aliciente particular que tuvo para él: “Yo adhiero por mi viejo, que es una persona que trabajó 40 años. Sin título universitario, que partió siendo bodeguero y logró escalar en la misma compañía. Ahorró su plata y ahora vive tranquilo con lo que logró juntar. Yo no quiero que vea afectada su estabilidad económica por reformas que vayan contra los trabajadores, y perjudiquen su calidad de vida”.

Burnier retoma: “El tema de las pensiones es muy transversal y tiene la relevante que afecta tu día a día. Nosotros formamos un equipo con mucha energía, de carácter ciudadano y no político. Prueba de esto es que uno de los voceros es José Sandoval, dirigente del Sindicato de Camiones y socialista”.   

“En cuanto a los convencionales nos hemos reunido a través de la ley del lobby con Benito Baranda, Felipe Harboe y Gaspar Domínguez. Dos de derecha e izquierda nos rechazaron”, complementa.

Desde la región del Biobío Eduardo Jerez relata que la semana pasada, junto con Letelier y Sandoval se reunieron con la presidenta de la Convención María Elisa Quinteros.

Y describe algunos roles dentro del equipo: “Macarena Letelier ve la parte jurídica, Francisco Orrego es el vocero que más participa en medios de comunicación, y yo me preocupo de formar desde un rol más técnico a la gente que tiene conocimientos de lo que quiere en materia previsional”.

Jerez apunta que el día que expiraba el plazo para adherir a las iniciativas, asistieron a la Convención Constitucional y dieron un punto de prensa, y tuiteó:


“Pero llegamos a las 60.800 con un gran ritmo de firmas. Además, con el punto de prensa logramos 2.000 firmas más». Comenta que quienes son su contraparte «No más AFP» de Luis Mesina, pese a los años de campaña, superaron las 15 mil quedaron pero quedaron muy lejos de «Con mi Plata No».

Letelier se muestra orgullosa de lo logrado por cómo se dio. Rememora que había un nivel de desinformación importante con fake news, muchas discusiones a nivel ideológico, y que no abordaban las iniciativas reales «del ciudadano de a pie».

En esa línea, agrega que hicieron una propuesta «al revés» que consistió en primero ver qué quería la ciudadanía, hacer un análisis técnico, y ver si las medidas iban en favor o en contra de las personas. Concluye: “La gente quiere que sus ahorros vayan a una cuenta de capitalización individual, y que sus fondos sean heredables”.

A modo de ejemplo, quienes comparte esta iniciativa destacan al nivel de apoyo logrado: si se midiera en votos, serían la tercera mayoría nacional, tras los convencionales Daniel Stingo y Marcela Cubillos.

Las otras iniciativas que lograron el podio

Se trata del “Libre derecho sobre la propiedad privada” con 47.892 apoyos y «Cannabis a la Constitución ahora: por el derecho al libre desarrollo de la personalidad, la soberanía personal y el bienestar» con 44.332. Las dos forman parte de las 78 Iniciativas Populares de Norma pasarán directamente a ser debatidas por sus respectivas comisiones temáticas del órgano constituyente.

«Libre derecho sobre la propiedad privada» apunta a que “cada persona pueda administrar de manera libre y autónoma sus propiedades. Pueda adquirir o vender cuantas propiedades desee, sin intervención del Estado. Vender, comprar, arrendar según sus necesidades libremente. Y elegir el lugar donde quiera vivir”.

Por su parte, «Cannabis a la Constitución ahora: por el derecho al libre desarrollo de la personalidad, la soberanía personal y el bienestar», liderada por la actriz y diputada electa por el D12, Ana María Gazmuri, junto a 43 organizaciones sociales, plantea: “Todas las personas tienen derecho a la libre exploración y expresión de la naturaleza fundamental humana, a la administración libre y soberana de la propia existencia y la expresión social coherente de su esencia”.

En total, 980.332 personas respaldaron alguna de las 2.456 iniciativas en la plataforma de participación popular.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Llama la atención que haya sido una diputada electa y que comenzará a ejercer como tal el 11 de marzo, la que haya liderado la IPN sobre la marihuana. Me parece riesgosa la posibilidad que un parlamentario pudiera ser consumidor de drogas, por el efecto que generan en la mente, porque podría estar votando bajo los efectos del consumo, así como también por la influencia que podría llegar a tener un narcotraficante en sus decisiones.

Deja un comentario
Cancelar la respuesta