Nombres y más nombres. Las colectividades que conforman Apruebo Dignidad entregaron esta semana en una carpeta la nómina de candidatos para ocupar cada uno de los 24 ministerios y 39 subsecretarías que acompañarán la gestión del Presidente electo Gabriel Boric.

Quiénes integrarán el gabinete del nuevo gobierno se ha convertido en la principal incógnita a despejar tras la elección del 19 de diciembre, un debate que podría estar influido incluso por la distribución de las fuerzas al interior de la Convención Constitucional y la elección de su nueva directiva.

En el Podcast Electoral de El Líbero, el diputado independiente y experto electoral Pepe Auth plantea: “Yo no creo que el problema del gobierno de Boric sea el Partido Comunista, yo creo que sus problemas van a venir más bien de su propio frente político, del Frente Amplio más que del PC”.

Auth describe al PC como “una fuerza extremadamente disciplinada”, que ha sido leal las veces que ha participado en gobiernos. “En la Unidad Popular, por ejemplo, fue el Partido Socialista el que se disoció en la estrategia de Allende y el Partido Comunista estuvo hasta el final como aliado muy estrecho y principal factor de gobernabilidad de Allende”. Y agrega que lo mismo ocurrió en el gobierno de la Nueva Mayoría. “Los votos más disciplinados con que uno contaba en todas las materias eran los votos comunistas”.

 

Además, el diputado subraya el vínculo que existe entre el Presidente electo y las “nuevas líderes del PC”: Karol Cariola y Camila Vallejo. “Una de ellas va a jugar un rol importante en el gobierno (Vallejo) y la otra va a jugar un rol importante en el Congreso (Cariola). Yo te aseguro que los problemas no van a venir del PC, van a venir del núcleo dirigido por Pamela Jiles, van a venir probablemente del partido Comunes, ya vimos lo que ocurrió en la candidatura senatorial, la renuncia de la mesa del partido, en fin, yo creo que por ahí van a venir más bien los desmarques y los desórdenes, no creo que vengan del Partido Comunista”.

Auth indica que quedan preguntas por responder. Por ejemplo, cómo será el recambio generacional, cuántos serán rostros nuevos y cuáles serán nuevos dentro de los ya conocidos. “El gobierno de manera mayoritaria va a ser de nuevas figuras de la política, de desconocidos. Vamos a tener, por supuesto, algunos nuevos conocidos como Camila Vallejo, Giorgio Jackson, Izkia Siches, que yo creo son números puestos dentro del gabinete”.

Sobre las dudas que existen acerca de si incluirá a los integrantes de su círculo de hierro a la cabeza de algún ministerio, opina: “No me imagino a Gabriel Boric protegiendo figuras de un eventual rápido desgaste. No imagino a Giorgio Jackson protegido dentro del Segundo Piso y no jugándose entero por el éxito en el primer tramo del gobierno, porque el primer año de los gobiernos es el año decisivo”.

Otra pregunta, asevera Auth, es cuántos y cuán centrales van a ser las incorporaciones de la ex Concertación dentro del gobierno, si los ocupará solo para resolver problemas de presentación formal, como Defensa y Relaciones Exteriores, o si participarán de la conducción central a través de ministerios políticos o ministerios de grandes recursos como Obras Públicas, Educación, Salud.

“¿Habrá o no habrá alguien de origen demócratacristiano en el gabinete? Yo diría que va a haber, pero no suficiente como para decir que la Democracia Cristiana está dentro del gobierno. ¿Habrá socialistas, PPD? Va a haber, pero ¿serán suficientes para asegurar la lealtad y colaboración activa de sus parlamentarios en la Cámara y el Senado? Eso está por verse”, dice.

En todo caso, se trata de un primer gabinete que el experto anticipa podría tener un lapso de duración de seis meses: hasta el plebiscito de salida del proyecto de nueva Constitución. “El plebiscito va a marcar un segundo periodo”, afirma.

Un proceso en el que, asegura, el nuevo gobierno va a jugar un rol para que concluya de forma exitosa: “Exitoso se llama una Constitución que permita un buen gobierno después de aprobada y luego una alta proporción de apruebo para ese texto. Yo apostaría a que Gabriel Boric y las fuerzas políticas que lo sustentan de manera más orgánica jueguen a favor del acuerdo lo más amplio posible porque mientras más amplio sea el acuerdo, mayores probabilidades tiene de ser mayoritario el Apruebo. No le conviene a Gabriel Boric una Constitución votada estrechamente, porque no le daría el segundo aire a su mandato”.

Auth argumenta que el primer año de mandato es crucial, porque es el período en el que “los gobiernos son transformadores, es el único año en que están impulsados por el triunfo en segunda vuelta, por la imposibilidad de la oposición de ser oposición radical una vez que han perdido recién las elecciones”.

“Si el objetivo es hacer transformaciones, qué herramienta más potente para eso que la Constitución”

En el Podcast Electoral, el analista político Darío Paya coincide en que el gran desafío para Boric, su gobierno y el país, es el tema constituyente. “Si el objetivo es hacer transformaciones, qué herramienta más potente para eso que la Constitución”.

Por eso opina que los primeros meses del nuevo gobierno van a ser de moderación “para no arriesgar el resultado de la constituyente”.

“La pregunta es, y ese es el desafío, si esa moderación estratégica se transforma en una moderación sustantiva e institucional que se vea reflejada en un texto constitucional. Yo soy franco, tengo pocas esperanzas de aquello. Y ahí de nuevo la pregunta es si junto con un clima de moderación que no amenace la constituyente, el gobierno se aplica por conseguir una Constitución moderada, coherente con lo que entiendan a esas alturas del desafío gigantesco que es lograr que los países progresen”, afirma Paya.

Con respecto a la Convención y a la dupla que tendrá la tarea de sustituir a Elisa Loncón y Jaime Bassa, Auth señala que deben favorecer la “constitución de los tercios”, y que esos dos tercios incluyan a los principales sectores de la sociedad.

“De qué dos tercios estamos hablando: de dos tercios que se correspondan al estado general de la opinión pública o dos tercios que se correspondan a ese momento especial en que se eligió la Convención, con esas reglas especiales que significaron que tengamos una Convención con una estructuración política muy disociada de la estructuración política de la sociedad, es decir, la Convención correspondió a un momento excepcionalísimo y luego, cuando de alguna manera se reconstituye la nueva normalidad, esa nueva normalidad está muy alejada de lo que es la Convención”, afirma.

El diputado explica que al interior de la Convención el PC ha buscado captar más bien a la izquierda radical, “que aliarse con la rodilla articuladora de la Convención que ha sido el Frente Amplio con el Colectivo Socialista, colectivo que a su vez engancha con Independientes No Neutrales y la Lista del Apruebo, que a su vez enganchan con parte del colectivo de derecha”.

Añade: “Si la dupla no representa a esa rodilla articuladora van a tener una tarea muy difícil. Yo no veo un escenario de una Constitución de un texto bolivariano, más bien creo que el riesgo principal es el de no llegar a acuerdo, es decir, de fracasar en la tarea de proponer un texto y por eso es tan importante quiénes son los que reemplazan a Loncón y Bassa”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta