Las negociaciones para destrabar el mecanismo que zanje cómo será el órgano que redacte la nueva constitución continúan, pese a que se creyó que el viernes pasado saldría humo blanco. No hay una fecha límite, pero se sabe que hay que llegar a un consenso antes de Navidad o sino la búsqueda de un acuerdo se dilatará hasta el próximo año. La piedra de tope es si el futuro órgano redactor será 100% electo o mixto.

El tema fue abordado por el analista político y exdiputado Pepe Auth y por el exministro y exparlamentario Jaime Bellolio, en el programa Política para Adultos de El Líbero. Para Auth, el futuro órgano redactor tiene que ser electo, un proceso que mientras más pronto ocurra podría beneficiar más a la oposición.

“El Gobierno lo único que no quisiera, creo yo, es someterse a una segunda elección porque el resultado obviamente va a ser muy desfavorable para las listas que se reclamen del Gobierno. No hay ninguna posibilidad de que superen el 40%”.

Auth plantea que “lo que nunca he logrado entender es la falta de convicción de la oposición, particularmente de Chile Vamos, porque para mi esta era una oportunidad preciosa, y una ventana nomás. Las oportunidades siempre se dan durante un tiempo limitado y si ocurre una elección de una instancia constituyente en estos meses obviamente va a estar informada por el resultado del plebiscito pasado. Es decir, las fuerzas oficialistas van a aspirar a un techo de 40% y las oposiciones van a aspirar al 60% restante”. 

Por el otro lado, el analista sostiene que si hay resistencia de las fuerzas oficialistas para ir a una elección, ésta es “soterrada, subterránea, inconfesable”. En consecuencia, se pregunta por qué no aprovechar eso para apurar un proceso electoral que, a su juicio, va a consolidar lo ocurrido el 4 de septiembre: “La garantía de una constitución razonable está dada por el cambio del estado de ánimo y de las demandas sociales. Es decir, el equilibrio entre cambio y orden. La revalorización del conjunto de la sociedad, partiendo por el propio Presidente, de nuestro pasado reciente y de las instituciones y valores de la República”. 

A esto, suma Auth, la definición de límites que fijaron los negociadores y el consenso que había respecto de que el órgano redactor trabaje sobre la base de un pre-texto elaborado por un grupo de expertos. 

Pepe Auth: “Hay constitución de consenso o no hay nueva constitución”

Auth afirma que “los principales actores tomaron conciencia absoluta de que o hay constitución de consenso o no hay nueva constitución”.

Por eso insiste en que pensó que la derecha se apuraría para hacer en enero la elección constituyente. “Lo más cerca posible de septiembre e inesperada e inexplicablemente ha estado relativamente amarrada por los reflejos conservadores que naturalmente existen”.

Sobre esto, el exministro Jaime Bellolio describe que en la oposición conviven tres grupos: aquellos que no están de acuerdo con continuar el proceso constitucional; un sector que “está más al centro” que quiere que el nuevo texto no signifique una refundación; y los que consideran que ceder ante una instancia 100% electa “en el fondo, le da un triunfo al gobierno”. 

Sobre el primer grupo, advierte que “es una mirada un poquito miope porque eso supone que el plebiscito de salida lo que hizo fue validar la constitución actual y es bastante evidente que la constitución actual tiene fisuras”.

Del segundo grupo, plantea que “el arreglo para ese grupo de personas son estos 12 acuerdos macro de los cuales no te puedes salir, como el bicameralismo, la separación de poderes, que Chile es una República, los tratados internacionales, etc. Bajan la cantidad de posible radicalismo. Eso está súper concordado. Hoy día lo que en verdad está en disputa es el mecanismo, cuánto dura y cómo se eligen”.

Profundiza con que también está en la mesa la participación de los “expertos” que “en mi opinión es más bien la búsqueda de seriedad, no necesariamente el credencialismo. El hecho de que una persona tenga un doctorado en… sino que más bien no hayan tipos disfrazados de ninguna cosa y que las discusiones al interior del órgano, cualquiera que este sea, sean razonables”.

La fórmula de Bellolio para el mecanismo

El exministro anticipa que las fuerzas políticas están más cerca de llegar a un consenso esta semana en el mecanismo, pero no lo da 100% cerrado, cree que la posibilidad de que haya un acuerdo es de 25% –la semana pasada apuntó que era de 1%– ya que dice que “hay conciencia de que genera mucha incertidumbre” y asegura que hay varios que están empujando para que esto ocurra antes de Navidad.

Bellolio subraya que él es “más bien partidario de una fórmula que nos dote de una constitución moderada, que no sea radicalizada y, por tanto, tenemos que alejarnos de lo que pasó antes”, lo cual incluye a las listas de independientes.

“Para mí el tema de los expertos no es un tema de vida o muerte, porque dentro de la convención anterior había expertos y ya sabemos lo que pensaban. Dentro de la convención anterior había independientes, que eran como estos seres prístinos que realmente iban a interpretar el bien común y en verdad no lo hacían porque tenían su lado y la inmensa mayor parte era de ultra izquierda. Entonces, no vaya a ser que los expertos sean como el equivalente a los independientes de antes. Creo que allí hay un pequeño riesgo”, advierte Bellolio.

El exministro propone que el futuro órgano redactor tenga 50 miembros, que dure tres o cuatro meses y que haya expertise. “Si es electo o designado para mí no es tan relevante, yo no le tengo temor a que el Congreso pueda designar a un grupo de personas y creo que el Congreso tiene que participar, más allá que solo dictar las reglas, porque el poder constituyente derivado que le entrega la ciudadanía al Congreso está plenamente vigente, y no creo que haya que renunciar a él completamente”.

A su juicio también tiene que haber un espacio para que este nuevo órgano pueda cambiar algunos asuntos esenciales del régimen electoral, para favorecer la cooperación y no la permanente confrontación. 

La intervención del Presidente Gabriel Boric en la negociación

Auth, por el contrario, no es partidario de que el Congreso se involucre. Por un lado, “porque sería fatal ver al Congreso despreocupado de las urgencias ciudadanas y preocupado de una cuestión importante, pero para el futuro, y por eso es que delega en un organismo distinto, lo mismo el Gobierno” y porque opina que el Congreso “no visaría aquellas modificaciones del régimen político y electoral que son fundamentales, y obviamente no favorecen la elegibilidad y continuidad de los actuales parlamentarios”. 

En cuanto al Ejecutivo, el viernes pasado los partidos que conforman la alianza de gobierno participaron de un comité político ampliado extraordinario en La Moneda, que tenía el objetivo de consensuar una postura única para enfrentar las negociaciones del acuerdo constituyente y, extraoficialmente, se conoció que una de las líneas rojas del Jefe de Estado era insistir en un órgano 100% electo.

Para Auth, la intervención de Gabriel Boric juega en favor de que haya un acuerdo pronto. “El Presidente tomó conciencia absoluta de que es su interés que el proceso llegue a buen término; y que es casi como un factor indispensable para evitar el naufragio de este período presidencial que Boric saque adelante una constitución de consenso”. 

Agrega que Boric “tomó conciencia de que si no hay constitución de consenso en su período gubernamental y se quedan a la espera de nuevas condiciones ‘revolucionarias’, su gobierno va a pasar en vano. La verdad es que yo creo que la esperanza del gobierno está cifrada en dos cuestiones básicas: nueva constitución y reforma de pensiones”. 

Concluye Auth: “Yo entiendo que se involucre, el problema es cuando se involucra en respaldar contenidos específicos o a uno de los bandos en discusión. O cuando se paraliza la acción del gobierno en función de una campaña plebiscitaria, donde toma partido”. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta