En un mismo día y con escaso margen de diferencia, tanto la Corte Suprema como la Fiscalía le salieron al paso al Presidente Gabriel Boric. Los primeros le recordaron al Mandatario que “la facultad de conocer de las causas civiles y criminales, de resolverlas y de hacer ejecutar lo juzgado, pertenece exclusivamente a los tribunales”. Mientras que la Fiscalía Metropolitana Occidente se pronunció también con una declaración pública, en la que subrayan que la investigación seguida contra el frentista Jorge Mateluna demostró su participación en los delitos imputados, así como que todas las irregularidades sostenidas por la defensa fueron “ventiladas y rechazadas”.

Los cuestionamientos al Jefe de Estado se siguen sumando luego de que el pasado 30 de diciembre –último día hábil del 2022– se diera a conocer que había indultado a 13 personas: 12 de ellos por hechos relacionados con el estallido de octubre de 2019, y a Mateluna, quien se encontraba en prisión luego de ser detenido en flagrancia durante el robo a un banco en Pudahuel ocurrido en 2013.

“Gabriel Boric deja de habitar el cargo de Presidente de la República cuando reemplaza a la Justicia. Primero para decir ‘no son delincuentes, son jóvenes idealistas’, y luego vuelve a resbalar en la misma cáscara de plátano autoimpuesta diciendo ‘estoy completamente convencido de la inocencia’, eso lo puedes decir tú respecto a un familiar imputado, lo puede decir un jurista, lo puede decir Davor Harasic –abogado que defendió a Mateluna–; pero no lo puede decir quien encabeza un Poder del Estado, porque es atribución exclusiva de otro Poder del Estado, y significa poner en tensión a los Poderes del Estado, violar uno de los principios básicos de la democracia que es la separación de poderes”, opina sobre la polémica el analista electoral y exdiputado Pepe Auth en el Podcast de El Líbero Política para Adultos.

Y es que al ser consultado el Presidente Boric sobre las razones para indultar a Mateluna, éste aseguró: “Tengo la plena convicción de la inocencia de Jorge (Mateluna), por eso hemos llevado adelante este indulto”. A eso agregó el Mandatario: “Yo tengo la más profunda convicción de que en el juicio a Jorge Mateluna hubo irregularidades y una valoración de la prueba que no estuvo a la altura de la justicia”.

Para Auth, cuando el Presidente dice que “hubo irregularidades” “está ‘tocándole la oreja’ y está agrediendo a la Suprema”. Advierte que el Jefe de Estado no se puede pronunciar sobre la inocencia o culpabilidad de un condenado, puesto que aunque tuviera los antecedentes “el Presidente no puede desafiar al otro Poder del Estado de manera tan flagrante, sin consecuencias”.

Al respecto, el exministro Jaime Bellolio, que también participa en el programa, subraya que “el Gobierno no ha aquilatado la gravedad del asunto del indulto, de lo que eso significa en sus consecuencias y de los problemas que tienen con el Poder Judicial, y eso es muy grave”. Recuerda que además toca un tema sensible actualmente para la ciudadanía, como lo es la demanda por seguridad, así como que también puede influir la nominación para el Fiscal Nacional, que debe presentar el Ejecutivo el miércoles 4 de enero y que debe ser ratificada por el Senado; y en la agenda por la seguridad que lleva adelante la ministra del Interior Carolina Tohá. 

Bellolio asevera que “el indulto del octubrismo, es una manera de justificar la violencia del octubrismo”.

Auth ahonda en que lo que le “intriga” es “la porfía del Presidente de ‘inocentarlos’, es decir, de salirse del concepto de indulto, porque el indulto no borra ni el delito ni la pena, ni siquiera borra los antecedentes”. 

Pepe Auth y polémica por indultos: “Boric debió haberse excusado por haber tenido la pretensión de reemplazar a la Justicia”

Tras darse a conocer que el Pleno de la Corte Suprema se reunió este martes de forma extraordinaria, y fue cuando acordó emitir la declaración en la que indican que “ni el Presidente de la República ni el Congreso pueden, en caso alguno, ejercer funciones judiciales, avocarse a causas pendientes, revisar los fundamentos o contenido de sus resoluciones o hacer revivir procesos fenecidos”; tocó el turno al Presidente de responder. 

Boric puntualizó desde La Moneda que “comparto plenamente el recordatorio que hoy realizara la Corte Suprema respecto de la importancia del inciso 1 del artículo 76 de la Constitución” y afirmó que “la facultad del indulto del cual he hecho uso no pone en cuestión esta norma esencial de la separación de poderes que yo respeto, valoro y haré respetar”.

Sobre esto Auth señala: “Lo que está diciendo es que se equivocó. Y si comparte debió haber retirado esos dichos, debió haberse excusado por haberse entrometido y reemplazado o tenido la pretensión de reemplazar a la justicia en su atribución exclusiva”.

Y aunque el Presidente dice compartir lo señalado por la Suprema, esto no evita que se le haya abierto otro flanco: el de las acusaciones constitucionales, a sus ministros y, eventualmente, a él mismo. 

Ayer la bancada de diputados del Partido Republicano confirmó que presentará una acusación constitucional en contra del ministro de Desarrollo Social, Giorgio Jackson por “infracciones o inejecución a la Constitución y a la Ley en los temas de compra de tierras indígenas, funcionamiento de los servicios locales de Niñez y en el cumplimiento del principio de probidad en el funcionamiento de la cartera”, según consigna Emol.

Mientras que por el tema de los indultos los diputados de Renovación Nacional y la UDI también anunciaron que presentarán una acusación constitucional contra la ministra de Justicia, Marcela Ríos, por eventuales irregularidades en los decretos de indulto y eventuales infracciones a la ley en el otorgamiento de beneficios carcelarios.

Bellolio: “Es muy probable que haya acusaciones constitucionales contra algunos ministros”

“La verdad es que yo tengo harta experiencia en acusaciones constitucionales y francamente siempre ha sido una decisión política”, dice Auth sobre este recurso. No obstante, si bien considera que pudiera ser “técnicamente” que se lleve a cabo una acusación constitucional contra el Jefe de Estado, no está de acuerdo con que se llegase a ejecutar. 

“Yo estoy muy en desacuerdo con que sean tan pocos diputados los requeridos para presentarla, porque una minoría muy ínfima, de solo 10 diputados, puede poner al conjunto del Congreso en la disyuntiva. Y en el contexto de opinión pública en el que estamos, obviamente, así como lo fue con Piñera la presentación de una acusación constitucional es popular porque la desaprobación es el doble que la aprobación y, entonces, las acusaciones constitucionales en lugar de apelar a la conciencia y a la apreciación jurídico-política de los parlamentarios, lo que hace es simplemente apelar a la identificación con mi tribu”, argumenta Auth.

“No quisiera que la política se transformara en eso, porque es el punto máximo de la polarización y desbarrancar a un gobierno es una cuestión demasiado grave para la estabilidad democrática del país”, continúa. 

Y en este punto coincide Bellolio, quien asegura que “nosotros no podemos sumarnos al club de los países en los cuales los Presidentes no terminan su mandato”.

No obstante, el exministro diferencia que “esta oposición parece Hello Kitty al lado de lo que ellos hicieron durante varios años. Hicieron nueve acusaciones constitucionales, dos contra el Presidente”. Añade que “espero que esto sirva para enrielar de una vez por todas al gobierno en que no basta con que diga cosas, sino que tiene que actuar en consecuencia de las mismas y espero que no llegue a una acusación constitucional contra el Presidente, pero veo que es muy probable que vayan a haber acusaciones constitucionales contra algunos ministros o particularmente la ministra de Justicia”.

Pepe Auth: “Gabriel Boric es el Presidente del estallido”

Pepe Auth plantea que “todos los Presidentes siempre gobiernan para el conjunto del país y, al mismo tiempo, gobiernan para los suyos y tienen que articular eso”. Señala que lo que hace ahora Boric con los indultos es repetir “una especie de hábito de la política que es señalizar a la izquierda cuando se va virando hacia el centro”. Lo que haría ante la necesidad de “calmar a las tropas, porque mis tropas están un poquito abismadas, sorprendidas, algunas desencantadas, de la llamémosle maduración vertiginosa y el cambio de prioridades”. 

En especial considerando que se aproxima la elección del órgano que redactará la nueva propuesta constitucional. 

“Uno no puede concurrir a una elección con sus huestes desmoralizadas y este es un alpiste o caramelo, una ofrenda navideña, digámoslo, para su tribu, que yo creo absolutamente indispensable, pero de ahí a violar la Constitución, a salirse de la dignidad y responsabilidad del cargo, creo que hay un trecho muy muy grande; a mí me parece que es una derrapada, casi un desbarrancarse; desde el punto de vista conceptual, perder el eje de lo que significa habitar el cargo de Presidente de la República”. 

En este sentido, Auth asegura que “Gabriel Boric no sería presidente sin el estallido. Es el Presidente del estallido, y claro, el clima social, las prioridades actuales son muy, muy distantes del momento que le dio origen. Por lo tanto, ya no cabe ser el Presidente del estallido, pero tampoco pueden pedirle que rompa completamente con su identidad”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta