La Convención Constitucional dejó de existir. Se disolvió al hacer entrega de la propuesta de texto constitucional al Presidente Gabriel Boric. Y si bien hace un año el proceso comenzó con una complicada instalación con manifestaciones y gritos que interrumpieron la canción nacional. En esta ocasión se notó el esfuerzo por mantener la sobriedad de la ceremonia. 

“Lo que hizo la Convención es dar el punto de partida a la campaña, y para la campaña sirven cosas distintas que las que sirvieron para concordar el texto”, dice al respecto el experto electoral Pepe Auth. 

La ceremonia comenzó alrededor de las 10:30 de la mañana, tras un retraso de 30 minutos, y sin la presencia del Mandatario en la testera. El acto de clausura del órgano, con la continuación de la sesión 110° del Pleno de la Convención, empezó y terminó -ahora sí- con el himno nacional. Y en sus intervenciones los ahora exconstituyentes Gaspar Domínguez y María Elisa Quinteros subrayaron que el texto «no es perfecto» sino que más bien «es perfectible».

En una nueva edición del Podcast Electoral de El Líbero, Auth plantea que “evidentemente ellos están intentando, y está por verse el grado de éxito que van a tener, reinstalar la propuesta en el seno de la República, del espíritu republicano, del respeto a las instituciones, de una cierta modestia de la que carecieron durante todo el proceso”.

El exdiputado ejemplifica que decir que se trataba de un texto ‘perfectible’, “no era el ánimo en los meses previos, pero evidentemente la soberbia ahuyenta al electorado y la modestia lo atrae. Yo diría que se inició la temporada de caza de electores. Y cuando uno se dispone a cazar electores tiene que mostrar su mejor cara, la cara constructiva, republicana, dialogante”.

Una campaña “de pronóstico reservado”

De acuerdo con los resultados de la encuesta Plaza Pública de Cadem, el Rechazo al proyecto de nueva Constitución se mantiene en 51%, 17 puntos por sobre el Apruebo (34%). 

Además, sobre las alternativas del proceso, el sondeo indica que 10% (-2 pts) quiere que la nueva Constitución se apruebe tal como está; 29% está porque se apruebe para después reformarla; 38% (+5 pts) prefiere que se rechace para que se proponga un nuevo proceso que permita tener una nueva Constitución y 19% (-2 pts) que se rechace para seguir con el texto vigente.

Frente a esto, Auth cita un tuit del fundador del Frente Amplio, Noam Titelman, del 27 de junio, en el que éste señala que “la tendencia para el plebiscito está clara” y en ese sentido la única opción para el Apruebo sería la de “Aprobar para mejorar” y “aún así está difícil”.

Entonces, Auth se plantea la interrogante de si entre los promotores del Apruebo “habrá la disciplina y coherencia suficiente para hacerlo (…), pero evidentemente no hay consenso en el campo del Apruebo para que esa sea la estrategia dominante”. Señala, por ejemplo, que el Partido Socialista decidió hacer su propia campaña “para poner énfasis en un enfoque al que seguramente saben que no concurrirían el Partido Comunista ni parte del Frente Amplio”. 

En consecuencia, también cuestiona si saldrán de la escena los protagonistas más “radicales” del proceso para dar paso a una cara más amable del Apruebo. 

“Respecto del nivel de control de los radicales del Apruebo mi pronóstico es reservado. Yo no veo a los protagonistas decididos a dejar el paso a los reformistas, a los del Apruebo con apellido”, dice en alusión a las palabras del alcalde comunista Daniel Jadue quien aseguró que su opción es el “Apruebo sin apellidos”.

“Es muy difícil que cambie la tendencia a favor del Rechazo”

En cambio, Auth sí ha notado esa disciplina en el campo del Rechazo. Opción que asegura ha logrado “transversalidad”.

Anticipa que en los próximos días voces de la Democracia Cristiana saldrán a explicitar su respaldo al Rechazo, como ya lo hizo Ricardo Hormazábal, expresidente de la DC. 

El experto electoral dice, además, que rechazar para darse una segunda oportunidad ha ido adquiriendo visibilidad “por la actitud del Presidente de la República, por lo que hizo Macaya (UDI) al empujar a la coalición a dar señales inequívocas de compromiso hacia una nueva constitución, por el proyecto demócrata cristiano en el Senado que se va a votar en los próximos días. Entonces, para la gente que está en la duda, la viabilidad de ambas opciones pasa a ser determinante”. 

Viabilidad que no sería tan evidente en el caso de “aprobar para reformar” pues fue una postura que la misma “Convención no acompañó, al dejar tan alto el umbral de reformabilidad. Es decir, reformar parece una tarea titánica”.

“Hoy las encuestas hablan de un 60-40 (en cuanto al resultado del Rechazo y el Apruebo). Yo no creo que llegue a tanto porque van a disponerse las tropas, va a comenzar la movilización, hoy día dieron el disparo de largada, y alguna influencia tiene la infantería. Luego viene la franja que son 28 días y creo que va a ser relevante como lo fue en la Presidencial y sobre todo en el plebiscito anterior, pero es difícil que cambie la tendencia”, dice con respecto a un resultado favorable para el Rechazo. 

De esta manera, el experto confirma su pronóstico para la elección del 4 de septiembre que da por ganador al Rechazo con 53,4% de los votos.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta