Publicado el 25 enero, 2021

Ministro de Educación sobre prioridad en vacunación: “La tendrán quienes trabajan con los niños más pequeños de las comunas más vulnerables”

Autor:

Daniela Bas

En conversación con El Líbero, el ministro Raúl Figueroa valora la decisión del Consejo Asesor del Ministerio de Salud de incorporar a los docentes en el 30% de la población prioritaria de vacunación. Asegura que es una forma de “apoyar con medidas extraordinarias la necesidad de generar mayores espacios de seguridad y recuperar la confianza en los establecimientos educacionales”. Confía en que “antes de marzo ya tengamos trabajadores de la educación que estén recibiendo la vacuna”.

Autor:

Daniela Bas

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A 5 semanas del retorno a clases establecido por el Ministerio de Educación, la decisión del Minsal de incluir a profesores y trabajadores de colegios entre el 30% prioritario del proceso de vacunación permite “recuperar la confianza en los establecimientos educacionales.” y “recalcar el compromiso que el Gobierno tiene con las comunidades educativas”, señala el titular de la cartera, Raúl Figueroa.

En conversación con El Líbero, el ministro de Educación menciona que “la prioridad en el sector de educación la tendrán quienes trabajan con niños más pequeños” y principalmente los que se encuentran en comunas más vulnerables, ya que, explica, “permite que esos sectores puedan contar con mayor seguridad para ir recuperando la presencialidad que es lo que consideramos fundamental para el año 2021”.

Agrega: “Apenas estén disponibles en el país las dosis de Sinovac, que además se sabe que llegarán en un volumen mucho mayor, los profesores ya podrán acceder a esas dosis”, por lo que confía que “antes de marzo ya tengamos trabajadores de la educación que estén recibiendo la vacuna”.

Según el ministro Figueroa, el 100% de los colegios, alrededor de 9.500 establecimientos, tienen claridad de cuál es la mejor manera en que pueden organizarse para cumplir los protocolos sanitarios. El 40% de ellos señaló que puede recibir a todos sus alumnos todos los días, el 20% lo puede hacer cumpliendo la jornada completa y el otro 20% con doble jornada. El porcentaje restante priorizará el retorno presencial, pero generando asistencias alternadas entre los alumnos.

La clave de las distintas modalidades que se emplearán es evitar generar brechas, las que se profundizan con “la suspensión de clases presenciales y la discontinuidad del proceso formativo”. “Estas distintas maneras de organizar los colegios tienen una característica común y es que todas ofrecen continuidad en el proceso formativo para sus alumnos, algunos yendo todos los días, otros alternando los días”, subraya el titular de Educación.

-Usted mencionó que el 40% de los colegios están en condiciones de recibir a todos sus alumnos ¿cómo está planeado que lo haga el otro 60%?

-Hicimos un trabajo muy enfocado en los distintos territorios para velar que todos los colegios del país llevaran adelante procesos de participación local y sobre la base de ese proceso, levantaron sus planes de funcionamiento para el año 2021. Eso permitió que a la fecha el 100% de los colegios (9.500 establecimientos aprox.) tenga hoy día claridad de cuál es la mejor manera en la que pueden organizarse para cumplir los protocolos sanitarios, darle seguridad a sus comunidades y poner la presencialidad como una prioridad dentro del funcionamiento del año 2021, entendiendo las distintas características de los otros colegios y los territorios donde se encuentran, esa presencialidad se va a tener que combinar en muchos casos con educación a distancia.

El 100% tiene claridad de cómo organizarse para el año 2021, teniendo lo presencial como una prioridad y todos tienen claro que deberán combinar esa presencialidad con la educación a distancia”.

Desde ese punto de vista, el 40% de los colegios señaló que puede recibir a todos sus alumnos todos los días, el 20% dice que lo puede hacer cumpliendo la jornada completa, el otro 20% con doble jornada, un grupo en la mañana y otro grupo en la tarde. El resto de los establecimientos, del orden de un 48%, ha señalado que va a priorizar la presencialidad, pero generando asistencias alternadas de los alumnos, ya sea por días, y en algunos casos menores, por semana. Y un 12% ha señalado que puede llevar adelante procesos híbridos en los que, al mismo tiempo, los alumnos están o en la sala de clases o transmitiendo la clase a los hogares.

Esto significa que el 100% tiene claridad de cómo organizarse para el año 2021, teniendo lo presencial como una prioridad y que todos tienen claro que deberán combinar esa presencialidad con la educación a distancia.

-¿Se pueden generar brechas en el aprendizaje debido a las distintas modalidades?

-La evidencia que hemos recogido en Chile y que está disponible a nivel internacional, es que lo que más profundiza las brechas es la suspensión de clases presenciales y la discontinuidad del proceso formativo. En ese sentido, estas distintas maneras de organizar los colegios tienen una característica común y es que todas ofrecen continuidad en el proceso formativo para sus alumnos, algunos yendo todos los días, otros alternando los días. Pero, incluso en el caso de aquellos que alternen eso, permite que en los días donde tengan que llevar adelante procesos de educación a distancia, el vínculo con esos alumnos sea más firme y la continuidad del proceso se asegure. Por lo tanto, si bien el óptimo es que todos vayan todos los días, este escenario es mucho más positivo desde el punto de vista de disminuir las brechas que se presentan con una suspensión absoluta de clases presenciales.

-¿En qué consiste y cómo ayuda el plan “Yo confío en mi escuela” a los establecimientos que no tenían posibilidad de abrir con las condiciones sanitarias necesarias?

-El plan “Yo confío en mi escuela” apunta precisamente a que los establecimientos que requerían mayor apoyo para, ya sea modificar su mobiliario o adecuar su infraestructura para cumplir los protocolos sanitarios, lo pudiesen hacer. En ese sentido, se lanzó una convocatoria que originalmente disponía de $6 mil millones, pero atendido el alto número de interesados en el proyecto, para poder adjudicar todos aquellos proyectos que cumplían con los requisitos se optó por más que duplicar el fondo asignando $13.300 millones, pasando de 90 comunas a 179. Este plan complementa otras medidas de apoyo que van en la misma dirección, como por ejemplo la entrega de los kits sanitarios para todos los establecimientos que reciben subvención del Estado y también la flexibilidad del uso de los recursos.

Lo que más profundiza las brechas es la suspensión de clases presenciales y la discontinuidad del proceso formativo”.

-¿En qué plazo se van a hacer estas mejoras, por ejemplo, los cambios en infraestructura?

-Todos estos trabajos o ya se realizaron el año pasado o se están realizando durante este período de vacaciones de verano. Además, hay que recordar que nosotros tenemos planes de infraestructura que han ido en permanente aumento, el año pasado eran del orden de $140 mil millones los que estuvieron disponibles para mejorar la infraestructura escolar. Además, ningún establecimiento financiado por el Estado vio interrumpido el financiamiento el año 2020 y, por lo tanto, la adecuación que se requiera para cumplir con los protocolos es algo en lo que ya están trabajando y estará disponible al inicio del año escolar.

-De acuerdo con la encuesta Cadem, un 52% de las personas rechaza la vuelta a clases presenciales y solo el 9% querría el retorno físico. ¿Cómo se logra que los padres confíen en que el retorno es seguro y envíen a sus hijos al colegio?

-Es importante recopilar lo que ocurrió el año pasado donde terminaron del orden de 1.600 establecimientos educacionales abiertos, tanto en educación parvularia como en educación escolar y la experiencia que se recogió ahí fue positiva. De hecho, la asistencia a esos establecimientos que funcionaron fue en permanente aumento y de alguna manera, nos permitió constatar lo que ya se había constatado de acuerdo con la experiencia internacional y es que es posible combinar la seguridad con la presencialidad, en la medida que se cumplan todas las exigencias. El principal objetivo es transmitirle a la ciudadanía que efectivamente es posible llevar adelante esa combinación, que la escuela es un espacio seguro y que es importante volver a recuperar la confianza en lo que ocurre dentro de ese espacio. Bajo esa lógica, todo lo que se ha hecho tanto el año pasado como este, y a lo que se le agrega la priorización de los trabajadores de la educación en el proceso de vacunación, apuntan a entregarle a la ciudadanía mayor seguridad respecto de lo que ocurre en el espacio escolar y recuperar esa confianza.

En Chile los colegios no demostraron ser brotes de contagio porque precisamente las medidas sanitarias permiten controlar esos riesgos”.

-¿Cuál es el balance en cantidad de contagios y cierre, tras la apertura de cerca de 1.600 establecimientos el 2020? ¿Qué se aprendió para este año?

-La OMS, Unesco, Unicef y todos han señalado que lo último en cerrarse debiese ser una escuela y lo primero en abrirse debiese ser una escuela. La evidencia internacional ha demostrado que es posible compatibilizar los cuidados sanitarios con la apertura de las escuelas. Uno ve que en Francia se han tomado una serie de medidas restrictivas como toques de queda o cuarentenas, pero los establecimientos educacionales siguen abiertos. En Chile los colegios no demostraron ser brotes de contagio porque precisamente las medidas sanitarias permiten controlar esos riesgos.

El balance de lo que ocurrió el año pasado es positivo. En el orden de un 14% de los establecimientos hubo un solo caso de Covid y en todos ellos se aplicaron los protocolos que correspondían, ya sea aislando a esas personas o bien suspendiendo un nivel y en algunos casos también se tomaron medidas de cierre por un período de tiempo. Solo en un 1% de los casos hubo más de un contagio que ni siquiera fue en forma simultánea y eso da cuenta que los colegios no fueron espacios de brotes de Covid. Eso coincide con toda la evidencia que se ha recogido a nivel internacional que apunta en la misma dirección, que, cumpliendo las exigencias sanitarias, es posible evitar que los colegios sean un foco de contagio.

-Una de las propuestas era adelantar el inicio de clases para febrero, ¿por qué se decide finalmente comenzar el 1 de marzo?

-Efectivamente una de las propuestas que estuvo sobre la mesa fue adelantar el inicio del año escolar a febrero y existían buenas razones para ello, sobre todo desde el punto de vista de la necesidad de reforzar los aprendizajes y nivelar de la mejor manera posible a los alumnos luego de un año tan complejo como el 2020. Pero también era importante reconocer el cansancio que las comunidades educativas acumularon durante el 2020 y, en ese sentido, había que compatibilizar la necesidad de que las comunidades educativas e incluso los propios alumnos y familias pudiesen descansar, con la posibilidad de tomar los mejores resguardos para iniciar de la mejor manera posible el año 2021.

-¿Como Gobierno manejan cifras de un posible peak de casos a fines de febrero e inicios de marzo? ¿Qué medidas se tomarán en los colegios si presentan casos de Covid?

-Las proyecciones de evolución del Covid ciertamente no las manejamos en el Mineduc, sino que son materias propias del Ministerio de Salud. Lo que sí hemos hecho junto a Salud es elaborar protocolos sanitarios estrictos que deben cumplirse en los establecimientos educacionales y que apuntan por un lado a los cuidados de higiene, limpieza, desinfección y protección de alumnos profesores y asistentes y, por otro lado, a los mecanismos de reacción en el evento que se produzca algún contagio. Los protocolos señalan de una manera bien detallada, cuál es el comportamiento que deben tener los colegios en el evento que se den casos que pasan por aislar a las personas involucradas, si es necesario suspender las clases para un determinado nivel e incluso, si así se requiere suspender por un tiempo las clases presenciales en todo el establecimiento. Lo importante es que los colegios conocen esas exigencias y hay una coordinación permanente para asegurar que en el evento de que eso ocurra se tomen las medidas que corresponden.

Nosotros estamos muy coordinados con el Ministerio de Salud para los efectos de agilizar al máximo este proceso de vacunación”.

-¿Desde qué etapa del Plan Paso a Paso se planea abrir los establecimientos educacionales? Considerando que el Colegio de Profesores señala que la Fase 2 no reúne las condiciones y solo la etapa 4 permitiría el retorno, en la que están la minoría de comunas.

-El año pasado tuvimos una serie de establecimientos, en particular todos los de la Región Metropolitana, que estando abiertos pasaron a Fase 2 y siguieron funcionando. Eso fue muy interesante porque de nuevo se permitió demostrar que es posible incluso en fases más restrictivas del plan Paso a Paso, mantener los establecimientos abiertos. Por lo tanto, acá el punto clave es no perder de vista lo prioritario que es el funcionamiento de las escuelas y lo importante que resulta para que ese funcionamiento sea exitoso, cumplir las exigencias sanitarias. El Colegio de Profesores, a quien nosotros hemos reiterado en diversas oportunidades la invitación para que formen parte del consejo asesor “Abramos las escuelas”, pero que lamentablemente aún no aceptan, yo creo que también ha entendido que las clases presenciales son fundamentales. En ese sentido, creemos que, en la medida que ellos vayan constatando que las medidas que se toman son adecuadas, van a ir plegándose a esta iniciativa.

-¿Cómo va a ayudar que los docentes estén en el 30% de la población prioritaria de vacunación? ¿Quiénes serán los primeros dentro de los educadores?

-Es una gran noticia que dentro del plan de vacunación para el Covid se haya incorporado de manera prioritaria no solo a los profesores, sino también a los asistentes de educación y educadoras de párvulo. Eso permite, por un lado, recalcar el compromiso que el Gobierno tiene con las comunidades educativas y apoyar con medidas extraordinarias la necesidad de generar mayores espacios de seguridad y recuperar la confianza en los establecimientos educacionales. En ese sentido, obviamente el plan de vacunación depende de cómo lo vaya administrando el Ministerio de Salud, nosotros estamos muy coordinados con Salud para los efectos de agilizar al máximo este proceso de vacunación y llegado el momento, por supuesto dependiendo de la incorporación de nuevas dosis y la aprobación que el ISP entrega a nuevos laboratorios, la prioridad en el sector de educación la tendrán quienes trabajan con los niños más pequeños, educadoras de párvulos, profesores y asistentes de la educación que trabajan con niños de la educación básica y específicamente los que se encuentran en esos ámbitos, pero en comunas más vulnerables, ya que permite que esos sectores puedan contar con mayor seguridad para ir recuperando la presencialidad que es lo que consideramos fundamental para el año 2021.

Apenas estén disponibles en el país las dosis de Sinovac los profesores ya podrán acceder a esas dosis. Confiamos que antes de marzo ya tengamos trabajadores de la educación que estén recibiendo la vacuna”.

-¿Para cuándo se prevé la inoculación de un porcentaje considerable de docentes?

-Eso depende del Minsal, pero la buena noticia para estos efectos es que el primer grupo prioritario que son los trabajadores de la salud y de los servicios de urgencia, ya está bastante avanzado en su proceso de vacunación. Por lo tanto, apenas estén disponibles en el país las dosis de Sinovac, que además se sabe que llegarán en un volumen mucho mayor, los profesores ya podrán acceder a esas dosis. En ese sentido, si bien no corresponde al Mineduc administrar las dosis, confiamos que antes de marzo ya tengamos trabajadores de la educación que estén recibiendo la vacuna.

-La Unicef entregó una guía con orientaciones técnicas para un regreso seguro a clases ¿Cómo se velará por cumplir estos lineamientos?

-Hemos trabajado con distintos organismos internacionales, entre ellos Unesco y Unicef, de hecho, con Unesco organizamos el consejo asesor “Abramos las escuelas” donde forma parte Unicef y donde se nos hicieron llegar las recomendaciones que se trabajaron para un retorno seguro a clases presenciales. En ese sentido, dos cosas importantes. Primero, recordar lo que señaló la secretaria ejecutiva de Unicef a nivel mundial y es que los niños no pueden soportar un año igual al 2020 e insta a todos los países del mundo a generar todas las condiciones para que la presencialidad sea una prioridad. En ese sentido, Unicef en Chile también ha hecho un trabajo intenso que se enmarca en un conjunto de recomendaciones que se han incorporado al plan de trabajo, en lo que dice relación con el cumplimiento de las medidas sanitarias en las escuelas, la participación a nivel local de las comunidades, el facilitar de mejor manera el acceso a plataformas y conexión a internet. Todas esas medidas se incorporaron durante el 2020 y se están potenciando durante el 2021.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO