El programa “Chile de todas  y todos” fue creado por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet para financiar “acciones sociales innovadoras y/o generación de conocimiento que abran espacios para la sistematización, la reflexión, el diálogo y la ampliación de buenas prácticas”.

Sólo este año postularon 227 fundaciones y corporaciones a los $740 millones  concursables que adjudicó el Ministerio de Desarrollo Social, y que dirige el ministro Marcos Barraza, militante del Partido Comunista.

Pero los recursos sólo alcanzaron para financiar  40 proyectos, quedando 119 en “lista de espera” y otros 68 no fueron elegibles por razones técnicas. Los criterios de evaluación  fueron la pertinencia, la coherencia en el diseño, la definición de actividades, criterios de innovación social y el presupuesto solicitado, entre otros criterios.

ONG vinculada al ministro Barraza quedó en tercer lugar de 227 postulantes

De los 40 proyectos financiados por hasta $20 millones, en primer lugar quedó la fundación de emprendimiento femenino sustentable Ecosueños de la Región de Los Lagos, que recibió 96 puntos –de un total de 100- y $19 millones 994 mil para la “formación de mujeres gestoras de vida sustentable”. En segundo lugar se entregó a la fundación Paréntesis y su proyecto de “Cápsulas de fortalecimiento familiar”, por el que recibió la misma cantidad de dinero.

En tercer lugar en la evaluación quedó la ONG ICAL Atacama con su iniciativa “Atacama con fuerza de mujer”, que recibió $16 millones 440 mil, gracias a 88,63 puntos obtenidos. Las resoluciones de adjudicación están firmadas por la subsecretaria de Evaluación Social del Ministerio de Desarrollo Social, Heidi Berner. (Ver listado de proyectos)

A diferencia de años anteriores, en que los recursos se los ganaban universidades o instituciones educativas, principalmente, este año se adjudicó a ONGs desconocidas y de menor impacto.

ICAL  recibió los  millonarios recursos durante el primer año de gestión de Barraza como ministro de Desarrollo Social, ya que asumió la cartera en mayo de 2015. De hecho, en 2014 y 2015 la organización del Partido Comunista no recibió recursos de este ministerio.

Esta ONG fue creada por el Partido Comunista, fue una de las dueñas de la Universidad Arcis y el ministro Barraza la dirigió entre 2006 y  marzo de 2014, cuando asumió como subsecretario de Previsión Social de Bachelet.

Los $104 millones adjudicados por Trabajo a ICAL

Los $16 millones 440 mil entregados por Desarrollo Social a la ONG del Partido Comunista se suman a otros $104 millones que recibió del Ministerio del Trabajo para capacitar a los “nuevos líderes sindicales” entre 2014 y 2016.

El objetivo de las licitaciones de Trabajo fue ofrecer una “formación comprensiva de los desafíos que un mundo globalizado demanda a los dirigentes sindicales”, requiriéndose que se capaciten en aspectos teóricos y prácticos que le permitan “adquirir las habilidades necesarias para el ejercicio de su labor sindical”.

En algunas de las licitaciones, ICAL fue la única ONG que ganó el concurso público, autorizado por el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, porque el resto de las instituciones que se adjudicaron contratos fueron las universidades Católica de Temuco, la Austral, Universidad del Desarrollo, de Concepción, de Valparaíso, la Católica Cardenal Raúl Silva Henríquez, de Viña del Mar, la USACh y la Vicaría de la Iglesia Católica.

Bachelet le entregó más recursos a la fundación Salvador Allende que al Hogar de Cristo y la fundación Las Rosas

El Presidente de la República dispone de fondos reservados para asignar directamente a algunas fundaciones sin fines de lucro, que se canalizan a través de convenios entre dichas entidades y  la Subsecretaría de Hacienda.

Durante su mandato, el Presidente Sebastián Piñera le asignó a la fundación Las Rosas y al Hogar de Cristo $790 millones y $785 millones, respectivamente, y casi $5 mil millones a la Teletón.

Bachelet, en cambio, redujo considerablemente dichos montos, ya que al Hogar de Cristo le traspasó $150 millones ($640 millones menos que Piñera), y la fundación Las Rosas ni siquiera aparece entre las 20 ONGs con más aportes.

La predilección de la Mandataria estuvo con la fundación Teatro a Mil, que recibió $1.700 millones, con la fundación Salvador Allende, a la que le entregó $275 millones, al Museo de la Memoria y los derechos humanos, que recibió $198 millones y  a la corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, a la que le destinó $150 millones. El museo de Violeta Parra recibió $102 millones.

 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta