Graves hechos de violencia han afectado últimamente al país, con saqueos, barricadas, enfrentamientos entre civiles y disparos en Estación Central el Día del Trabajador -que dejó tres heridos a bala-, el asesinato de un comerciante en el Persa Bío Bío, la toma de los colegios emblemáticos de la capital, los trabajadores forestales en el sur tomando rutas, y con el Presidente Gabriel Boric increpado por un grupo de manifestantes tras visitar a la periodista herida el 1 de mayo.

Por lo mismo, esta semana la ministra de Interior, Izkia Siches, presentó una agenda de seguridad en el Senado y el Mandatario anunció que se estudia un “estado intermedio” para que las fuerzas militares resguarden las carreteras en la macrozona sur. 

En un nuevo Especial Mirada Líbero, el historiador y exministro Mauricio Rojas, junto al constitucionalista Germán Concha y al exsubsecretario de Interior Juan Francisco Galli, advierten sobre las consecuencias de la violencia y analizan la agenda de seguridad dada a conocer por la ministra.

Mauricio Rojas: “La izquierda se está enfrentado a su propia creación

«La izquierda se está enfrentado a su propia creación», sentencia el historiador Mauricio Rojas. «No a la violencia en sí misma, sino a su justificación y su uso político, lo que recuerda lo que pasó en la época de Salvador Allende, que no pudo contener a sus sectores más extremistas y violentos dispuestos a sobrepasar todo lo que era el programa inicial de la Unidad Popular», argumenta.

«En el caso de Allende, tomó un tiempo antes de que fuera desbordado por sus sectores más extremistas, pero en este caso ha ido muy rápido, con el Presidente acosado por sus propios sectores izquierdistas, desde el PC, y esto va a seguir profundizándose«, advierte.

Además, Rojas sostiene que cuando el orden se deteriora comienza a surgir una demanda de éste a cualquier costo. «Y esto es lo que lleva a buscar a alguien fuerte que ponga orden, incluso transgrediendo el orden democrático». Por lo tanto, afirma, «este proceso, termine como termine, terminará mal».

Y sobre la responsabilidad del gobierno en esto, subraya que «ellos han sido artífices de la creación de esta cultura de justificación de la violencia (…) si esto sigue así el Presidente va a tener que estar encerrado en La Moneda, resguardado por esos mismos carabineros de los cuales se mofaron tanto».

Rojas concluye que «la izquierda y el Presidente debieran pedir perdón, por llevar a Chile a esta situación de deterioro absoluto de la vía cívica; y sin vía cívica la democracia colapsa».

Juan Francisco Galli: “La agenda de la ministra Siches es de total continuidad de lo que nosotros veníamos haciendo”

El Presidente Gabriel Boric acudió a la ex Posta Central el martes a visitar a la periodista herida de gravedad en el barrio Meiggs, y al abandonar el recinto fue abucheado e insultado por un grupo de manifestantes.

Al respecto, el exsubsecretario de Interior Juan Francisco Galli señala: «Lo primero es la institución del Presidente de la República. Ninguna persona puede pretender quedar impune como consecuencia de atacar a quien representa a todos los chilenos (…) el Presidente Boric representa nuestra institucionalidad, y agredirlo es agredir a Chile«.

Galli cuestiona: «¿Qué es lo que permitió que en Chile se validara la violencia como mecanismo de cambio social? Ahí, en parte, se tiene que hacer cargo la coalición de gobierno, que tiene contradicciones vitales ideológicas en materia de seguridad (…). Hoy están condenando lo mismo que ayer validaban, y esa contradicción es lo que hace que la gente mire con cierto escepticismo la postura del gobierno”. Agrega que “aquellos que han cambiado de posición porque ahora están en el gobierno son los que tiene que dar más pruebas de credibilidad frente a la ciudadanía”.

En cuanto a la agenda de seguridad que presentó en el Senado la ministra del Interior Izkia Siches, sostiene que «es de total continuidad de lo que veníamos haciendo, se dan cuenta que son iniciativas que vale la pena continuar y profundizar». Sin embargo, dice que «perdimos dos meses en esto de querer hacer todo de nuevo, porque eran nuevos, novedosos y jóvenes, cuando en realidad cuando se trata de materias de Estado hay que pensar en largo plazo».

Mientras sobre la seguridad en la macrozona sur, el Presidente Gabriel Boric declaró el 3 de mayo que se encuentran trabajando en «estados intermedios», para que «no sea un estado de excepción o nada; para que justamente las fuerzas militares puedan cumplir labores de resguardo, por ejemplo, en las carreteras».

En esta línea, Galli acusa «de nuevo, contradicciones». «Le tengo malas noticias al Presidente Boric, cuando nosotros impulsamos el proyecto de infraestructura crítica su coalición fue totalmente contraria, se rechazó incluso la idea de legislar, y resulta que ahora, como idea novedosa del actual gobierno, quieren poner a las fuerzas armadas para proteger infraestructura crítica (…) la falta de definición es parte del problema del gobierno».

Germán Concha: «El problema no es solo normalizar la violencia, sino glorificarla«

Por su parte, el constitucionalista Germán Concha subraya que «el Estado moderno tiene que ver con el monopolio del uso legítimo de la fuerza (…) cuando deslegitimas la actuación de las instituciones dedicadas a hacer cumplir la ley estás generando un problema grueso y validando el uso de la violencia. Cuando el Estado renuncia al uso de esa herramienta genera un vacío muy grave, o generas que entres en anarquía o entregues a la mano del más fuerte«.

El abogado agrega que «como sociedad validamos lo que pasó en los colegios con los overoles blancos, en el Instituto Nacional, en la macrozona sur, siempre con alguna explicación para que no se condenara, y eso viene ocurriendo en paralelo con la violencia delictual común. Entonces, hoy el problema no es solo normalizar la violencia, sino glorificarla«. Y que «cuando los civiles empiezan a enfrentarse entre sí, eso significa que las personas dejaron de confiar en el Estado».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta