El rechazo de la Comisión de Derechos Fundamentales a la iniciativa popular «Con mi plata no» y la aprobación de una propuesta impulsada por la coordinadora “No+AFP” desató nuevamente roces dentro de la Convención. Un panorama poco alentador que según advierte la convencional Marcela Cubillos, es una señal directa que podría “acabar la propiedad privada sobre los fondos de pensiones”. Según advierte, el avance de las votaciones sumado a las señales del gobierno arman el ambiente perfecto “para pegarle el zarpazo a los fondos previsionales de los trabajadores”. 

En una nueva edición del Podcast Constituyente de El Líbero, la convencional constituyente de Vamos por Chile, Marcela Cubillos habló sobre el camino que siguen las votaciones y el riesgo que podría significar. “Obviamente que la Constitución no va a aprobar en sí misma la expropiación, pero va a dejar a los trabajadores tremendamente desprotegidos y con una propiedad por así decirlo, muy débil de sus fondos previsionales”, dice.

Fue tras la reciente decisión que las declaraciones del Convencional Constituyente, Bernardo Fontaine (Ind. RN) en Las Últimas Noticias encendieron los cuestionamientos. El economista aseguró que “los trabajadores ya no serán dueños de sus ahorros previsionales» y que la iniciativa que establece un sistema de seguridad social de reparto es prácticamente “inviable”. La iniciativa popular desechada fue la más votada por la ciudadanía y buscaba establecer que la propiedad de los ahorros fueran de los cotizantes de las AFP.

A pesar de las críticas que se levantaron, Cubillos asegura que se ha producido una confusión con lo de Bernardo Fontaine: «Se rechaza la norma de «Con mi plata no», la iniciativa popular, y sí se acoge a tramitación la de «No Más AFP». Efectivamente si esa iniciativa se aprueba, se acaba la propiedad privada sobre los fondos de pensiones, o sea, ese es el punto central”.

«Si a eso le agregas las votaciones que ya se han tenido en el pleno en que se rechazan las normas que buscan explícitamente dar tranquilidad a los trabajadores; se rechaza explícitamente la norma que busca decir y reconocer que las personas son dueños de sus fondos previsionales; que el Estado no te las pude expropiar, se rechaza; que las puedes heredar, se rechaza», crearía un escenario complejo para los trabajadores.

“La mesa servida”

La mala combinación entre un sistema político que no equilibra los poderes y los derechos fundamentales mal resguardados dejaría la “mesa servida” para que quien llegue al poder pueda pasar a llevar dicha materia, según explica Marcela Cubillos. “Lo que estamos viendo es que en algunas materias quedan completamente, por así decirlo, en bandeja: los derechos pevisionales expuestos para que cualquiera en el Estado haga lo que quiera con ellos. Lo mismo pasa con muchas garantías. De la forma en que se redacta queda la mesa servida para que no tengas cómo protegerlo”. 

Apunta: «Todavía hay mucho ‘buenismo’ en este tema en que la gente todavía dice ‘no, es que no se han expropiado, no me lo han negado», o por ejemplo cuando se dice que se saca a los privados: ‘no, pero no es a todos los privados”. Se sacan de la salud: ‘no, pero no va a pasar, eso se va a terminar rechazando’”.

En la misma línea, y durante su participación en el Podcast Constituyente de El Líbero, el constitucionalista Germán Concha sostiene que actualmente la conversación constitucional contempla dos ámbitos. «Si desarmas toda la conversación, hoy día está en la discusión de ‘si me van a expropiar o no lo que ya tengo’, es decir -usando el lenguaje popular- si hay manotazos sobre el antiguo, lo que ya tengo. Pero hay una idea de que hacia adelante todo lo que venga en las cotizaciones futuras va a ir a algún tipo de ente estatal».

“Estamos a ese nivel de discusión, ‘que no me quiten lo que ya tengo, que es como el mínimo en cualquier figura jurídica», sentencia Concha.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta