Desde principios de año, las agrupaciones que se mantienen todos los viernes protestando en los alrededores de Plaza Baquedano lanzaron una amenaza contra el futuro mandato del presidente electo Gabriel Boric: “Si el indulto no es ley en enero, desde el día 1 de su gobierno tendrá esta exigencia ética apretando la cotidianidad de su gobierno”. Ahora, a cuatro días para el traspaso de mando, los que defienden a quienes califican como “presos políticos”, organizaciones de estudiantes secundarios y pro anarquistas están haciendo llamados a tomar las calles el próximo 11 de marzo.

Las convocatorias para ese día hasta el momento son en Santiago, Coquimbo, Valparaíso, Concepción y Antofagasta. La mayoría motivadas porque ven en Gabriel Boric un continuador del “modelo”.

“No les compramos ya que sabemos que no son parte del Pueblo y no trabajan para nosotros sino para seguir alimentando el modelo, por lo tanto no harán cambios en la educación. Nuestro deber es reactivar la lucha en las calles y la organización en los liceos”, escriben desde la agrupación Secundarios en Rebeldía que convoca a un “mochilazo estudiantil”, y buscan apostarse desde la mañana en Plaza Italia.

El discurso contra el presidente electo es una constante en varias de las convocatorias que realizan estudiantes, trabajadores e, incluso, feministas en redes sociales. En el caso de la comuna de Pedro Hurtado se citó a una movilización en la Plaza de Armas, conocida como Plaza de Octubre entre los manifestantes, en contra del “burguesito de Boric” y el “gobierno amarillento que se avecina”. A través de una cuenta de Facebook publicaron la convocatoria junto al mensaje: “A Boric no le compramos, ni esperamos nada de él. El Estado Policial y la sociedad carcelaria que sostiene el capitalismo son nuestros enemigos a vencer y no desfalleceremos hasta que el último de los verdugos del pueblo caiga”.

El grupo de Apoyo a los Presos Políticos, que son los mismo que publicaron la advertencia el 12 de enero, es uno de los más activos en difundir las convocatorias. “Boric no puede empezar su gobierno sin asegurar la completa libertad de todos los presos políticos de la revuelta, sin reparación y garantías de no repetición… La consigna es clara si nos los dejan en libertad no los dejaremos gobernar”. #BoricPrepárate es la etiqueta que utilizan en los afiches que suben en la cuenta regresiva hasta el 11 de marzo.

Entrada la tarde, es cuando se encuentra agendada la mayor cantidad de manifestaciones. Otro “Mochilazo Estudiantil” está previsto en las cercanías al metro Cumming y La Alameda. “Como estudiantes populares e irreverentes nos dirigimos a ustedes compañeros de lucha y rebeldía (…) a salir a la calle una vez más este 11 de marzo, justo el día en el que asume el presidente electo Gabriel Boric, para, de partida, dejarle en claro que una de las principales causas de lucha del pueblo chileno es la libertad inmediata de todos los presos políticos y una solución política integral para finalizar la prisión política de los compañeros que salieron a luchar desde el 18 de octubre”, explican a través de su cuenta de Facebook.

En regiones, bajo el lema “Movilización Nacional en todo el territorio: Sale un asesino, entra un traidor”, desde Antofagasta también convocan por la libertad de los denominados presos “de la revuelta”, anarquistas y mapuche.

Pero el ambiente buscarán calentarlo desde la previa al traspaso de gobierno. Una de las convocatorias por el Día de la Mujer, el 8 de marzo,  indica: “Nosotras nos reafirmamos en unirnos a la mujer del pueblo, a las más pobres de campo y ciudad, porque sabemos que allí empieza el camino de emancipación y no en las urnas ni ruinas de este viejo Estado, que Boric junto a la camarilla de falsos comunistas dirigidos por la Vallejo, trafican y profitan, con los justos anhelos y esperanzas de nuestro pueblo”. Y agregan: “Tenemos derecho a denunciar a los Boric y Vallejos, porque estamos convencidas que solo la lucha nos dará lo que éste Estado nunca nos podrá ofrecer”.

Mientras, el Movimiento Internacional de Trabajadores (MIT) publicó a través de su página web que se debe avanzar en “construir una nueva alternativa política de la clase trabajadora y los pueblos”.

Al mismo tiempo, advierten el fracaso del próximo gobierno, ya que según explican “podemos decir que Boric intentará hacer reformas ‘en la medida de lo posible’ y en los términos del gran empresariado, lo que apuntará al fracaso o moderación de varias de esas reformas”. Esta agrupación, que se encuentra entre los más activos en las protestas tras el 18 de octubre considera que “todo lo que hemos conquistado hasta ahora ha sido fruto de la movilización y organización popular. La propia Convención Constitucional no existiría sin las enormes movilizaciones populares de los últimos años. Creemos que ese es el camino para conquistar los verdaderos cambios que hoy se están discutiendo”.

La trastienda con el INDH

Otro flanco que podría desatar conflicto es la toma del INDH que podría ser desalojada mediante la fuerza pública justo después de asumido el presidente electo. Y es que luego de ocho meses en toma, el contralor Jorge Bermúdez despachó un dictamen -el pasado 18 de febrero- en que obliga a las autoridades del organismo a recuperar el control del edificio situado en Eliodoro Yáñez.

El documento establece un plazo de 30 días para que el instituto desaloje a la ACES que desde el 8 de julio del año pasado ingresó al edificio junto a la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular -posteriormente a ellos se sumó la Organización de Familiares y Amigos de Presos Políticos, junto con la Coordinadora de Víctimas de Perdigones- y se tomaron las instalaciones hasta la fecha.

El plazo se cumple el 18 de marzo, por lo que este lunes el INDH deberá definir si dar una semana para el retiro pacífico de los manifestantes o decidir el ingreso de Carabineros. En todo caso, según describen fuentes con conocimiento de los hechos, pese a que el Consejo decida unánimemente no solicitar el desalojo, la decisión final pasaría exclusivamente por quien preside la entidad, Sergio Micco.

En privado, explican que la conversación con los líderes de la toma se habría paralizado en febrero cuando los dirigentes estudiantiles se reunieron con el comando de Gabriel Boric y abordaron la liberación de los detenidos en el contexto de las protestas posteriores a octubre de 2019. Y es que tras la reunión, la ACES se habría negado a seguir con las negociaciones con la comisión de consejeros compuesta por Yerko Ljubetic, Debbi Guerra y Branislav Marelic. Desde allí, el diálogo se encontraría en “punto muerto” por lo que no se pudo seguir avanzando.

El grupo de jóvenes que se instaló en el lugar, buscaba que el INDH respondiera a una serie de solicitudes que incluían, entre otras cosas, la renuncia del director de la organización Sergio Micco y que el instituto definiera o manifestara que en Chile hay violaciones sistemáticas a los DD.HH., que hay presos políticos y que estos deberían ser liberados.  Sin embargo, la respuesta del Consejo que establece la evaluación constante de las definiciones de sistematicidad, la persecución de reparación y no repetición para las violaciones a los Derechos Humanos, no fueron suficientes para quienes mantienen tomada la sede.

Tomar el pulso de la calle

Ahora bien, tras darse a conocer la lista de los delegados provinciales, pareciera que el presidente electo tiene conocimiento de que debe cuidar el flanco de las manifestaciones, y opiniones fuera de micrófono indican que varios de sus nombramientos incluyen a activistas de las movilizaciones, lo que le podría permitir a Boric “contener la calle” o saber cómo se están llevando las concentraciones públicas de la ciudadanía.

Un ejemplo es la delegada presidencial provincial de Talagante, Stephanie Duarte Moreno, que milita en el partido Comunes y que también es dirigente del movimiento de pobladores Ukamau. La bandera de esta agrupación no ha dejó de ondear en las cercanías de Plaza Baquedano en las postrimerías de octubre de 2019. Duarte se ha manifestado en reiteradas ocasiones, en una de ellas fue captada en medio de una barricada. “Basta de los abusos, venga, venga, aquí estamos los guerreros de lucha”, dice en el video.

Asimismo, luego del nombramiento de la delegada presidencial de la Región Metropolitana, Constanza Martínez -exmilitante de Convergencia Social- reflotó un tuit suyo en el que sostiene: “Si quiero prenderle fuego a algo que sea a la Iglesia y a la Constitución de Pinochet”. Martínez acompañó a Gabriel Boric en la lista Creando Izquierda para la FECH en 2011 en su pasado como dirigente estudiantil.

De igual forma, la delegada presidencial provincial de Cordillera, Marcela Mella Ortiz, es vocera y coordinadora ciudadana de No Alto Maipo. Es una activista por la defensa y recuperación del agua, además fue candidata por un cupo independiente a Convencional Constituyente por el distrito 12 correspondiente a Pirque, San José de Maipo, Puente Alto, la Florida y La Pintana.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta