Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de agosto, 2015

Las cifras negras de la justicia chilena: Sólo el 16% de los imputados por la fiscalía es condenado

Autor:

Uziel Gomez

Del millón 407 mil de personas imputadas por diferentes delitos el año pasado, los tribunales emitieron sentencia para apenas 228 mil. En más de la mitad de los delitos los fiscales no logran siquiera identificar a los autores.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta semana el presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, entregó un balance de lo realizado por los jueces en el área criminal durante 2014, y afirmó en forma categórica que “no hay mano blanda, los delincuentes no quedan libres, no hay puerta giratoria».

Al presentar el documento “Un relato en cifras. La realidad del sistema penal en Chile”, en presencia de la ministra de Justicia, Javiera Blanco, la máxima autoridad judicial del país señaló que durante 2014 se dictaron 180.624 sentencias penales, de las cuales en el 89,8% de los casos hubo condena.

Sin embargo, Muñoz aclaró que de la totalidad de las denuncias que reciben los fiscales, las policías y los tribunales, “sólo un pequeño porcentaje finalmente se transforma en una causa para el Poder Judicial. Aquellas que el Ministerio Público, los fiscales, determinan que por distintos factores son relevantes”.

En más de la mitad de los delitos no se logra identificar a los autores

Esa afirmación deja al descubierto las “cifras negras” de la justicia chilena, que son las denuncias de delitos que llegan a las fiscalías o policías y simplemente nunca son presentados en los tribunales por diferentes razones. La principal (54,7%) es que ni siquiera se logra identificar a los autores de los delitos, quedando en la impunidad. Sólo el año pasado esa suma superó los 742 mil delitos. Pero de los delitos con imputado conocido, el 74,5% no fueron llevados a audiencia.

Esta compleja realidad delictual, a la que no eludió Muñoz porque es competencia del Ministerio Público -que dirige Sabas Chahuán-, muestra que el año pasado hubo un millón 349 mil delitos ingresados, lo que se tradujo en 1 millón 407 mil personas imputadas, para las cuales se dictaron apenas 228 mil sentencias definitivas condenatorias. Es decir, del total de imputados, sólo el 16% recibió una  condena.

De las 228 mil sentencias, 101 mil terminaron con pena de privación de libertad, lo que significa que el 7,2% de los imputados terminó en la cárcel.

En términos simples, de 14 personas imputadas sólo uno queda con privación de libertad, dos son multados o se les aplica alguna pena alternativa y once quedan sin ninguna sanción.

Crecen los robos con violencia o intimidación

Las autoridades de gobierno han dado señales de tranquilidad por la caída de los delitos de mayor connotación social para el primer semestre de 2015, que según cifras oficiales cayeron en 1,3%, lo que representa 3.393 delitos menos para este año. Sin embargo, la baja se da en los de menor impacto en las personas como los hurtos (-3.108) y lesiones (-3.189), pero en paralelo los que crecen son los de carácter más violento como el robo con violencia o intimidación (+1.349).

Delitos ingresados al Ministerio Público 2014De hecho, de las 32 comunas correspondientes a la provincia de Santiago, en 17 se aprecia un aumento superior a los dos dígitos en las denuncias por robo con violencia e intimidación, lo que refleja un explosivo aumento de este tipo de delitos en lo que va del año en un gran y diverso número de comunas de la capital, según información de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

El fuerte aumento de las denuncias de robo con violencia no se concentra únicamente en el sector oriente de la capital, sino que afecta a comunas tan diversas como La Cisterna (28%), Pudahuel (26%), Independencia (25%), Macul (24%), Cerrillos (22%), Lo Prado (21%) o La Florida (19%). La lista la  lideran Lo Barnechea con 57,2%, La Reina 40,5% y Las Condes con 36%.

Ex fiscal pide traspasar las investigaciones a las policías

Para abordar la enorme impunidad que significa no poder identificar a los delincuentes, Pedro Orthusteguy, ex fiscal por 13 años, plantea un “cambio radical” en la forma de investigarlos.

“En los sistemas acusatorios extranjeros, desde donde se copió el modelo chileno, son las policías los que toman los casos y los entregan a los fiscales cuando están investigados para que los presenten a los tribunales. El sistema chileno tiene diferencia con eso, en el sentido de que los que investigan son los fiscales, a veces por sí mismos, y una vez recibida la denuncia de Carabineros se la vuelven a enviar para que investigue. Se da una vuelta innecesaria de una institución a otra que termina sin resultados y se pierde tiempo”, señala el ex presidente de la Asociación de Fiscales.

Orthusteguy agrega que al entregarle esa facultad a las policías se pueda medir su eficiencia en el ámbito investigativo. “Hoy no se puede medir porque todas las causas están en el Ministerio Público, y al él se entregan las causas que tienen resultado en la policía y pueden ser presentados en los tribunales. Así podríamos medir a la policía y a los fiscales. Hoy no se puede medir correctamente a la policía ni a los fiscales”, señala.

El abogado cree que no se hizo ese traspaso de facultades cuando se hizo la reforma porque en 1993 el país estaban saliendo del régimen militar y existía cierta aprehensión con la  labor de las policías, tema que está superado en la actualidad.

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: