Antes de las 10 de la mañana del viernes llegaron al encuentro con el presidente electo, Gabriel Boric, su gabinete y quienes ya han sido confirmados como subsecretarios: Claudia Sanhueza (RD) en Hacienda, Miguel Crispi (RD) en la Subdere y el diputado Manuel Monsalve (PS), quien fue confirmado en Interior. Este último arribó hasta la Casona Cañaveral a la reunión asegurando que sería “una jornada de trabajo”; asistencia que, previo al anuncio vespertino de la futura vocera Camila Vallejo, fue vista como una ratificación de su designación.


Y es que existe una alta expectación por el nombramiento de quienes acompañarán a los ministros, asunto que se ha pospuesto desde la semana pasada y que podría concretarse este martes, según Vallejo. Aunque se ha confirmado que otras figuras que se sumarán a la primera línea gubernamental son Macarena Lobos en la Segpres y Lucía Dammert como jefa de asesores del Segundo Piso.

Puntualmente, la subsecretaría del Interior -y ese ministerio- concita el mayor interés, ya que deberá encargarse de materias como seguridad y orden público, y manejar una de las tareas complejas para el próximo gobierno como lo es el conflicto en la Macrozona Sur, donde Monsalve tiene amplia conexión debido a su rol como diputado por Arauco, en la Región del Biobío, hace 16 años. Además, porque el subsecretario del Interior es la primera autoridad en asumir, incluso antes del cambio de mando del Presidente. 

Las expectativas ante su nombramiento son altas. Sus pares en la Cámara Baja y quienes han entablado conversaciones y negociaciones con el actual diputado miran con buenos ojos su designación en ese cargo, donde trabajaría mano a mano con la próxima ministra del Interior, Izkia Siches. 

Fuentes de gobierno aseguran, fuera de micrófono, que Monsalve es un hombre estudioso, moderado, inteligente, con quien se puede llegar a acuerdos y los cumple. Ha generado buena impresión en más de un ministro de Hacienda, comisión que integra en la Cámara, además de otros jefes de cartera del actual período presidencial. Aseguran que el rol de subsecretario del Interior requiere un gran conocimiento político para ir en búsqueda de acuerdos, característica que Monsalve tendría, ya que destacan su “buen sentido de la política” y capacidad de conversación. 

Los buenos comentarios sobre el parlamentario también vienen desde la UDI, donde altos dirigentes y timoneles del partido han expresado que es una de las grandes figuras del Partido Socialista, colectividad donde milita hace casi 40 años, en la que fue presidente de Arauco y dirigente nacional en la Región del Biobío. 

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Francisco Undurraga (Evópoli), asegura que Monsalve “es un aporte a la política”. Además de destacar su carácter dialogante, respetuoso y que sabe escuchar, Undurraga sostiene que “tiene redes políticas, experiencia en el mundo político y muy buena llegada con todos los sectores”.

En cuanto a sus conocimientos en la agenda de seguridad y orden público, el vicepresidente de Evópoli asegura que “más que las competencias, tiene las habilidades para adquirir las competencias”. “Estoy seguro que es una persona muy aplicada y metódica. Vamos a tener un buen subsecretario”, subraya. 

El día en que Monsalve se unió a una huelga de hambre de comuneros mapuche en la cárcel de Temuco

Uno de los asuntos que deberá abordar Monsalve cuando asuma el próximo gobierno es la situación en la Macrozona Sur. Durante estos últimos años, cuando el conflicto y la violencia se han agudizado, el Gobierno ha establecido un Estado de Excepción que rige desde el 12 de octubre de 2020 y ha sido prorrogado -con la aprobación del Congreso- en ocho ocasiones.

Manuel Monsalve, en línea con lo que afirmó el presidente electo sobre que en su gobierno no renovarán esta medida, ha votado en contra de todas las prórrogas en la Cámara de Diputados. Es por ello que desde La Araucanía y el Biobío aún son escépticos frente a la designación.

La diputada electa por La Araucanía, Gloria Naveillán, asegura que el conjunto del nombramiento de Izkia Siches en Interior y Manuel Monsalve como subsecretario y lo que planteaban en el programa presidencial para abordar la materia de los pueblos originarios “no merecen ni siquiera una luz amarilla, sino que una luz roja de mucha preocupación respecto de lo que se puede venir”. Naveillán advierte que el tema es serio y espera que “dado que Monsalve viene de la provincia de Arauco y conoce que la realidad aquí es grave”, le dé otra mirada a los acontecimientos.

Las reticencias vienen por episodios como el ocurrido hace más de una década. El 9 de septiembre de 2010, Monsalve junto a Sergio Aguiló (PS), Tucapel Jiménez (PPD) y Hugo Gutiérrez (PC) ingresaron a la cárcel de Temuco para sumarse a una huelga de hambre que una treintena de reos mapuche protagonizó durante más de dos meses. Los parlamentarios exigían que el Gobierno estableciera una mesa de diálogo con los detenidos, mientras el Presidente Piñera llamaba a los reos a levantar la huelga argumentando que no era “un instrumento legítimo de presión en una democracia y en un Estado de Derecho”.

Pocas horas alcanzaron a estar los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara en el centro de cumplimiento penitenciario de Temuco, ya que Gendarmería -por orden del Ministerio del Interior- procedió a desalojarlos, por lo que los cuatro diputados se trasladaron a la sede regional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) para continuar con el ayuno. 

La protesta a la que se sumaban los parlamentarios llevaba para ese entonces 60 días en las cárceles de Concepción, Angol y Temuco, donde los comuneros mapuche reclamaban por haber sido juzgados por la Ley Antiterrorista tanto en tribunales civiles como militares. 

Tras un día en ayuno, Monsalve dijo que aunque el Congreso aprobara las reformas a la Ley Antiterrorista y la Justicia Militar, la huelga de hambre se mantendría porque no estaba incorporada “la opinión de los comuneros respecto a las leyes”. Ante las críticas que lo calificaban como “irresponsable” por unirse a la protesta, respondió que los parlamentarios deben buscar el establecimiento de una sociedad más justa y “eso no siempre se logra votando leyes, a veces se logra con la movilización social”. 

El 14 de septiembre, luego de una reunión con el obispo de Temuco, Manuel Camilo Vial, los cuatro diputados de oposición depusieron la huelga de hambre que llevaron a cabo durante casi 6 días.

Antes de su ingreso al penal, 19 miembros de la ex Concertación -presidentes, jefes de bancada y jefes de comités de senadores del PS, PPD, DC- entre ellos Monsalve y Jiménez, firmaron una declaración sobre los mapuche en huelga de hambre. En ella, llamaban al gobierno a conformar una mesa de trabajo para analizar las demandas del pueblo mapuche y a revisar la legislación antiterrorista. “Reafirmamos una vez más nuestro compromiso con las reivindicaciones del pueblo mapuche, especialmente de su reconocimiento constitucional, de la continuidad de la política de entrega de tierras llevada adelante por los últimos gobiernos democrático”, afirmaban.

El 1 de octubre de 2010 los últimos 10 reclusos de Angol depusieron la huelga de hambre que llevaron a cabo durante 81 días, tras un acuerdo con el Gobierno que prometió reformar la ley. En total, fueron 38 los mapuche que participaron de esta protesta. Uno de ellos estaba condenado por incendio y 31 fueron procesados por la Ley Antiterrorista. Ocho llevaban más de un año y medio en prisión preventiva. 

En Temuco, donde ingresaron los parlamentarios de la Comisión de DD.HH., se encontraban retenidos Mauricio Huaiquilao, vocero de los presos mapuche en huelga en ese penal, y Luis Tracal Quidel, ambos dirigentes de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), en prisión preventiva desde el 2009 y procesados por incendio, porte y tenencia ilegal de armas e incendio terrorista. 

Huaquilao también estaba formalizado por el delito de homicidio frustrado y se le vinculaba con las amenazas terroristas en contra de Jorge Luchsinger. Ambos fueron absueltos en septiembre de 2011, por falta de peso de la prueba presentada por la Fiscalía. Sin embargo, en 2018, Tracal fue detenido tras ser sentenciado como autor del delito de carácter terrorista de incendio con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay, perpetrado en enero de 2013, por el que fue condenado a 18 años de presidio.

Entre los 13 arrestados en Temuco también se encontraban Daniel Canío Tralcal, acusado por su presunta participación en el ataque del bypass Temuco y el incendio al fundo Brasil, y Marco Millanao Mariñán, imputado por diversos ataques incendiarios entre 2005 y 2009. Según la Fiscalía, ambos miembros de la CAM tuvieron contacto con las FARC en Colombia.

En Concepción se encontraba Héctor Llaitul, vocero y líder de la CAM, por el que la Fiscalía pedía 103 años de cárcel por -hasta ese momento- nueve delitos tales como asociación ilícita terrorista, homicidio frustrado, incendio y atentado. “Nuestro cuerpo es lo único que nos queda para protestar”, aseguraba el dirigente.

El hecho es una demostración más de la cercanía de Monsalve con los pueblos originarios, vínculo que comenzó en la zona como doctor. El 2000 asumió como médico Director del Servicio de Salud de la Provincia de Arauco, cargo que ejerció hasta julio de 2005. Entre 1996 y 2000 fue concejal de la comuna de Los Álamos, presidente del Partido Socialista de Arauco y dirigente nacional de su colectividad en la Región del Biobío. Además, ha sido reelecto en tres ocasiones como diputado por Arauco. 

Sus votaciones en contra del Estado de Excepción, el parlamentario socialista las ha justificado asegurando que el Presidente Piñera “no quiere resolver los problemas de seguridad en Arauco o La Araucanía”, sino “influir en el proceso electoral”, mediante la extensión del Estado de Emergencia; dijo en noviembre de 2021. Reiteró que “la medida es completamente ineficaz. No garantiza lo que piden los ciudadanos”. 

“Acuerdo en la Ley de Inteligencia, reforma a las policías, persecución a organizaciones criminales, establecer una agenda de derecho para los pueblos originarios y fortalecer la restitución de tierras son los elementos que van a lograr mayores condiciones de seguridad y tranquilidad en la Macrozona Sur”, afirmó el diputado tras la primera votación de esta medida en octubre.

Sobre seguridad y orden público

Otra de las leyes polémicas que han sido aprobadas y tienen relación con seguridad y orden público fue la llamada Ley Antibarricadas o Ley Antisaqueos, despachada en enero de 2020. Su objetivo era aumentar las sanciones y tipificar acciones que atenten “contra la libertad de circulación de las personas en la vía pública a través de medios violentos e intimidatorios”, tanto con barricadas como con el denominado “el que baila pasa”. 

El 16 de enero de 2020 -en tercer trámite legislativo- la medida fue aprobada en la Cámara de Diputados con 84 votos a favor y 64 en contra. Dentro de los que rechazaron la medida estuvo el diputado Monsalve, junto a Gabriel Boric, Camila Vallejo, Giorgio Jackson, entre otros.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta