Una efusiva e intensa campaña en favor del Apruebo en el plebiscito constitucional del 4 de septiembre difunde en sus redes sociales el juez del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, Daniel Urrutia.

“Buenos días a todes! Hoy es un hermoso día para leer la nueva constitución, discutirla y echarle ganas para aprobar el 4 de septiembre, querides fuerza para hoy! No se me achicopalen!”, escribió en su cuenta de Twitter el pasado miércoles 13 de julio.

La profusa campaña del apruebo de Urrutia en redes sociales

Ese mensaje es uno de los más de 100 tuits que ha dedicado en favor del nuevo texto constitucional, que será sometido a elección popular.

“Dignidad ni más ni menos, en septiembre aprobamos”. “Tiempos acelerados, lleno de esperanzas, miedos, mentiras y verdades, estamos en la campaña más importante de la joven historia de Chile, aprieto firme mi mano y hundo el arado en la tierra, vamos sembrando y desalambrando, el 4 de sept. aprobamos por un nuevo Chile más Justo”, dijo el 8 de julio.

También compartió este mensaje de @pmontecinosc: “Mientras más lluvia, menos sequía. Mientras más apruebo, menos saqueo. #Apruebo”.

“El apruebo en el plebiscito se ganará en la calle, organizándose, en el puerta a puerta, en el boca a boca, en el compartir la mirada esperanzada en una nueva convivencia más justa para todes”, dijo el 6 de julio pasado.

“Las élites abusivas que han controlado a su antojo el país no renunciarán a sus granjerías y privilegios, harán lo imposible por mantener todo igual, dinero les sobra, lo que les falta es corazón y eso no se compra”, es otro de sus numerosos comentarios en la red social.

Urrutia también es ferviente difusor de cuentas como @AprueboxChile: «Sumando razones para Aprobar» Capítulo 3 de la webserie de  Derecho a propiedad: No habrá propiedad privada? Claro que si habrá! y estará protegida”.

A su vez, el juez es muy crítico de la reforma política que impulsa el Senado para bajar el quórum de las reformas constitucionales a 4/7.

Rechazar para reformar? Acá está la respuesta Diana y Budbunny” (sic), escribió y puso un gif del cantante con una letra que dice “sorry, yo no confío”.

Corte de Apelaciones de Santiago investigará declaraciones de Urrutia

La campaña política del magistrado ha generado amplia polémica y cuestionamientos al interior del Poder Judicial.

Según información a la que tuvo acceso El Líbero, el pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago está en conocimiento de la situación y la analizará en su reunión semanal de los lunes, oportunidad en que podrían emitir un pronunciamiento. Es el procedimiento habitual para estos casos.

Ex ministros de la Corte Suprema y abogados litigantes consultados por El Líbero coinciden en que es “una falta gravísima que un juez se involucre en una campaña política, lo que está expresamente prohibido en la ley. La Corte de Apelaciones de Santiago debiera abrir un sumario administrativo”.

Las fuentes indican que la conducta de Urrutia “atenta contra los principios de probidad, legalidad y fe pública. El Poder Judicial no puede estar involucrado en política”.

La ley prohíbe la participación política de los jueces

El Código Orgánico de Tribunales, en su artículo 323, “prohíbe a los funcionarios judiciales” expresamente.

1°) Dirigir al Poder Ejecutivo, a funcionarios públicos o a corporaciones oficiales, felicitaciones o censuras por sus actos;

2°) Tomar en las elecciones populares o en los actos que las precedan más parte que la de emitir su voto personal; esto, no obstante, deben ejercer las funciones y cumplir los deberes que por razón de sus cargos los imponen las leyes;

3°) Mezclarse en reuniones, manifestaciones u otros actos de carácter político o efectuar cualquiera actividad de la misma índole dentro del Poder Judicial”.

Jorge Jaraquemada: “Un juez debe asegurar la objetividad e imparcialidad”

El ex presidente del Consejo para la Transparencia, Jorge Jaraquemada, y actual director ejecutivo de la Fundación Jaime Guzmán, explica a El Líbero que la campaña del juez riñe con lo que dispone el numeral 2 antes mencionado.

“Quien ejerce un rol como juez de la República debiera cuidar en extremo sus dichos. Dado su deber de asegurar la objetividad e imparcialidad en el ejercicio de su cargo, teniendo presente que lo obligan los principios de ética judicial recogidos en el autoacordado de la Corte Suprema de 2007”, señala Jaraquemada.

El acta 262-2007 sobre “principios de ética judicial y comisión de ética”, explicita una serie de reglas y principios; “a fin de colocar la justicia en manos de servidore de clara idoneidad técnica, profesional y ética que los habilite para cumplir en forma adecuada con importantes demandas sociales”.

Los principios dicen relación con la dignidad del cargo, la probidad, integridad, independencia, prudencia, dedicación, sobriedad, respeto y reserva.

Las polémicas del juez Urrutia

Es extenso el historial de polémicas del magistrado del Séptimo Juzgado de Santiago en sus 21 años en el Poder Judicial.

Urrutia fue suspendido de su cargo por liberar por oficio en marzo de 2020 a imputados por la violencia en la crisis social de 2019. Su argumento fue que se podían contagiar de coronavirus. Fue derivado a un juzgado de cobranza y se le instruyó un sumario.

Además, acusó a sus jueces superiores de la Corte de Apelaciones; y denunció a Chile ante la Corte Interamericana por afectar su libertad de expresión.

50 colegas de Urrutia pidieron su expulsión de la Asociación de Magistrados

En la comisión de DDHH de la Convención Constitucional, el juez dijo que “el Poder Judicial chileno es una institución históricamente construida para dominar y reprimir a los pueblos y naciones en Latinoamérica”.

El resultado es una justicia autoritaria, colonialista, racista, heteropatriarcal, machista y clasista y necesitamos todes hacernos cargo de esto”, sostuvo.

“Detrás de cada violación a los DDHH hay un juez que por acción u omisión permitió dicha violación”, agregó.

También afirmó que “durante el estallido, el Poder Judicial ha servido como parte del dispositivo de represión”; y que si la Corte de Santiago «hubiera ordenado frenar el uso de balines en el primer recurso de protección que rechazó, no hubiesen existido los cientos de mutilaciones oculares que hemos tenido que sufrir (…). Gustavo Gatica no hubiera perdido su visión si la Corte hubiera aplicado control de convencionalidad y hubiera protegido a los manifestantes».

Finalmente, concluyó su alocución reiterando: «detrás de cada violación a los DDHH, un juez convalidó o se hizo cómplice o encubridor de aquella”.

Esas declaraciones en la Convención llevaron a 50 miembros de la Asociación Nacional de Magistrados a pedir su destitución.

“Resulta imperioso que nuestro Tribunal de Honor revise los graves hechos ya reiterativos en que ha incurrido el asociado Urrutia. Los compruebe, los pondere y, con su mérito, le aplique la sanción de expulsión prevista en el artículo 52° de nuestros Estatutos. O, en su defecto, las sanciones que estimen ajustadas a la gravedad de las faltas cometidas, para restablecer la dignidad de las personas que formamos parte de esta Asociación Gremial”, señalaron los magistrados.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta