Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 04 de agosto, 2019

La disímil reacción del mundo político ante los atentados contra Óscar Landerretche y Rodrigo Hinzpeter

Autor:

Javiera Barrueto

Dos años de diferencia tuvieron los ataques contra el ex presidente de Codelco y el ex ministro del Interior. Ambas figuras públicas fueron destinatarios de paquetes bomba y en los dos hechos el objetivo de terminar con sus vidas falló. Mientras que para el economista del PS el apoyo fue transversal y sin reparos, en el caso del ex secretario de Estado, dirigentes políticos optaron más por criticar la ley Antiterrorista que el atentado sufrido por el gerente legal de Quiñenco.

 

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En 2017 el entonces presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche, recibió un regalo con forma de botella, que portaba una tarjeta donde se leía “Universidad de Chile”. Cuando el economista intentó abrirlo, el paquete estalló, generando un fuerte ruido. Una de sus hijas y la asesora del hogar quedaron con traumatismo acústico, mientras que el militante socialista sufrió lesiones en su brazo y abdomen.

Ese hecho desató una crítica transversal de todo el arco político. Incluso, en momentos en que comenzaba a desatarse la campaña presidencial de 2017, el atentado contra Landerretche se tornó en un punto de encuentro entre el oficialismo y la oposición. Ambos sectores reaccionaron fuertemente en contra del ataque que sufrió el ex presidente de Codelco e hicieron un llamado a la unidad.

Una de las primeras reacciones que surgió fue la de la entonces Presidenta Michelle Bachelet: “Toda mi solidaridad con Óscar Landerretche y su esposa Patricia Medrano. Mi más profundo rechazo al atentado que sufrieron”, escribió en su cuenta de Twitter.

Asimismo, los entonces candidatos presidenciales también se sumaron a las críticas en contra del ataque. El mismo día del atentado, el hoy Presidente Sebastián Piñera expresó: “El cobarde atentado contra Óscar Landerretche debe unir a todos los chilenos, en lucha frontal y con todo el rigor de la ley, contra el terrorismo”. Y el ex Mandatario Ricardo Lagos agregó: “Condeno de manera tajante el atentado contra Óscar Landerretche y su familia. Unámonos todos para rechazar estos actos de violencia”.

 

En la misma línea estuvo el también ex candidato presidencial Alejandro Guillier, quien incluso calificó el acto como terrorista. “Todo mi apoyo a Óscar Landerretche, a su mujer y su familia. El terrorismo no tiene ni tendrá cabida en nuestro país”.

A las críticas, además, se sumaron diputados desde la UDI hasta el Frente Amplio. Así, el diputado de Convergencia Social, Gabriel Boric, señaló: “Inaceptable atentado a Óscar Landerretche y su familia. Condena y repudios categóricos sin espacio a ambigüedad”. Mientras que el senador UDI, Juan Antonio Coloma, sostuvo: “Solidaridad y abrazo a Óscar Landerretche y su familia por acto terrorista sufrido y que hiere a Chile en lo más profundo”.

En similar tono se refirió en la ocasión José Miguel Insulza, quien justo con condenar «fuertemente» el hecho, dijo: «Con seguridad nuestra justicia actuará con dureza para encontrar y castigar a los responsables. Envío mi solidaridad a Óscar y su familia».

Dos años después, no ha habido ningún detenido ni formalizado. Y a principios de mayo el caso pasó a manos del fiscal Héctor Barros, quien sustituyó al persecutor Raúl Guzmán tras asumir como secretario del Senado.

Los dardos contra Ley Antiterrorista que desviaron la atención

Dos años después del ataque contra Landerretche, un hecho similar volvió a repetirse. El jueves 25 de julio llegó hasta la oficina del gerente legal de Quiñenco, Rodrigo Hinzpeter, un paquete envuelto en papel de color café con una etiqueta que decía su nombre. Poco antes de las 11 de la mañana, la encomienda fue recibida por la recepcionista de la empresa, quien se lo entregó a la secretaria del ex ministro de Interior. La encomienda quedó en la oficina del ejecutivo, en el piso 16 del edificio ubicado en Apoquindo con calle Enrique Foster, hasta las 14:00 horas, momento en que Carabineros alertó sobre la posibilidad de una bomba.

Horas antes había detonado un artefacto explosivo en la 54 Comisaría de Huechuraba que dejó a ocho funcionarios de Carabineros heridos con lesiones de diversa gravedad. Luego de que el Presidente Sebastián Piñera visitara a los uniformados lesionados en el Hospital de Carabineros, realizó un llamado para que se aprobara la Ley Antiterrorista.

“Sé que interpreto a todos mis compatriotas al liderar una lucha sin tregua, sin cuartel, sin ninguna contemplación contra el terrorismo, contra el narcotráfico y contra la delincuencia. Para eso, Chile necesita que el Congreso de una vez por todas apruebe la Ley Antiterrorista, que va a dar muchos más instrumentos, facultades, para que las policías, los fiscales y los jueces puedan combatir al terrorismo”, afirmó el jueves 25 de julio.

A diferencia del atentado ocurrido hace dos años contra Landerretche que unió la postura de manera transversal, en el ataque contra Hinzpeter no ocurrió lo mismo. Las críticas de la oposición -esta vez- se desviaron hacia la ley Antiterrorista a la que apeló Piñera. De hecho, el día del atentado la palabra “tongo” se convirtió en la principal tendencia de Twitter y se acusó de aprovechamiento político al gobierno.

El senador socialista José Miguel Insulza sostuvo en Radio Pauta que “no nos gusta la política del Gobierno en presentar a Chile como un país terrorista o un país aquejado por terrorismo, lo que a nuestro juicio no es exacto, no es correcto”.

Incluso, el diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, solicitó que no se apelara al “aprovechamiento político”. “Esperaría que en este delicado momento no se tomara un oportunismo político y un aprovechamiento del sufrimiento que tienen funcionarios policiales y Hinzpeter, para tramitar una ley que no respeta los derechos de las personas”, afirmó el parlamentario en Radio Infinita.

Por su parte el senador DC, Francisco Huenchumilla, aseguró estar dispuesto a legislar sobre una ley Antiterrorista pero de manera “seria”. Y agregó: «Tengo una duda muy razonable: si esto es una simple política comunicacional del Gobierno o está equivocado«, además de advertir: «Este ‘proyectito’ del Gobierno no resuelve el tema de fondo«.

Tras las críticas de la oposición, una de las pocas voces que se levantó para cuestionar la reacción de la centroziquierda fue la ex ministra Mariana Aylwin.

«Actos terroristas minimizados por la izquierda. Incluso hablan de montaje. ¿Qué hubiera pasado con un carabinero o el ex ministro Hinzpeter muertos? Aquí no caben gustitos. Todos debieran ponerse detrás del gobierno para abordarlos».

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: