El viernes 30 de diciembre el Presidente Gabriel Boric indultó a 12 condenados en el marco del “estallido”, además de a un ex frentista. El hecho ha provocado diversas reacciones; entre ellas, que casi la totalidad de los parlamentarios de Chile Vamos abandonara la mesa de negociaciones que lideraba la ministra del Interior Carolina Tohá con miras a generar un gran acuerdo nacional sobre seguridad. 

Un traspié no menor si se considera que la principal preocupación de la ciudadanía es la seguridad y que cifras de la Subsecretaría de Prevención del Delito muestran un aumento en los delitos de mayor connotación social entre 2021 y 2022.

En Mirada Líbero, Katherine Martorell, exsubsecretaria de Prevención del Delito indica que «la señal de impunidad que se genera es sumamente gravosa. Yo no puedo un día decir ‘voy a perseguir como perro a los delincuentes’, no puedo decir ‘me acuesto y me despierto pensando en cómo enfrentar la delincuencia’ y dar una señal tan contradictoria como liberar a personas que han cometido delitos comunes de mayor connotación, que han sido sancionados por tribunales y dejarlos en libertad sin más trámite”.

Agrega que en el caso del ex frentista se da una situación especial, porque “el delito fue cometido en flagrancia, pasó por un Tribunal de Garantía, por un Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, luego por la Corte de Apelaciones, la Corte Suprema y en todos los tribunales los jueces fallaron. Y el Presidente pone en duda la forma en que se llevó adelante por parte del Poder Judicial este juicio, y eso es de una gravedad mayor. Una cosa es indultar y decir que ‘quiero indultar a delincuentes porque es mi decisión’, y otra cosa distinta es dar a entender que los tribunales de justicia no han fallado de manera correcta”.

En la misma línea, Martorell advierte que “había una presión muy grande por parte del Gobierno de que se cerrara el acuerdo el 31 o el 30 de diciembre, de hecho se había convocado a la comisión para que trabajaran hasta total despacho, y ahí uno se pregunta si el objetivo del Gobierno era que se lograra este despacho para después generar el indulto. Y al no haberse logrado el acuerdo, finalmente se termina generando el indulto. Lamentablemente, hay un modo de actuar por parte del Ejecutivo que genera mucha incertidumbre, respecto a la forma en que están enfrentando realmente el tema de la delincuencia, del compromiso real con esta mesa”.

“Si no lo anunciaron, lo hicieron porque querían cerrar la mesa de seguridad y después dar el golpe, es lo que pareciera ser. Y creo que es complejo mantener una mesa de trabajo cuando tú no sabes si es que el interlocutor va a cumplir y respaldar lo que se está trabajando”, agrega.

Respecto a la decisión de Chile Vamos de retirarse de la mesa de seguridad, Martorell manifestó estar de acuerdo, pues “es inaceptable lo que hizo el Presidente con los indultos y me parece que cuando se pierde la credibilidad por parte de uno de los interlocutores es sumamente de difícil avanzar en acuerdos”.

“Una medida urgente es decretar el estado de excepción en la Macrozona Norte”

Sobre el aumento generalizado de los actos delictuales en el país, la exsubsecretaria señala que “desde que se toma registro no existen más homicidios de los que hemos tenido durante el 2022. Eso habla no sólo del homicidio propiamente tal, sino de la forma en que se comete. En un 75% de los casos no tenemos imputado conocido, eso quiere decir que no se da este delito entre cuatro paredes, sino más bien está relacionado con ajuste de cuentas, y eso nos habla del crimen organizado y la situación delictual que sigue aumentando, no frena, no se han tomado medidas suficientes para tener el control de ese crecimiento y eso es una situación sumamente preocupante”.

De igual forma, Martorell dice coincidir “en que hay un problema y que hay que trabajar en los homicidios, ahora, ¿cuál es la agenda? No la conocemos. Respecto a las armas, me parece bien que el Gobierno hoy decida hacerse cargo de ese tema, porque la ley de control de armas estuvo 12 años en el Congreso, y quienes rechazaron esa ley son quienes hoy día gobiernan. Por lo tanto, es señal de que estamos comprendiendo lo que está pasando. Pero hay más temas, el crimen organizado es vital, el terrorismo, el problema en la frontera norte es realmente grave, los homicidios donde más ha aumentado es en las regiones del norte, y hay relación directa. Uno quisiera que la agenda sea más profunda”.

En este sentido, plantea que “es de toda lógica poder contar con el apoyo real, no sólo logístico que es lo que establece el decreto 295, de los militares. Es una cuestión que se salió de las manos, y no entiendo que se siga en esta línea si la realidad está superando con creces todo lo que se pueda hacer desde la gestión. Una medida urgente es decretar el estado de excepción en la Macrozona Norte mientras se determina de qué manera se va a cuidar la frontera. Me gustaría que ese sentido de urgencia también lo tuviera la ministra Tohá”.

“Tenemos una situación delictual desbordada y el ente encargado está en stand by

Sobre la elección del Fiscal Nacional, Martorell indica: “Espero que esta vez el Gobierno no vuelva a fracasar en esta nominación porque estamos viviendo una urgencia en temas de seguridad y necesitamos contar con el líder del Ministerio Público, que son quienes tienen de forma exclusiva y excluyente la tramitación de los delitos. Un subrogante no puede llevar a cabo su propio plan, sino que más bien lleva un rol administrador”.

Aañade que “este sistema de nombramiento, bueno o malo, funciona hace mucho tiempo y esta situación de que se rechace una persona dos veces es una cosa inédita, por lo tanto es claro que la gestión del Gobierno con los parlamentarios no ha sido suficientemente buena para plantear un nombre que deje conforma a la mayoría de los senadores”.

Y reflexiona en este sentido: “Es muy grave que no haya cabeza en el Ministerio Público, hoy quien está ejerciendo el rol lo hace sin poder hacer su propio proyecto por razones lógicas, hace mantención del sistema, pero no está pudiendo establecer sus propias políticas, reformas, mirada, prioridades, por lo tanto estamos en una situación sumamente grave, porque tenemos una situación delictual desbordada y el ente encargado de la investigación está en stand by, es muy complejo”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta