El viernes pasado el movimiento de Amarillos por Chile – liderados por Cristián Warnken- recolectó sus primeras 100 firmas, en lo que fue su primer paso para convertirse en partido político.

En un nuevo Especial Mirada Líbero el exministro y exmiembro del Partido Radical Isidro Solís, la ex ministra y ex DC Soledad Alvear; la cientista política y vicepresidenta de la directiva de Amarillos, Pilar Peña y el diplomático, abogado y periodista José Rodríguez Elizondo, conversaron sobre los desafíos de la colectividad en formación. Abordaron su rol en el nuevo proceso constituyente y la necesidad de fortalecer el centro político para la «estabilidad de Chile».

«Prometimos, durante todo el desarrollo de la Convención, ir analizándola, y fuimos detectando las dificultades, hasta definir que rechazábamos esa propuesta constitucional, que era impresentable. Queríamos un nueva y buena Constitución», comentó Soledad Alvear.

Y sostuvo: «Es por eso que el paso siguiente para cumplir lo que habíamos prometido era inscribirnos como Amarillos y seguir siendo un movimiento ciudadano, que respete la democracia, busque acuerdos, que sea dialogante con todos los sectores políticos y con la ciudadanía».

Por su parte, Isidro Solís, sobre el origen de la nueva colectividad, dijo: «Cuando un partido o un movimiento como este nace, hay que tener claro que se inicia un proceso. Iniciamos la construcción de una herramienta ciudadana al servicio del país, que parte enfocada en el tema constitucional, que ha sido lo que nos precipitó a todos. Nos encontramos con un momento nacional muy delicado, que llegó a ser tenso, con mucha transcendencia para lo que pase en Chile en los próximos 50 años y que nos empujó a tomar esta decisión, para algunos dolorosa, de abandonar nuestras tiendas».

«Nos vamos a presentar como una alternativa política de gobierno»

Pero no se quedarán solo en un proceso constituyente. Así lo explica el exministro de Justicia y figura histórica del Partido Radical: «Vamos a ir enfrentado los desafíos de cada día, y el primero es darle una buena Constitución a Chile, es hablar de toda la institucionalidad que queremos que rija a nuestro país durante muchas décadas. En ese trabajamos vamos a enfocarnos de una manera muy decidida, con el coraje de enfrentar las cosas que nos parecen mal, de trabajar con Chile sin amarrarnos a compromisos con nadie».

«Y en el momento que culminemos con este trabajo nos vamos a proyectar y presentar a los chilenos como una alternativa política de gobierno, que tendrá que desarrollarse en todos los planos, en el campo municipal y en todos los campos», subrayó Solís.

«Con Amarillos queremos llenar un espacio del centro y centroizquierda que estaba bastante vacío»

Mientras, la vicepresidenta de Amarillos, Pilar Peña, se refirió al proceso de «institucionalizarse». «No teníamos otra alternativa que convertirnos en partido. Porque siendo una organización de la sociedad civil no teníamos espacios para intervenir en la discusión que se viene, para poder cumplir el objetivo de tener una nueva y buena Constitución».

«Tenemos de 70 mil adherentes a la causa, una suerte de piso y respaldo. Queremos llenar un espacio del centro y centroizquierda que estaba bastante vacío. Nuestro primer objetivo es la Constitución y hacia adelante mirar los procesos que vienen. Aspiramos a romper la polarización, porque los extremos son peligrosos», afirmó.

Y dijo que «no hemos tomado la definición de si ser oposición o estar con el Gobierno, estamos en algo muy reciente»

«El primer y gran síntoma de refundación de los partidos políticos está en Amarillos»

Por su parte, José Rodríguez Elizondo destacó el proceso personal que vivió. «Debo confesar que me costó mucho decidirme a militar o a fundar esto, después de una dura experiencia en los años 70, yo participé del gobierno de Salvador Allende . Yo me convertí en un extremista de centro, es decir, la izquierda me abandonó y me encontré con un peligro muy grande, que era la propuesta constitucional».

De hecho, uno de los temas que el Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales ha analizado en profundidad ha sido la plurinacionalidad. Detalló: «Yo había estudiado el tema de la plurinacionalidad y Bolivia y había escrito mucho sobre el riesgo que significaba, por lo tanto, coincidía en eso con el líder de Amarillos, Cristián Warnken, un intelectual con una gran sensibilidad política».

«Así, fuimos conversando y este proyecto de Amarillos en sus principios me refleja completamente», comentó.

El escritor agregó que «Amarillos es el partido que surge de una necesidad y no de una profesionalidad política. La crisis de los partidos políticos en Chile debilitó la democracia, y una democracia necesita buenos partidos políticos. Cuando el extremismo chileno hablaba de refundar el país, yo respondía que lo que había que hacer era refundar los partidos… El primer y gran síntoma de refundación de los partidos políticos está en Amarillos».

Respecto a las conversaciones en el Congreso, de cara a un nuevo proceso constituyente, y el desafío de Amarillos, Alvear subrayó: «Queremos participar activamente, cuando seamos partido político, en las distintas discusiones que se den. Más aún cuando contamos ya con un diputado, que es Andrés Jouannet. En ese contexto, tenemos que ser flexibles, mirar lo que se produce en ese diálogo y buscar qué es lo que nos inspira, conversando con todos, partidos de gobierno, de oposición, y con la ciudadanía».

Alvear: «No me presentaría a constituyente»; Solís: «Yo estoy disponible

«Cuando dejé el Senado señalé que había cumplido mi funcionó pública, después de haber sido tres veces ministra, senadora, y creo en la necesidad de que se puedan generar nuevos liderazgos en todos los ámbitos. No solo de gente joven, ojalá preferentemente joven, pero esa mezcla tan necesaria de experiencia y juventud hemos visto cuán importante es en el gobierno del Presidente Boric. Razón por la cuál no me presentaría como constituyente» enfatizó al ser consultada sobre un eventual cargo como constituyente.

Solís, en tanto, tiene una postura distinta. «A diferencia de Soledad, que ha tenido muchos desafíos electorales, la verdad es que yo nunca me he sometido a una elección popular», dijo y recordó que su trabajo en política ha sido más bien al interior de los partidos.

«En este momento, producto de la importancia que tiene para el país el arribar a un resultado de una buena y nueva Constitución, si Amarillos lo define, yo estoy disponible. Para todo en la vida hay una primera vez, y tal como por primera vez renuncié a mi partido, y ahora sí espero morirme en este partido, esta también podría ser una primera vez».

Peña destacó que aspiran a llevar candidatos a todo tipo de elecciones. «Si bien tenemos un primer objetivo constituirnos como partido y luego influir en el proceso constituyente, lo que venga hacia adelanta será lo propio de los partidos, que es influir y tener representación».

«La estabilidad de Chile está amarrada a que el centro recupere su capacidad de conducción de la política»

Sobre el hecho de que los senadores DC Matías Walker, Ximena Rincón y el ex presidente del Partido Radical, Carlos Maldonado, quieran crear un partido propio, Solís lo entiende. «Tenemos un gran afecto por cada uno de ellos. Habría sido una buena circunstancia que todos hubiéramos enfrentado juntos este desafío de crear un partido, pero cada persona tiene su tiempo y su lógica, y eso es respetable».

Y explicó: «Ellos son parlamentarios destacadas, representan a bancadas muy fuertes. Ellos tuvieron la inclinación a reinvolucrarse en una iniciativa para recuperar la dirección de la DC como partido, para reincorporarla al centro».

«Ahora ellos han tomado al decisión de organizarse como otro movimiento de centro, lo que nos causa mucha alegría. El centro es el domicilio político que más ha carecido de representación. Y, por lo tanto, no tenemos ningún ánimo de hegemonizarlo ni de combatir a otras organizaciones. Queremos llegar a un acuerdo con todos los movimientos de centro. La estabilidad de Chile está amarrada a que el centro recupere su capacidad de conducción de la política», señaló Solís.

Y agregó: «No lo entendemos como una competencia si no como una complementariedad».

«Desde Amarillos buscamos dialogar con todos los sectores políticos»

La exministra Alvear puntualizó la vocación de Amarillos: «Nacimos fruto de una polarización muy grande. Queremos seguir siendo de centro. La gran mayoría quiere un país estable, donde se hagan los cambios con gradualidad, responsabilidad, presupuestariamente viables, etc. y condenando la violencia sin excepción»

«Vamos a buscar dialogar con todos los sectores políticos, partidos de gobierno y de oposición. Chile debemos construirlo entre todos», afirmó.

Mientras, Rodríguez Elizondo agregó: «Me encantaría que fuéramos un partido de extremo centro, que no tengamos apellido. Los partidos que mejor comportamiento tuvieron fueron los partidos de centro, la Democracia Cristiana, el Partido Radical. Si esos partidos tratan de reconstituirse, forman parte de la política de alianzas necesaria de Amarillos».

«Somos reacios a cambios revolucionarios»

Peña, además, remarcó: «El éxito que ha tenido Amarillos tiene que ver con el tono en que hemos planteado la discusión, fuimos los primero en hacernos cargo respecto de la funa y la cancelación, y en nuestra declaración de principios hablamos de la violencia. Queremos posicionarnos en el centro, los extremos atentan contra la estabilidad del país y la democracia. Somos reacios a cambios revolucionarios».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta