El lunes en la noche la Cámara de Diputados sorprendió rechazando los dos proyectos de retiro de fondos de pensiones: el presentado por parlamentarios para permitir un nuevo y quinto retiro general, y la iniciativa que había impulsado el Ejecutivo para autorizar un giro previsional acotado.

En un Especial Mirada Líbero -realizado vía Youtube- los diputados Francisco Undurraga (Evópoli) y Guillermo Ramírez (UDI), junto a los analistas Max Colodro, Gonzalo Müller y al presidente de Libertad y Desarrollo Luis Larraín, conversaron sobre el escenario tras el rechazo a estos proyectos.

Guillermo Ramírez: «Esto para el gobierno es un desastre»

«El gobierno presenta un proyecto acotado de retiro de pensiones porque no tenía los votos en su coalición para rechazar el quinto retiro, entonces es una especie de moneda de cambio, de mal menor «.

Agregó que «el Ejecutivo descuidó la aprobación de su propio proyecto, y al final están los parlamentarios de izquierda pasándole la cuenta ahora», explicó el diputado Ramírez, y agregó que «el ministro Giorgio Jackson queda algo debilitado en su relación con el Congreso. El ministro Mario Marcel también queda desgastado. Al final esto para el gobierno es un desastre«.

Mientras, el diputado Undurraga subrayó que el Presidente Boric «no ha presentado proyecto de ley alguno en el Congreso» y con lo ocurrido el lunes «demuestra una impericia muy grande a través de su ministro Jackson, que no está gobernando ni concitando la unión de sus dos círculos, y que está muy desconectado de la realidad de lo que estaba sucediendo en la Cámara de Diputados». Además, reconoció que «esta es una muy buena noticia para el país y la miro con un poco de envidia. Me habría encantado que en la administración anterior se hubiesen rechazado los retiros».

Sobre la votación de Renovación Nacional, donde la mayoría de los diputados de ese partido terminaron aprobando el retiro masivo de pensiones y rechazando el del gobierno, el diputado de Evópoli sostuvo que «aquí hay una dificultad no solo con RN, sino con la política y quienes demostraron poca consistencia y coherencia».

Con respecto a la reforma sobre la inexpropiabilidad de los fondos, Ramírez sostuvo que «esperamos que se tramite rápido. Confío que van a cumplir con su palabra y le van a poner discusión inmediata».

Luis Larraín: «La derecha cumplió con su rol»

El Presidente de LyD Luis Larraín afirmó que «la derecha cumplió con su rol, considerando el ambiente económico que vivimos hoy y la tasa de inflación. Y por el lado del gobierno, el ministro Marcel ‘salvó los muebles’, al menos evitó que hubiera retiros. Pero para el resto es un problema político muy importante».

Comentó que les falta fuerza en el equipo político «con Giorgio Jackson con una posición muy hegemónica pero muy solo, pesó la ausencia de Ministro del Interior, porque en la práctica el ministro del Interior no existe».

Por su parte, Max Colodro sostuvo que «el gobierno queda muy dañado y confirmando que tiene un problema subyacente de fondo, de diseño político. Este es un equipo político que ha demostrado niveles de impericia, errores no forzados y falta de coordinación».

Agregó: «Esta es una derrota política mayor del gobierno, quedó en evidencia que no tenemos ministra del Interior, que no estuvo colaborando en un momento clave y Giorgio Jackson no logra aunar a los sectores que están respaldando al gobierno».

Gonzalo Müller: «Daña la credibilidad de Mario Marcel»

Gonzalo Müller comentó que «esto le va a traer un costo al gobierno en términos de popularidad, el próximo lunes se va a ver reflejado en las encuestas. Un gobierno que cambia de posición sin explicarlo, que se pone al frente del populismo y de una manera difícil de explicar, lo que lo pone en una posición incómoda y daña la credibilidad de Mario Marcel. Con Marcel no alcanza, no tiene la fuerza suficiente para poner una posición en el gobierno».

El analista de la UDD agregó que «este es un problema para todo el sistema político, porque se está repitiendo la misma fórmula con la cual colapsó el gobierno de Sebastián Piñera. Si colapsa este gobierno no es bueno para nadie, este gobierno tiene una obligación de gobernar y de tomar decisiones, pero resulta que se está quedando sin esa capacidad muy rápidamente y eso es muy malo».

Larraín afirmó que «la coalición gobernante de Apruebo Dignidad ha sufrido un baño de realidad tremendo. La inflación es un problema complejo, y manejar ese fenómeno con un gobierno que ha generado grandes expectativas es muy difícil. Lo peor para el país sería que el parlamentarismo de facto que tuvimos durante la última parte del gobierno de Piñera se repitiera, y a dos meses de partir el gobierno. Es un problema para el gobierno, pero también para el país».

Además, Colodro dijo que «el problema del gobierno es de corto y mediano plazo. Debiera concentrar su estrategia en los proyectos más emblemáticos, que son la reforma de pensiones, salario mínimo y reforma tributaria, pero el problema es que no van a tener efectos inmediatos (…) la urgencia económica que va a tener el gobierno es muy grande y el drama político que va a enfrentar es que no va a tener instrumentos eficaces y contundentes para responder a esas urgencias del momento, y eso lo va a complicar».

Agregó que «vamos a estar discutiendo los retiros muy rápido de nuevo (…) y va a tener que enfrentar el plebiscito de salida del proceso constituyente en septiembre, probablemente en el peor momento de la inflación y el deterioro económico».

Müller apuntó: «En lo político, ¿resiste hasta el primero de junio que llegue con los mismos ministros que juraron el primero de marzo? Tengo mis dudas. El eslabón más débil es la ministra del Interior, Izkia Siches era la única que tenía la capacidad de conectar con la ciudadanía, y ahora se queda solo con referentes políticos. ¿Con qué ministros y qué tan golpeado va a llegar el gobierno al primero de junio?, esa es la gran duda».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta