Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 14 de octubre, 2019

Hans Eben sobre la sustentabilidad en las empresas: “Esto es un nuevo modelo económico, una nueva forma de hacer negocio”

Autor:

Emily Avendaño

El Presidente de Red Pacto Global Chile y ex CEO de Unilever Chile opina que cada vez más son los ciudadanos, consumidores e inversionistas quienes les exigen a las compañías que hagan un uso consciente y responsable de sus recursos. Destaca que, además, esto forma parte de la agenda país y de los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU. «El mayor incentivo es que si no lo haces te vas a quedar fuera del mercado», sostiene.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En la Cumbre sobre la Acción Climática, realizada en septiembre en Nueva York, el Presidente Sebastián Piñera enumeró los compromisos adquiridos por el país en este ámbito. Algunos de ellos, se encuentran aún en estudio, como las nuevas NDC (contribuciones nacionales para frenar el cambio climático) que en octubre pasarán por un proceso de consulta ciudadana o la carbono neutralidad, contenida en el anteproyecto de Ley Marco de Cambio Climático. Otras, como la descarbonización energética y el transporte público libre de combustibles fósiles ya comenzaron a implementarse. Y hay más. Hans Eben, presidente de Red Pacto Global Chile, destaca que la sustentabilidad ha pasado a ser una agenda de Estado para Chile, ayudada por la realización de la COP25.

El Ingeniero comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez, quien formó parte de Unilever por más de 20 años, subraya que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) -17 metas planteadas en 2015 por la ONU- cada vez deben estar más integradas a las estrategias de negocio pues la sociedad para allá apunta. “Hay una gran oportunidad para que Chile se transforme en un líder regional de negocio sustentable y hay que ponerse metas ambiciosas”, indica.

Como parte de las actividades para promover la acción climática el Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra junto a la Red Pacto Global Chile, se han aliado para co-organizar el seminario “Comunicación Pública para los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, el 16 y 17 de octubre, que convoca a autoridades, académicos, empresas y otras organizaciones, con el foco en la incidencia de la comunicación en la batalla contra el cambio climático.

-¿Qué mensaje buscan transmitir con el seminario?

-Lo más importante es que se transmitan lo máximo posible los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS). Todavía no están en el lenguaje de todas las empresas, colegios, universidades. La COP25 ciertamente ha ayudado, pero falta mucha visibilidad y en definitiva esa es la agenda país. Entre más gente los conozca, mayor claridad le da al país sobre la Agenda Sustentable 2030. Por otra parte, esto no es de ningún gobierno: es la agenda de Estado con la que Chile se comprometió y, por lo tanto, es una muy buena columna vertebral para cualquier gremio u organización sobre cómo aportar al país de forma relevante.

-¿Cuál es el rol de las empresas de cara a esta agenda? ¿Han incorporado la sustentabilidad en sus métodos de trabajo y la innovación como parte del negocio?

-Hay muy buenas conversaciones y discusiones sobre el rol de las empresas. En la medida que cada una tengan más claro su propósito de existir, van a tener más claro su objetivo en relación con la sociedad y con el planeta. Los ODS tienen que ser parte de las estrategias de las empresas. No pueden ser proyectos por separado o algún proyecto en particular. Todo ayuda, pero si realmente lo queremos hacer con impacto y de forma estructural esto tiene que ser parte de la estrategia de las empresas. No es un camino fácil, pero sin duda es el camino al que todas están yendo. Unas más rápido, otras más lentas, a algunas se les hace más difícil por la industria en la que están, por cómo son estructuradas, pero lo dijo Alfonso Swett de la CPC, lo dijo Bernardo Larraín de la Sofofa, lo dijo Joaquín Villarino del Consejo Minero, todos están muy, muy alineados a eso. 

Esto no es de ningún gobierno: es la agenda de Estado con la que Chile se comprometió y, por lo tanto, es una muy buena columna vertebral para cualquier gremio u organización sobre cómo aportar al país de forma relevante».

-¿Hay incentivos para que las empresas se involucren?

-Incentivos no hay. Lo que hay en este minuto es que de alguna forma los ciudadanos, los consumidores, los inversionistas cada vez más le están exigiendo a las empresas que incorporen la sustentabilidad en su estrategia. El mayor incentivo es que si no lo haces te vas a quedar fuera del mercado. Ahora, sí creo que algunos estímulos pueden acelerar algunos cambios y ser bastante interesantes y relevantes. Cómo utilizar ciertos materiales en lugar de otros, la Ley REP -Ley de Responsabilidad Extendida del productor o Ley de Reciclaje-. Son temas para discutir, pero, insisto,el mayor incentivo es que esto sí o sí va para allá.

«El gran desafío es cómo podemos acelerar ciertas industrias»

-Precisamente usted ha señalado como una de sus preocupaciones el hecho de que se capacite a las personas para esta transición.

-Sin duda. La verdad es que estamos todos aprendiendo, desde los directores de empresa, los gerentes generales, los gremios. Esto es un nuevo modelo económico, una nueva forma de hacer negocio. Es un cambio bastante radical y, por lo tanto, algunas empresas no lo pueden hacer de la noche a la mañana. Hay que hacer estos cambios de forma muy responsable. No se trata solamente enseñarle a un grupo de trabajadores. Hay muchas preguntas que nos seguimos haciendo y la gran interrogante que tienen las empresas hoy, que van a ser las empresas ganadoras del futuro, es cuáles son las perillas que pueden mover y a qué velocidad hacer los cambios; porque de hacerlo muy rápido o muy lento les puede ir mal. Las empresas que encuentren esa velocidad y toquen las perillas que haya que tocar van a ser los grandes ganadores a futuro.

Esto va a ser un gatillador para la innovación en Chile. Se van a crear nuevas economías, nuevas tecnologías, nuevas carreras de estudio. Las cosas que hoy no sabemos pueden ir acelerando algunos cambios».

-Chile al ser sede de la COP25 ha establecido para sí unas metas muy ambiciosas, ¿debería ser más modesto?

-Las metas están bien. Al hablar de objetivos siempre es bueno que sean ambiciosos. Chile está siendo bastante pionero en muchos temas. Hay una gran oportunidad para que Chile se transforme en un líder regional de negocio sustentable y hay que ponerse metas ambiciosas. Siempre se puede más. A todos nos gustaría ir más rápido, pero esto hay que hacerlo de forma responsable. No son los ‘buenos’ o ‘malos’ que no están queriendo cambiar. Hay que hacerlo de forma responsable y estructural para que tenga el impacto que queremos que tenga.

-Algunos escépticos señalan que las 169 metas asociadas a los ODS son «imposibles de cumplir», porque son numerosos, costosos y no establecen prioridades.¿A este ritmo es lograble la Agenda 2030 de la ONU?

-Al ritmo que estamos seguramente no, pero lo que pasa es que uno proyecta el futuro con lo que sabe ahora. Yo soy positivo, y esto también es interesante para Chile, porque debieran salir nuevas ideas en innovación. Esto va a ser un gatillador para la innovación en Chile. Se van a crear nuevas economías, nuevas tecnologías, nuevas carreras de estudio. Las cosas que hoy no sabemos pueden ir acelerando algunos cambios. Por ejemplo, en reciclaje hay materiales que hace dos o tres años no se podían reciclar y ahora se puede. Por eso un negocio sustentable, sin duda, debería ser la única forma de crecer y esa es una gran oportunidad para las empresas.

No es un camino fácil, pero sin duda es el camino al que todas están yendo».

-¿Cuáles son los retos para Chile en el cumplimiento de estas metas, pensando en la minería como su principal industria?

-A mí me gusta verlo desde la oportunidad. Chile tiene una oportunidad enorme con todos sus laboratorios naturales: tiene desde los desiertos más secos del mundo, todo el tema solar para la energía renovable, la antártica, donde se pueden hacer estudios extraordinarios sobre los glaciares, la vulcanología, somos uno de los grandes países desde la astronomía, tenemos el mar. Chile se puede transformar en un hub de innovación. El gran desafío es cómo podemos acelerar ciertas industrias. El país ya está siendo pionero con la Ley REP, es el primer país de Latinoamérica con esta legislación, por lo tanto hay otra oportunidad para desarrollar nuevas economías: de reciclaje, de cómo limpiar residuos, de clasificación de residuos. Yo más bien me pregunto: cómo podemos acelerar el ecosistema de innovación y cómo podemos acelerar nuestra economía.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: