Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 05 de octubre, 2018

Gutenberg Martínez: “Quien es el más crítico de la Concertación es el PC. Nunca creyeron en ella, y defienden fracasos notables como Venezuela”

Autor:

Javiera Barrueto

El ex presidente de la DC, a 30 años del plebiscito de 1988, expresa una postura crítica ante la gestión de la ex Nueva Mayoría. Destaca que la coalición "fracasó y su reconstitución va a volver a fracasar" y agrega que "se necesita un centro con vocación de alternativa".
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por dos años Gutenberg Martínez ejerció como secretario nacional de la Democracia Cristiana, así, entre 1987 y 1989 tuvo la misión de acompañar en la directiva al entonces presidente del partido, Patricio Aylwin. Y precisamente desde ese rol, Martínez sería una pieza clave en la candidatura del ex Mandatario. Periodo del que han transcurrido 30 años y que tuvo como hito el triunfo del No en el Plebiscito de 1988 que hoy se conmemora.

Quien fuera, además, timonel de la DC reconoce que el gobierno de Aylwin posibilitó una transición reconocida como “ejemplar en el mundo”. En cambio, tiene una visión crítica de la oposición y asegura que la ex Nueva Mayoría “fracasó”.

Ya en abril pasado, Martínez optó por dar un paso al costado y renunciar a los más de 50 años de militancia en la colectividad. Desde esa perspectiva, y dentro de la nueva agrupación Comunidad en Movimiento, sentencia que “la reconstrucción de la Nueva Mayoría no es nuestro tema”.

 

-Usted junto a Comunidad en Movimiento, hace unos días fueron a visitar a doña Leonor Oyarzún y ayer el Presidente Sebastián Piñera asistió a un acto organizado por la Fundación Aylwin. ¿Qué se debe rescatar para el Chile de hoy del rol que jugó el ex Mandatario Patricio Aylwin?

-El Plebiscito, cuyo resultado fue la obra de muchos, se funda en una definición propuesta inicialmente por Aylwin: usar la Constitución que era ilegítima para derrotar al propio Pinochet. El primer Gobierno de Aylwin posibilita una transición reconocida como ejemplar en el mundo. Aylwin representa un líder con capacidad de conducir, de buscar consensos, de construir acuerdos y de dirimir democráticamente lo que no se puede acordar. Esa es la línea que hace progresar a los países. Y se requiere de buenos conductores.

El Plebiscito, cuyo resultado fue la obra de muchos, se funda en una definición propuesta inicialmente por Aylwin: usar la Constitución que era ilegítima para derrotar al propio Pinochet”.

-¿Por qué cree que hoy existen voces de la centroizquierda que reniegan del trabajo que se desarrolló durante la Concertación?

-La centroizquierda hoy es una caracterización confusa y a ratos capciosa. Quien es el más crítico es el Partido Comunista y, ¿desde cuándo es centroizquierda? Esa crítica viene de quienes nunca creyeron en la Concertación y que miran con nostalgia y defienden fracasos notables como Venezuela.

El primer Gobierno de Aylwin posibilita una transición reconocida como ejemplar en el mundo”.

-Genaro Arriagada, en una columna en “El Mercurio“, plantea que ya es tiempo de seguir hacia adelante. “Hay un nuevo mundo que le corresponde a las generaciones más jóvenes crear y al que los más viejos podemos ayudar a construir”. ¿Lo comparte?

Siempre hay que apuntar al futuro. Pero a su vez tener presente el pasado, entre otras razones para no repetir errores. Hannah Arendt dice que hay que mirar el pasado con ojos de futuro.

-La DC y el PR excluyeron al PC del acto de conmemoración de los 30 años del No, que terminó derivando en un punto de desencuentro en la oposición. ¿Se debió haber planteado de otra manera?

-No me gusta opinar del Partido Demócrata Cristiano.

La tendencia a forzar una polarización, solo dos bloques, dificulta el diálogo. Por eso se requiere construir un buen centro”.

-¿Cómo ve hoy a los partidos de la oposición? ¿Cuán viable o posible es lograr acuerdos en la ex Nueva Mayoría?

La Nueva Mayoría fracasó y su reconstitución va a volver a fracasar. Fracasó en el Gobierno, desde el momento en que no hubo continuidad. Y  fracasó en la elección, pues volvió a entregar la presidencia a Piñera. Creo que se va a volver a constituir por lógicas de poder.

“La tendencia a forzar una polarización, solo dos bloques, dificulta el diálogo”

-El gobierno ha tratado de mantener un postura encaminada hacia el diálogo, ¿considera que ha cumplido ese objetivo? ¿Y cómo ha visto la actitud de la oposición? Hay quienes sostienen que están “negando la sal y el agua”.

-El diálogo requiere mucha convicción e identidad propia. Esos son los diálogos más fecundos, pues cada uno sabe lo que es esencial y lo que puede ceder. El diálogo es una necesidad y característica de la democracia. Hay avances, pero a su vez retrocesos. La tendencia a forzar una polarización, solo dos bloques, dificulta el diálogo. Por eso se requiere construir un buen centro.

Comunidad en Movimiento cree en la Democracia y en los Derechos Humanos siempre. Y no admite transigir frente a quienes actúan con ambigüedades o doble estándar sobre la materia”.

-Ustedes han tenido un rol importante con la disidencia cubana, pero en la oposición no se ha podido generar consenso en torno al tema. ¿Es posible tener conversaciones entre los ex socios o primero se necesita un piso común?

-Comunidad en Movimiento cree en la Democracia y en los Derechos Humanos siempre. Y no admite transigir frente a quienes actúan con ambigüedades o doble estándar sobre la materia. La reconstrucción de la Nueva Mayoría no es nuestro tema.

-Siempre se habló de la dupla Escalona-Martínez, para generar acuerdos y conversaciones entre el PS y la DC, ¿hoy se podrá revivir eso?

-Hay mucho mito en eso. No sé. Creo que el Chile de hoy necesita un centro con personalidad, convicción y claridades. Sin ataduras, con capacidad de articulación y con vocación de alternativa.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: