Cuando la primaria amplia de oposición iba a ser inscrita por el Frente Amplio, el Partido Comunista y el Partido Socialista, desde Convergencia Social trabaron la negociación al vetar al PPD y al Partido Liberal del acuerdo, ambos partidos que le habían dado el apoyo a la abanderada socialista, Paula Narváez.

“Lamentablemente nuestros esfuerzos honestos de construir unidad se la ha farreado el FA y el PC. Hemos sido notificados de un veto a quienes han apoyado hoy día mi candidatura”, dijo Narváez al anunciar que se había caído la posibilidad de inscripción en la primaria. «Con qué derecho vetan a fuerzas democráticas cuyo único interés es trabajar por Chile», agregó. «Ellos se han farreado esta oportunidad y no dan garantías de gobernabilidad para Chile».

Desde el PS volvieron a contactar a la DC con la intención de retomar los planes de una primaria de Unidad Constituyente. Pero en la falange ya habían declinado participar en primarias luego de que Ximena Rincón bajara su candidatura y Yasna Provoste no aceptara la oferta. «No estamos para más improvisaciones», dijo Carmen Frei.

 

Noticia en desarrollo…