Publicado el 12 diciembre, 2021

Fernando Atria y Amaya Álvez, del FA, se perfilan para liderar la mesa de la Convención

Autor:

Cristián Livingstone

La fórmula Loncón-Bassa se repetiría para la nueva mesa que se elegirá el 4 de enero, pero con cambios: el Frente Amplio tendría la presidencia y Pueblos Originarios la vicepresidencia. Isabel Godoy y Adolfo Millabur suenan para ese cupo. “La próxima mesa debiese ser más discreta, entendiendo que lo relevante es el texto constitucional”, señala el analista Mauricio Morales.

Autor:

Cristián Livingstone

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Menos de un mes resta para que se elija una nueva mesa que dirija la Convención Constitucional. El 4 de enero se termina el período de la presidenta Elisa Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa y ya comienzan a tomar fuerzas nombres para sucederlos.

Al menos hay cuatro que llevan la delantera según comentan en los pasillos de la sede del Congreso en Santiago: Fernando Atria y Amaya Álvez del Frente Amplio e Isabel Godoy y Adolfo Millabur de los Pueblos Originarios.

Tal como con Loncón y Bassa, esta vez se repetiría la fórmula, pero “al revés”. Es decir, un presidente o presidenta del Frente Amplio y un vicepresidente o vicepresidenta de Pueblos Originarios. Y en esta fórmula Amaya Álvez  y Adolfo Millabur correrían con ventaja.

Quién es quién

Fernardo Atria, llegó a la Convención precedido por su larga carrera en el mundo académico y como voz influyente dentro del Frente Amplio; profesor de Derecho Constitucional y primera mayoría del Distrito 10 que, entre otras, incluye las comunas de Santiago, Providencia y Ñuñoa. Para muchos, el verdadero “cerebro” tras la idea de hacer una nueva Constitución.

Se postuló como independiente en cupo de Revolución Democrática. Dada su alta votación, arrastró a su compañera de lista, Giovanna Roa. Uno de los momentos más complejos para Atria al interior de la Convención fue cuando se le acusó de nepotismo luego que saliera a la luz pública que su hija trabajaba como asesora de Roa.

También en la lista de Apruebo Dignidad (Revolución Democrática), aterrizó en la Convención, Amaya Álvez, como primera mayoría del Distrito 20 (Talcahuano y Concepción, entre otras). Logró alta notoriedad los últimos meses ya que lideró la Comisión del Reglamento, que dio el marco al proceso constitucional. Sus pares resaltan su capacidad para lograr “acuerdos” y que fue clave en saca adelante el texto. Al igual que Atria, apoya a Gabriel Boric públicamente en su carrera hacia la presidencia.

Por el lado de Pueblos Originarios, resalta Isabel Godoy, representante del Pueblo Colla. Si bien es cierto, ya es parte de la Mesa Directiva, ahora tendría opciones para convertirse en Presidenta o Vicepresidenta del órgano, pero no es la primera vez. Su nombre fue impulsado en un inicio por el Partido Comunista para convertirse en Presidenta. En paralelo, apareció en la franja del excandidato presidencial, Daniel Jadue, demostrando fuertes lazos con él y el PC. Durante estos primeros 6 meses, se le asocia al sector más duro de la Convención.


Otro convencional que asoma con opciones es Adolfo Millabur, quien es escaño reservado por el Pueblo Mapuche. Antes de ser convencional, su experiencia en el sector público se remontaba a haber ejercido como alcalde de Tirúa. En el último tiempo dentro de la Convención, ha destacado por su papel para unir posturas en la controvertida Consulta Indígena y es uno de los coordinadores de la Comisión Forma de Estado.

“El PC debería tomar una segunda línea, porque han demostrado ser más sectarios”

Hace unos días, el convencional Marcos Barraza, del Partido Comunista, destacó un aspecto a considerar: “El perfil de la nueva directiva de la Convención dependerá de quién salga electo el próximo 19 de diciembre”.

Agregó que si es José Antonio Kast quien gana la presidencial” se tendría que tener una posición mucho más dura y táctica en términos de cómo enfrentar un gobierno aversivo a este proceso democrático”.

¿Y qué pasa si gana Boric?  “La alianza PC-FA será conflictiva. De partida, habrá tensiones cuando Boric -en caso de ser electo- nombre al gabinete y distribuya el resto de los cargos. Eso genera dimes y diretes, cuestión que se podría acrecentar si en la Convención Constitucional se reproducen similares niveles de conflicto”, asegura el académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales.

El académico de la Universidad Adolfo Ibañez, Cristóbal Bellolio, añade: “Si al Partido Comunista le interesa el proceso, entenderá que su protagonismo es un problema. Ellos mismos deberían tomar una segunda línea, porque han demostrado ser más sectarios”.

Necesitamos una nueva Mesa que deje de perder el tiempo en simbolismos, declaraciones, discursos, intervenciones artísticas y giras regionales”, señala el convencional de Chile Vamos, Martín Arrau.

¿Y la derecha? Mientras un sector analiza si vale la pena poner algún nombre sobre la mesa, desde otro lado buscan impulsar el cupo que hoy ostenta en una vicepresidencia Rodrigo Álvarez para el convencional RN, Harry Jürgensen.

Pese a que pocos convencionales se han referido al tema , Martín Arrau (UDI), reflexiona acerca de los atributos que debiera tener la nueva Mesa: “Necesitamos una Mesa que deje de perder el tiempo en simbolismos, declaraciones, discursos, intervenciones artísticas y giras regionales, y que se avoque en un 100% a esta tarea. Basta de dispersión y de intromisión de la Convencional en temas que no le competen”.

En este punto coincide Mauricio Morales, ya que explica que la Mesa cumplió de manera correcta la instalación del proceso, pero que nunca le quedó claro que su tarea era dirigir la Convención y no utilizar el cargo para emitir opiniones políticas. En tal sentido, dice, se infligió un daño de origen a la Convención, desperfilando su rol y tarea.

La próxima Mesa debiese ser más discreta en términos de figuración pública, entendiendo que lo relevante no es el protagonismo personal sino que el texto constitucional”, apunta el analista Mauricio Morales.

Para el académico de la Universidad Católica y San Sebastián, y Director de Formación Instituto Res Publica, Alejandro San Francisco, la actual Mesa ha tenido un sentido simbólico, no obstante, ha tenido problemas de distinto signos: levantar el tema de la refundación, dejar fuera temas de discusión (libertad de enseñanza), la curiosa omisión del concepto República, los aumentos de recursos, el caso Rojas Vade y otros.

“Sin perjuicio de ello, ha habido mucho trabajo, aunque todavía no se noten los resultados ni la redacción de artículos, que claramente debería tener prioridad”, dice.

“La Mesa que lidera Loncón ha cumplido los objetivos básicos que era organizar la ensalada de nuevos actores y ha mostrado cierta muñeca política en la integración de la mesa ampliada, pero se espera que un Presidente genere unión y no tensión”, complementa Bellolio.

En esta línea, el convencional Martín Arrau ve en el cambio de la Mesa una oportunidad de mejora y que la mayoría dominante elija personas con “capacidad de gestión y espíritu de escucha” para que las minorías también participen. “Necesitamos una Mesa con mayor eficiencia y humildad, que todos tengan voz y empecemos a avanzar en el articulado”.

Por esto, la convencional Patricia Labra (RN) hace hincapié en que si se tiene en cuenta el patrón de comportamiento de estas fuerzas políticas (Frente Amplio y Pueblos Originarios), es poco probable que haya una renovación de aires en el órgano, ya que la nueva mesa seguirá el modelo de trabajo e ideología instaurados. Sin embargo, vislumbra una alternativa para mejorar la conducción de la Mesa al integrar, al menos un convencional, identificado con una postura más hacia el centro.

Según el analista político, Mauricio Morales, la actual Mesa queda al debe respecto a la rigurosidad en el ejercicio del cargo: “Nunca entendieron que su rol era organizar el proceso y escribir la nueva Constitución. Les ganaron las cámaras y los flashes. La próxima Mesa debiese ser más discreta en términos de figuración pública, entendiendo que lo relevante no es el protagonismo personal sino que el texto constitucional”.

La renovada Mesa Directiva y el nuevo Presidente de Chile

Es una de las principales interrogantes: el cambio de la Mesa de la Convención será pocos días después de la elección presidencial y, cómo será esta convivencia, es una pregunta que asoma.

Distintas miradas, pero con diversos matices esbozan convencionales y desde la academia. La convencional, Patricia Labra, es escéptica al respecto de las novedades que pueda traer el cambio “dado que los grupos de izquierda tienen amplia mayoría en la Convención, independiente del resultado de la presidencial, seguirán con los cargos de presidencia y vicepresidencia repartidos entre sus dos principales bloques”, apunta.

El gobierno que gane deberá tener una apertura hacia la Convención y su proceso”, señala Alejandro San Francisco

Alejandro San Francisco destaca que el gobierno que resulte triunfador deberá tener una apertura hacia la Convención y su proceso, sin poner trabas y con interés en un resultado positivo. “El domingo 21 de noviembre el pueblo fue claro en dejar atrás la refundación y las posturas maximalistas, por lo que urge llegar a acuerdos y a una Constitución sensata y con amplio apoyo dentro del órgano que elabora la Convención”.

Por el contrario, Mauricio Morales, cree que José Antonio Kast no tiene espacio alguno de incidencia pues su bloque ni siquiera tiene un cuarto de representación. En tal sentido, tiene dos opciones: “Primero, encabezar el Rechazo en el plebiscito de salida. Segundo, no intervenir en el proceso constitucional y erigirse como el Presidente que dio inicio a una nueva etapa en la historia política del país, evitando roces con la Convención”, finaliza.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

Un año para defender la libertad

En El Líbero, creemos en la libertad de expresión y en la libertad de prensa, y la defenderemos hoy, mañana y siempre que sea necesario. Somos un medio de comunicación libre e independiente, y trabajamos para llevarte la noticia con la veracidad y responsabilidad que nos caracteriza.

Nuestra independencia como medio de comunicación se la debemos a nuestra comunidad, la Red Líbero, que con sus aportes nos permiten seguir trabajando con el profesionalismo que el periodismo necesita en nuestro país.

Tú también puedes ser parte de nuestra comunidad, tu aporte puede hacer una diferencia. Al ser miembro, también tendrás acceso al 100% de nuestros contenidos de manera inmediata

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

Un año para defender la libertad

En El Líbero, creemos en la libertad de expresión y en la libertad de prensa, y la defenderemos hoy, mañana y siempre que sea necesario. Somos un medio de comunicación libre e independiente, y trabajamos para llevarte la noticia con la veracidad y responsabilidad que nos caracteriza.

Nuestra independencia como medio de comunicación se la debemos a nuestra comunidad, la Red Líbero, que con sus aportes nos permiten seguir trabajando con el profesionalismo que el periodismo necesita en nuestro país.

Tú también puedes ser parte de nuestra comunidad, tu aporte puede hacer una diferencia. Al ser miembro, también tendrás acceso al 100% de nuestros contenidos de manera inmediata

HAZTE MIEMBRO