Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 23 de octubre, 2018

Estudio revela aumento en el índice de ausentismo laboral por uso de licencia médica

Autor:

El Líbero

En Chile los trabajadores que tienen acceso a este tipo de beneficio presentan en promedio 10,4 días de permiso, de los cuales 2,4 no se justificarían. Si esta cifra lograra disminuirse, explica Álvaro Díaz, gerente general de Inmune -empresa experta en el tema-, «significaría US$910 millones adicionales al año de aporte al PIB».

Autor:

El Líbero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En Chile cerca de 6 millones de trabajadores tiene el derecho a presentar licencias médicas, lo que representa un 70% del total de personas empleadas en el país, las que en promedio se ausentan 10,4 días por este tipo de permisos. Cifra que fue dada a conocer durante el seminario de Productividad y Ausentismo.

En la instancia, se entregaron los resultados del Primer Estudio de Ausentismo Laboral provocado por Licencia Médica Común, elaborado por la Cámara de Comercio de Santiago y por Inmune -empresa especializada en gestionar el impacto de las licencias médicas al interior de las organizaciones-. En el informe se da cuenta que el índice de ausentismo laboral, debido a este tipo de permisos, aumentó, en un año, en un 1,31%, pasando de 5,2% a 5,3%, cifra que se obtuvo de una muestra de alrededor de 50 mil trabajadores, de distintos sectores, y más de 74 mil licencias.

Sobre este tema, el gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago, George Lever, explica que «uno de los costos más importantes en términos conceptuales, es el que se origina en aquellas licencias que se toman en forma indebida». Según el representante del organismo, estas representan al menos un 23% del total, lo que se traduciría en 2,4 días con permisos sin justificación médica y equivalen «a cerca de unos US$400 millones anuales».

«Si lográramos disminuir ese porcentaje de mal uso significaría US$910 millones adicionales al año de aporte al PIB, lo que se traduciría en un aumento del 2% al 2,33% de la productividad», señaló sobre este punto Álvaro Díaz, gerente general de Inmune, quien profundizó sobre otros alcances que tienen estos datos como los recursos del 7% de la cotización de salud que se destinan para financiar estas licencias.

Según el experto, el 32% de la recaudación se utilizaría para costear los permisos médicos, lo que correspondería a US$1.800 millones, por lo que si se asume que el 23% son licencias sin justificación se estarían malgastando cerca de US$414 milllones. «El efecto más claro que abusar de las licencias médicas afectan a las prestaciones de salud», señala Díaz, «es que la lista de espera que hay en el sistema se elimina por US$760 millones. Es decir, eliminar el abuso de este tipo de permisos significa solucionar el 55% de este problema».

En la actividad también participó Joseph Ramos, consejero de la Comisión Nacional de Productividad. Comenta que «lo que uno observa es que mientras los beneficios son mayores e ilimitados, tienden a alargarse más, y uno sospecha que eso induce a más días sin justificación». Para el doctor en Economía esta situación se podría resolver a través de castigos más duros para los médicos que entreguen licencias falsas. «Se tendría que incluir la pérdida de ejercicio durante un tiempo», opina Ramos. Y agrega que el beneficio podría decrecer con el tiempo, a diferencia del modelo actual que tiene un 100% de reemplazo del sueldo sin un máximo de días. «La experiencia demuestra que mientras va decreciendo se van acortando los números de días de licencia», afirma.

Ministro Valente: «En los países que tienen niveles de desarrollo más alto la gente tiene una ética de trabajo mayor»

En el seminario participó el ministro de Economía José Ramón Valente, quien fue el encargado de realizar la primera exposición. En ella, se refirió al tema de las licencias médicas y sostuvo que «en los países que tienen niveles de desarrollo más alto la gente tiene una ética de trabajo mayor».

El secretario de Estado comentó que su deseo es que «la gente entienda que cuando está en el trabajo no está sola, sino que está siendo observada y construyendo una carrera, un prestigio y una reputación», por lo que si genera una mala reputación esta impactará en su futuro.

Además, agregó que la productiva durante los últimos 18 años solo creció un 0,3% y que durante los últimos 4 años por la caída de ésta se perdieron US$3 mil per capita y cerca de US$50 mil millones. El ministro también abordó el problema de la burocracia, y planteó que existen cerca de 300 mil regulaciones complejas, innecesarias u obsoletas que afectan la productividad de los chilenos, razón por la cual se creó la Oficina de Productiva y Emprendimiento Nacional (Open).

El jefe de la cartera aprovechó la instancia para volver a señalar que la meta de La Moneda es volver a un crecimiento de productividad de al menos 1% al año al final de este gobierno, lo que de lograrse se traduciría en un ingreso adicional per cápita cercano a los US$5 mil.

 

Puede revisar el estudio aquí

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: