Abierta a las “adaptaciones” del programa presidencial, pero no así a “modificarlo” se mostró Izkia Siches, la nueva jefa de campaña de Gabriel Boric. Sus declaraciones se contradicen con las realizadas por el candidato presidencial quien aseguró este lunes -por segunda vez- que el programa “debe tener modificaciones manteniendo el espíritu de transformaciones”. Los dichos se suman a las declaraciones de Siches en El Mercurio durante el fin de semana donde aseguró que «nunca hay que dejar los programas escritos en piedra, pero hay una orientación de país».

Esto se enmarca en la polémica que se generó luego de que el Partido Comunista marcara los límites. El viernes, el presidente del PC, Guillermo Teillier aseguró que “no hay tiempo para discutir un nuevo programa”. “Hay un programa de Apruebo Dignidad y ese es el programa”. 

En ese momento, las intenciones de un cambio programático no fueron desestimadas. Tras los dichos del líder comunista, fue el propio Gabriel Boric quien se refirió a la visión de su partido aliado y aseguró que para triunfar debían acoger las propuestas de otros sectores. “Lo he conversado con Guillermo y con el PC, hoy día no solo por la realidad del Congreso, también para ganar en segunda vuelta, tenemos que acoger las buenas ideas de otras candidaturas y ya lo estamos haciendo. Nos hemos reunido con el equipo de Yasna Provoste, de Marco Enríquez-Ominami y de organizaciones sociales”, dijo.

Asimismo, el diputado aseguró que ya se han reunido “con equipos programáticos para llegar a consensos en materia de pensión, reactivación económica, salud y tributaria. Por supuesto que vamos a hacer modificaciones ¿Si no para qué uno habla?”.

¿La búsqueda del centro?

Apenas unos días después, la convicción de establecer cambios programáticos parece haber sufrido una leve moderación. El anuncio del respaldo de la Democracia Cristiana (DC), sumado al de los otros partidos de la ex Concertación reflotó el cuestionamiento del plazo en que se incluirían los posibles cambios en la hoja de ruta.  La recién anunciada jefa de campaña de la campaña de Gabriel Boric, Izkia Siches habló con Radio Concierto y detalló la decisión interna donde, de paso, puso paños fríos a diferencia entre el abanderado y el PC. “Más que modificar el programa, son adaptaciones en torno a las buenas ideas que están en los otros programas”.

En la misma línea, y en un intento de convocar electores, la expresidenta del Colegio Médico (Colmed), aseguró que en el comando quieren “incorporar algunas ideas de Parisi, poder estar mirando, en algunas áreas ya trabaja el equipo programático y es muy importante ampliar la mirada. Espero de acá al viernes tener algunos resultados entendiendo que parte la campaña oficial este 5 de diciembre”.

Según el analista y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, las modificaciones al programa no serían del todo necesarias debido a la confianza en el triunfo de Gabriel Boric: Puede que en el comando tengan más encuestas que muestran un cómodo triunfo de Boric, lo que haría innecesario incluir más modificaciones al programa. No tendría mayor sentido moderar la propuesta si la elección ya está asegurada, pues se arriesgarían mayores roces con el PC, dañando la futura coalición de gobierno”.

Ayer al mediodía y un punto de prensa a las afueras del Palacio de la Moneda, el candidato del FA-PC anunció la propuesta de gobierno que limita el sueldo de las autoridades de gobierno. Acompañado de los diputados Camila Vallejo (PC), Giorgio Jackson (RD) y Vlado Mirosevic (PL), el abanderado hizo un guiño a los electores de Franco Parisi que ya había presentado una iniciativa similar. 

De hecho, una de las principales bases programáticas de Parisi  -que fue replicada por los candidatos del Partido de la Gente- era disminuir los sueldos públicos, para disminuir el gasto fiscal, poniendo como tope un salario de $5 millones. Con esa medida el candidato aseguraba que ahorraría «más de 3.500 millones de dólares» que destinaría a pensiones, rebaja de impuestos y salud. 

El «guiño» surge después de que el alcalde de Recoleta y miembro de la coalición de Boric, Daniel Jadue (PC), arremetiera contra los votantes de Parisi. El edil dijo que sus electores “son tremendamente individualistas y con poca conciencia de clase y que lo único que buscan es más plata en el bolsillo. Es como con los bonos de término de conflicto en regiones como la segunda y la tercera, justamente donde están las mineras más grandes. Y Parisi efectivamente lo que ofrecía era poner más plata en el bolsillo de cada uno”.

El costo de los giros

Pero, hay quienes plantean que los cambios y giros programáticos pueden resultar una estrategia compleja para su sector. Así lo considera el académico de la UTEM, Máximo Quitral, quien dice que no va a generar un inconveniente con el electorado que está fuera de su coalición de gobierno, “sino también en la interna y esa es una decisión que tiene que tomar coherente y correctamente y muy inteligentemente la candidatura de Gabriel Boric porque si no, en vez de sumar puede restar”. 

Sobre la misma materia, destaca que hay una disyuntiva en la candidatura de Gabriel Boric que se gira a la derecha o le habla al electorado más de izquierda que no está confiando en su candidatura y, por tanto, se le genera un problema. Virar al centro puede significar que los partidos integrantes de su coalición lo empiecen a presionar y a cuestionar. Y si se va a una izquierda mucho más crítica puede que aquellos sectores moderados que puedan apoyarlo también empiecen a cuestionarlo. Entonces, hay una disyuntiva, hacia dónde mirar, si hacia el centro o hacia esa izquierda crítica que no está compartiendo sus postulados”, explica. 

Pero, tal como había consignado El Líbero, las «vueltas de carnero» de Boric han marcado el último tramo de su campaña presidencial. El enfoque en la seguridad, el resguardo del orden público o su paso de “refundar” a “reformular” a Carabineros han sido algunos de los cambios en los que se ha aventurado el frenteamplista en la última semana.

El giro también está acompañado del anuncio de respaldo de los partidos de centroizquierda. Un cambio en sus propuestas que, según comentan analistas políticos, responde a una estrategia para convocar al centro que podría traducirse en beneficios electorales, pero que no se traducirían en cambios reales.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta